Mercado en cifras | Artículos | 15 OCT 2002

IDC apuesta por la recuperación de la inversión en TI

El IT Forum, escenario para el optimismo
Carlos de la Iglesia.
La duodécima edición del European IT Forum que organiza IDC (International Data Corporation) ha sido el escenario elegido por la consultora para enviar un mensaje optimista al mercado: “Se está produciendo una vuelta a la dinámica de mercado habitual en cuanto a la inversión en Tecnologías de la Información en Europa, pero lo que no experimentaremos, en ningún caso, será una vuelta a los crecimientos agresivos de hace unos años”, aseguró John Gantz, Chief Research Officer de IDC en la ponencia que abrió la presente edición del European IT Forum que ha contado con la asistencia de cerca de 500 profesionales procedentes de empresas proveedoras y usuarias de TI de toda Europa, y ponentes de la talla de Nicholas Negroponte, Michael Earl, Don Tapscott o Lester Thurow. Informa desde Mónaco, Carlos de la Iglesia.

John Gantz, que afirmó que 2001 “había sido el peor año en los 40 años de historia del sector informático”, cifró entre el tres y el cuatro por ciento el ratio de crecimiento de la demanda europea de TI en 2002 y alertó sobre un hecho evidente: la inversión en TI está dejando de crecer exponencialmente y, a partir de ahora, lo hará al mismo ritmo que el crecimiento de la economía. Así, Gantz adelantó una “vuelta a la normalidad” en cuanto a la inversión en TI durante 2003 que, según el máximo responsable de investigación de IDC, “será un año de consolidación y nuevo crecimiento en el que los vendedores deberán buscar nuevas áreas de oportunidad y tendrán que estar más cerca de sus clientes”.
De acuerdo con la visión de IDC, los principales impulsores de la demanda de TI durante los próximos años serán los nuevos desarrollos pensados para aprovechar al máximo el potencial de Internet; la necesidad de realizar una integración de sistemas e infraestructuras de TI en la empresa; las nuevas aplicaciones de movilidad; y, por supuesto, la seguridad, que se ha convertido ya en prioridad número uno para la mayoría de las empresas. Para John Gantz, los objetivos de las empresas han cambiado y ahora el reto al que se enfrentan los directores de TI es, básicamente, “hacer más con menos; pero también tienen que comunicar más claramente el valor de las TI, conseguir un mayor rendimiento de sus infraestructuras y, además, mantener todo funcionando y seguro. En definitiva: no estamos hablando de crecer, sino de consolidar”.

El futuro de la conectividad, según Negroponte
Consagrado como uno de los gurús más importantes de la Nueva Economía y capaz, como pocos, de vislumbrar el futuro de la Sociedad de la Información, Nicholas Negroponte dedicó su presentación en el European IT Forum a explicar su visión sobre la evolución de las telecomunicaciones. Para Negroponte, en los últimos años se han producido tres auténticas revoluciones que han permitido la convergencia multimedia: la digitalización de las comunicaciones; la “paquetización” de las redes (que ha permitido la conexión permanente de los usuarios) y, por último, la movilidad a través de la tecnología celular y las redes sin cables. Pero, para Negroponte, estas tres revoluciones no han cambiado viejos conceptos y anticuados modelos de negocio que siguen vigentes todavía y que deberían haberse modificado tras la revolución digital.
Así, el Fundador y Director del Media Lab del MIT opina que es un auténtico error que las operadoras sigan empeñadas en aumentar el ARPU (Average Revenue Per User o consumo medio por usuario) fomentando el tráfico de voz: “cada vez hay menos tiempo para hablar, por lo que basar el incremento de los ingresos en el tráfico de voz no tiene sentido”. Tampoco parece una buena idea el modelo de negocio basado en el número de bits transmitido, esto es, en la cantidad de información que circula por la red. “Cuando se lee un libro, se procesan de tres a cuatro millones de bits a la hora. Ver la televisión implica que la persona procesa de tres a cuatro millones de bits por segundo. ¿Tiene sentido basar el precio de la comunicación en la cantidad de bits transmitidos?”, se pregunta retóricamente Negroponte. Según su visión, el futuro de las telecomunicaciones pasa por poner el foco en el ARPX, donde X significa cualquier dispositivo, aplicación o usuario. “El futuro de la conectividad pasa por la utilización de una variedad de tarjetas SIM embebidas en todo tipo de dispositivos”, afirma Negroponte.
Pero la gran revolución de las telecomunicaciones en el futuro no pasará, según el Director del MIT Media Lab, por la tecnología de 3G. Al contrario, Negroponte defiende que es la tecnología 802.11b la que marcará el camino de las conectividad. “Su extensión es similar a la que experimentó Internet: no hay una organización, no existe un operador... y, además, a medida que aumenta el número de personas conectadas al sistema, éste mejora exponencialmente”. El futuro, según Negroponte, tendrá la forma de una extensa red de conexiones inalámbricas de bajo coste en las que cada usuario se conectará con los usuarios que le rodean, de manera que la información viaje a través de conexiones contiguas hasta alcanzar su destino.


El dilema del CIO
------------------------
Una de las sesiones más concurridas del Europan IT Forum fue la dedicada a analizar el dilema actual que viven los CIO (Chief Information Officer o director de tecnologías de la información): “hacer más, con menos”, tal como lo resumió Roberto Masiero, presidente de IDC Europa. Para Masiero, los CIO se enfrentan en la actualidad a un triple reto derivado de la exigencia de reducción de los costes de las Tecnologías de la Información en un entorno caracterizado por la extraordinaria complejidad y la imperiosa necesidad de integración de los sistemas actuales tanto dentro como fuera de la organización. En esta línea Michael Earl, decano del Templeton College en la Universidad de Oxford, cree que los requerimientos de los CIO han evolucionado al mismo tiempo que lo hacía la función de Sistemas de Información en las organizaciones. Así, hace apenas cinco años el perfil típico de un CIO era el de un profesional capaz de realizar grandes implementaciones de sistemas sin provocar desagradables sorpresas al comité de dirección. “Se trataba de un facilitador, un mega-director de proyectos”, apunta Earl. El perfil demandado cambió posteriormente hasta convertirse en el de un profesional experto en estrategia, conocedor de las nuevas tecnologías, capaz de transmitir a la organización la importancia del e-business y de liderar la transición a la Nueva Economía. “Las empresas buscaban un estratega y un mago”, señala Earl, que cree que el perfil auténtico del CIO actual es el de un profesional que puede desarrollar una infraestructura de TI de alta calidad, proporcionar un valor claro por el dinero invertido y que, además, es capaz de entender la realidad del negocio.
Según el profesor de la Universidad de Oxford, el secreto está en conseguir el equilibrio entre la gestión de la oferta (plataforma tecnológica y rendimiento de las TI) y la demanda (estrategia de negocio y necesidades de los usuarios). “El CIO debe ser competente en ambos ejes, el de la oferta y el de la demanda. Hast

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios