Inversión
Transformación Digital
Unión Europea
Empresa
Tecnología
Estados Unidos

La mitad de las empresas europeas invirtió en digitalización como respuesta al COVID-19

Según refrenda el Informe sobre la digitalización en Europa 2021/2022 del Banco Europeo de Inversiones, la pandemia aceleró la transformación digital de la economía europea.

Digitalización

Cerca de la mitad de las empresas de la Unión Europea invirtieron en digitalización como respuesta a la pandemia suscitada por la COVID-19. Además, las empresas digitales obtuvieron mejores resultados que las no digitales durante este período de tiempo. Y es que resultaba menos probable que experimentaran una fuerte disminución de las ventas desde principios de 2020; asimismo, utilizaron la crisis con mayor frecuencia como una oportunidad para acelerar la digitalización. En promedio, eran más productivos, innovadores, crecían más rápido y pagaban salarios más altos. Sin embargo, con el avance de la digitalización, la brecha digital en Europa también tomó impulso. Las empresas más pequeñas y las empresas ubicadas en regiones donde la falta de infraestructura digital es evidente corren el riesgo de quedarse atrás. En este contexto, Europa debe centrarse sobre todo en tres áreas: un ecosistema propicio, una visión europea para contrarrestar los desequilibrios en el continente y suficiente apoyo político para abordar las brechas financieras y de habilidades.

Estos son algunos de los principales hallazgos de la nueva edición del Banco Europeo de Inversiones ‘Digitalización en Europa 2021-2022: Evidencia de la Encuesta de Inversión del BEI’. El nuevo informe incluye el Índice de Digitalización Corporativa del BEI, una clasificación entre países de los esfuerzos de adopción digital en la UE y los Estados Unidos. El citado documento responde a una encuesta anual única de 13.500 empresas de estados miembros de la Unión Europea y Reino Unido, así como de una muestra de empresas estadounidenses que sirve como punto de referencia.

 

Digitalización en la UE

La pandemia obligó a las empresas a cambiar gran parte de sus negocios y operaciones en línea; unas medidas que, probablemente, se mantengan. Entre ellas cabe destacar los servicios prestados de forma remota, el teletrabajo y las reuniones en línea. Las empresas se dieron cuenta, de una forma un tanto abrupta, de que la digitalización era vital para evitar interrupciones en el servicio, organizar el trabajo de forma remota, mejorar las comunicaciones con los clientes, proveedores y empleados y vender productos y servicios en línea. En cifras, el 46% de las empresas de la UE aseguraron haber tomado medidas con el propósito de ser más digitales según los resultados del EIBIS.

No obstante cabe mencionar que existen diferencias significativas entre clases de tamaño de empresa, industrias y países. En Europa Occidental y del Norte, el 48 % de las empresas informó haber tomado medidas o invertir para ser más digitales, en comparación con el 43% en el Sur de Europa y el 37% en Europa Central y Oriental. Si bien la aceptación digital ha aumentado en general, la adopción de nuevas tecnologías digitales avanzadas se está estancando. La proporción de empresas de la UE que implementan tecnologías digitales avanzadas (impresión 3D, robótica avanzada, internet, análisis de big data e inteligencia artificial, drones, realidad aumentada o virtual y plataformas) aumentó significativamente de 2019 a 2020. Sin embargo, la participación se mantuvo más o menos constante de 2020 a 2021, alcanzando el 61% en 2021, en comparación con el 63% de 2020 y el 58% de 2019.

 

EE.UU lidera la digitalización

La Unión Europea va a la zaga de Estados Unidos en digitalización. Además, la proporción de empresas que utilizan tecnologías digitales avanzadas es mayor en los Estados Unidos (66%) que en la Unión Europea (61%). Si los políticos quieren cerrar la brecha en las tasas de adopción entre las empresas de la UE y las estadounidenses, deben ayudar a las empresas europeas a crecer hasta alcanzar un tamaño suficiente, ya que las grandes empresas tienden a ser más digitales.

En la Unión Europea, el 53% de las empresas que ya habían adoptado tecnologías digitales avanzadas invirtieron más en digitalización durante la pandemia. Esto se compara con el 34% de las empresas de la UE que no eran digitales y utilizaron la crisis como una oportunidad para comenzar a invertir en su transformación digital. También existe una brecha digital cada vez mayor en los Estados Unidos, pero las empresas no digitales fueron más dinámicas. El 64% de las empresas estadounidenses que ya habían adoptado tecnologías digitales avanzadas invirtieron más en digitalización, mientras que el 48% de las empresas estadounidenses que no eran digitales comenzaron a invertir en tecnologías digitales durante la crisis.

Asimismo, únicamente el 18% de las empresas estadounidenses no han realizado ningún gasto en digitalización frente al 26% de las empresas europeas. La gran proporción de empresas de la UE que no invierten en tecnologías digitales es preocupante y podría afectar la competitividad futura de las compañías. Aproximadamente uno de cada tres empleados en la Unión Europea trabaja para una empresa que no adoptó tecnologías digitales avanzadas ni invirtió en digitalización, en comparación con aproximadamente uno de cada cinco en los Estados Unidos.

 

Impacto COVID-19

Las empresas digitalizadas no solo fueron más capaces de hacer frente a la pandemia, sino que la crisis también estimuló la digitalización en general y obligó a las empresas a encontrar formas eficientes de incorporar tecnologías digitales en sus procesos. Mientras que las pequeñas empresas respondieron a la crisis acelerando los cambios que ya habían planeado, era más probable que las empresas más grandes con más de 50 empleados invirtieran más en tecnologías digitales.

Con la mirada puesta en los próximos tres años, las empresas digitalmente avanzadas dicen que sus principales prioridades de inversión son expandir la capacidad y desarrollar nuevos productos, procesos o servicios. En contraposición, las empresas no digitales dicen que reemplazar edificios, maquinaria, equipos y TI es una preocupación mayor. Alrededor del 20% de las empresas no digitales no tienen planes de invertir en herramientas digitales.

 

Hacia un futuro más verde

Cuanto más avanzadas estén las empresas con la digitalización, más probable es que inviertan en soluciones y prevención del cambio climáticoLas herramientas digitales serán esenciales para facilitar la transición de Europa hacia una economía verde. La movilidad urbana inteligente, la agricultura de precisión, las cadenas de suministro sostenibles, el monitoreo ambiental y la predicción de desastres ayudarán a las empresas y sociedades a abordar el impacto del cambio climático. Las tecnologías digitales también podrían ser fundamentales para mejorar el uso eficiente de los recursos.



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Seguridad SEGURIDAD