Mercado en cifras | Artículos | 01 DIC 2005

Forrester predice un importante descenso de la inversión en TI en 2007

El nacimiento de nuevas tecnologías permitirá el cambio de tendencia en 2009
Arantxa Herranz.
Basándose en el análisis de los ciclos de gasto en tecnología durante los últimos cincuenta años, un nuevo estudio de la consultora Forrester Research asegura que, a partir de 2007, se producirá un notable descenso del gasto en Tecnologías de la Información (TI), especialmente en la principal economía del mundo, Estados Unidos. Sin embargo, dos años más tarde volveremos a recuperar la tendencia positiva.

Forrester cree que el crecimiento en el gasto tecnológico retrocederá de un 7 por ciento previsto para este 2005 y para el próximo año a un tímido 2 por ciento en 2007. Eso sí, antes de que toque a su fin esta década, habremos vuelto, según el análisis de esta consultora, a la senda de los crecimientos de doble dígito.
El análisis de Forrester pone de relieve que la inversión de las empresas en nuevos ordenadores, equipamiento de comunicaciones y software está motivado por dos factores principales: los cambios en el crecimiento de la economía mundial y el estado de la introducción o adopción de nuevas tecnologías. Así, durante el actual período de digestión y adopción de tecnologías relacionadas con Internet, que se inició en 2001, el gasto mundial en tecnología se incrementaba cada año del orden del 7 por ciento. Sin embargo, Forrester anticipa que este dato se va aminorar en los próximos dos o tres años, especialmente a finales de 2006 o principios de 2007, dado que los consumidores se tomarán un tiempo a la hora de gastar debido al aumento de los tipos de interés, el alto precio del petróleo y otras fuentes de energía así como por una posible caída en el gasto de los hogares.
“El gasto en tecnología está en estos momentos muy crispado. Sin una guía sobra la tecnología que hay que tener, la mayoría de las empresas están invirtiendo sólo en aquellas que tienen un retorno de la inversión tangible. Esto significa que responderán rápidamente si los beneficios e ingresos de las empresas empiezan a reducirse en un entorno económico malo, lo que podría producirse en algún momento de los dos próximos años”, señala Andrew Bartels, vicepresidente de la consultora. “Las buenas noticias es que lo que vamos a ver es sólo un descenso en el gasto. La otra buena noticia es que vamos a ser testigos del nacimiento y maduración de una nueva generación de tecnologías. En la medida en que las empresas encuentren caminos para utilizar estas tecnologías para que les aporten unas importantes mejoras en sus cuentas de resultados, habrá prisa por emular estos éxitos, lo que conllevará un rápido incremento del gasto en tecnologías, una vez adentrados en el año 2008”, pronostica.
Ante esta visión, desde Forrester Research se recomienda que las empresas “que quieran estar un paso por delante de sus competidoras deberían darse prisa en invertir en estas nuevas y emergentes tecnologías, muchas de las cuales, como Voz sobre IP o virtualización de servidores, tienen algún efecto de ahorro a día de hoy”, en palabras de Bartels. “Sin embargo, las empresas deberían reconocer que la mayor parte de las tecnologías que forman esta nueva generación aún están en proceso de maduración, por lo que hay tanto riesgos como ventajas en su pronta adopción. Es más, la incertidumbre económica y el posible retroceso hará que la mayoría de los CEO se muestren reacios a acometer grandes inversiones hasta 2008 ó 2009”.
Basándose en sus propias pautas, Forrester prevé que la inversión en TI y el gasto en los servicios asociados a estas tecnologías fluctuarán en los siguientes ratios de crecimiento anual durante el resto de los ejercicios hasta final de la década:
- Equipamiento de ordenadores: su crecimiento rondará el 9 por ciento hasta 2008. Las atractivas propuestas en relación calidad/precio para los nuevos servidores, PC y almacenamiento mantendrán su fuerte crecimiento durante 2006, pero las nuevas inversiones caerán a finales de ese mismo año y en 2007, aunque remontarán en 2008. El gasto volverá a incrementarse hasta el 11 por ciento entre 2009 y 2010.
- El gasto en software se mantendrá en el 6 por ciento. No hay grandes novedades de producto de los pesos pesados de la industria que estimulen el gasto en software hasta el lanzamiento del nuevo sistema operativo de Microsoft, Vista, previsto para finales de 2006, y el anuncio de nuevas aplicaciones basadas en SOA de compañías como Oracle y SAP en 2008.
- El gasto en servicios de TI se reducirá en 2007. El resurgir de la consultoría e integración de sistemas que se inició en 2005 caerá hasta el 1 por ciento en 2008. Sin embargo, el crecimiento volverá a recuperar su tónica en 2009-2010, con un incremento del 13 por ciento, ante la necesidad de las empresas de contar con ayuda para afrontar las nuevas tecnologías
- El outsourcing llegará a su nivel de saturación. Las empresas seguirán apostando por esta opción en nuevos trabajos, en aplicaciones individuales y en redes de telecomunicaciones. El crecimiento seguirá siendo suave entre los años 2007 y 2009.

Los ciclos, de 8 a 10 años
Durante los últimos 60 años, Forrester ha identificado tres ciclos distintos de inversión en la economía de las tecnologías que alternan entre el crecimiento y la innovación y la digestión. Actualmente, estamos, según esta consultora, en un período de digestión que se inició en el año 2001, cuando las empresas empezaron a absorber las tecnologías relacionadas con Internet.
Si se tienen en cuenta las tendencias del pasado, Forrester calcula que el próximo ciclo de innovación tecnológica y crecimiento se iniciará entre los años 2008 y 2009, en la medida en que las nuevas tecnologías empiecen a alcanzar su punto de maduración. Esto conllevará un aumento en el gasto del 9 por ciento anual durante el binomio 2008-2010.
Forrester ha identificado las siguientes tendencias como los motores de la próxima oleada de inversión en el sector:
- Arquitectura de negocios digital. Una nueva arquitectura de TI que incluye recursos de red más económicos, con hardware de virtualización y de red (que Forrester denomina TI Orgánica) como base, además de software y servicios compartidos en el medio de la arquitectura y plataformas de interacción e inteligencia empresarial en la cúspide del sistema.
- Internet extendida. La Internet X conectará sistemas de información con recursos físicos, productos y dispositivos. Representa una nueva arquitectura y nuevas aplicaciones para la Red, que van desde la radiofrecuencia (RFID) y las redes telemáticas a las móviles y biométricas.
- Redes de innovación. Un nuevo modelo de negocio para el I+D y el desarrollo del software que permitirá a las empresas encontrar las mejores respuestas para sus necesidades de innovación con recursos a nivel mundial tanto de capital como de talento.
- Informática social. Los sistemas de búsqueda, los blogs y el marketing viral permitirán a las empresas sacar partido de una nueva estructura social para desarrollar nuevos productos, comunicarse con sus clientes y gestionar a sus empleados y sus relaciones de negocio.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios