Mercado en cifras | Artículos | 01 OCT 1996

El mundo del PC crecerá un 14 por ciento en 1996

El control logístico clave del éxito

El inminente despegue del mercado informático en Europa no resulta tan instantáneo como todo parecía anunciar. La claves del éxito o fracaso de un fabricante se encuentran claramente definidas: control de costes, suministros fluidos y estrategias de producto directas hacen inclinarse de uno u otro lado el fiel de tan sensible balanza.

Los analistas señalan que aún hay hueco para más jugadores en el terreno, tanto grandes como pequeños, aunque destacan también el error en el que no hay que caer, acumular inventario por temor a la caída continua de los márgenes.

La clave, según los especialistas de Dataquest, se encuentra en la logística, pues recientes ejemplos demuestran como los fallos en la gestión del inventario pueden provocar grandes pérdidas, como es el caso del ensamblador alemán Escom AG.

En cuanto a las expectativas para el mercado mundial durante este año, en el área del PC se espera una media del 13 ó 14 por ciento, cuatro puntos inferior al 18 por ciento de 1995, según datos de IDC. Estas cifras, en un sector acostumbrado a crecimientos cercanos a la veintena, puede conllevar problemas en diferentes empresas.

Sin embargo, los analistas consideran este declive como respuesta a un descenso en la demanda de países tan decisivos como Alemania o Francia, pero creen que aún es posible conseguir beneficios.

El mercado europeo, más difícil

Uno de los aspectos que se ha destacado es que resulta más difícil obtener beneficios en Europa que en los Estados Unidos. Esto es debido a los costes más elevados en producción y en personal, e impuestos más altos. Asimismo, el mercado de consumo está menos concienciado de la necesidad de la informática para uso diario. Por ello, la opción con mayores posibilidades parece ser la especialización. Numerosos fabricantes ya lo han hecho, con lo que queda clara la necesidad de que la industria global adapte sus estrategias a los mercados locales mediante productos localizados y acuerdos con socios de cada país.

Se requiere una estructura global para poder ofrecer economías de escala, pero también es necesario comprender los mercados locales donde aún queda sitio para compañías que sepan y quieran servir zonas específicas.

Otra de las polémicas actuales se basa en la validez del modelo de ensamblador. En Estados Unidos, cuna del nacimiento de este esquema, tiende a desaparecer debido al escaso éxito obtenido. En Europa, las opiniones son diversas. Mientras que ciertas voces se muestran escépticas ante la viabilidad del modelo confiando más en la figura del retailer, otras confían en que el esquema ensamblador-retail está siendo copiado en toda Europa con gran éxito.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios