Mercado en cifras | Artículos | 01 OCT 1999

El 86,3 por ciento de las empresa españolas ha abordado el problema del Efecto 2000

Las PYMES son las que peor situación presentan
Mª Luisa Rodríguez.
A tres meses vista de la fatídica fecha del 1 de enero del 2000, la Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información, SEDISI, ha dado a conocer los resultados de la última encuesta que ha realizado sobre el grado de adaptación de las empresas españolas al Efecto 2000. Los datos obtenidos en la encuesta muestran, según han manifestado los responsables de la Asociación, que el grado de adaptación es elevado y, por tanto, se puede considerar que el tejido empresarial español afrontará sin excesivos problemas el cambio de milenio.

La encuesta se efectuó el pasado mes de junio y el resultado fue que el 86,3 por ciento del tejido empresarial español ha abordado el proceso de adaptación al Efecto 2000. Esta cifra resulta bastante elevada, puesto que tan sólo un año antes, el 30 de junio de 1998, el porcentaje de empresas que habían abordado el problema se reducía a un 30,2 por ciento. Si se utiliza como referencia el índice de finales de 1998, fecha en la que SEDISI había realizado su última encuesta, que por aquel entonces ascendía a un 63,7 por ciento, los resultados son aún más halagüeños. Sin embargo, antes de lanzar las campanas al vuelo hay que tener en cuenta dos cuestiones fundamentales: el hecho de que hayan abordado el problema no significa que esté todo solucionado y en su encuesta, SEDISI no ha incluido a las empresas más pequeñas, es decir, aquellas que tienen entre 1 y 20 empleados y que, según CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa), representan nada más y nada menos que el 94,5 por ciento del tejido empresarial español. La razón por la que no han sido sondeadas esas empresas es, según el presidente de SEDISI, Josep Maria Vilà, que "el cuestionario que deben cumplimentar es complejo y a lo mejor, esas empresas, muchas de las cuales son familiares, no lo podrían responder". La propia Asociación es consciente de la gravedad de esa cuestión, ya que prevé que "la situación de esas empresas sea peor que la de las demás".
A pesar de todo, la perspectiva de la cuestión que tiene la Asociación es positiva. "Los resultados son satisfactorios y en ellos se aprecia que los esfuerzos realizados por SEDISI y por las Administraciones Públicas han dado sus frutos", ha manifestado Vilà. Los esfuerzos a los que se refiere Vilà son diversas campañas de concienciación emprendidas por la Asociación que preside y por diversos organismos de la Administración con las que pretendían dar a conocer a las empresas españolas la magnitud de los conflictos que acarreará el Efecto 2000. Esas medidas fueron decididas cuando en junio del año pasado la Asociación comprobó que sólo un 16,2 por ciento de las PYMES había abordado el problema. Así es que el avance, un año después, ha sido muy elevado al pasar de ese 16 al 86 por ciento. No obstante, el hecho de que hayan abordado el problema no significa que esté todo hecho porque la solución de la cuestión se compone de diferentes etapas. Si se desglosan los datos de la encuesta, resulta que ese 86,3 por ciento al que hemos hecho mención anteriormente, ha efectuado inventario y análisis de impacto; un 85,1 ha completado el diagnóstico de las aplicaciones; un 75,7 ha implementado una solución; un 39,2 por ciento cuenta con un plan de contingencia y un 13,7 todavía no ha abordado el problema. "Lo que más nos preocupa es lo que han hecho además de abordar el problema y por eso, en esta encuesta hemos incluido preguntas relativas al grado de avance", ha declarado el presidente de SEDISI.

Las PYMES, las más retrasadas
El grado de adaptación varía en función del tamaño de las empresas. De esta forma, las que presentan una mejor situación son las que tienen más de 1.000 empleados, mientras que las PYMES "son las que están retrasando más la solución" y es ese segmento, según Vilà, "en el que vamos a poder tener sustos y carreras, correcciones y apuros de último momento".
Una de las cuestiones que más preocupa a SEDISI es la implantación de planes de contingencia. "Hay que poner énfasis en que se realicen los planes de contingencia porque, aunque se estén implantando soluciones para evitar fallos, pasarán cosas en el año 2000, serán cosas aisladas, pero ocurrirán". Sin embargo, Vilà no espera que se produzca ninguna catástrofe como han pronosticado algunos: "los sistemas eléctrico, financiero, de transporte, etc. no tendrán problemas porque han puesto solución, aunque sí pueden suceder cosas aisladas y de ahí la necesidad de que se desarrollen planes de contingencia".

Diferencias por sectores
Los diferentes niveles de adaptación al Efecto 2000 no varían únicamente en función del tamaño de la empresa, sino que también existen discrepancias entre los distintos sectores del tejido empresarial. Precisamente analizando los datos desde esta perspectiva también son las PYMES las peor paradas. Y es que en el sector de la Industria, en el que, según SEDISI, abundan las PYMES, el porcentaje de empresas que han implantado una solución es tan sólo de un 58,3 por ciento. Por el contrario, el más concienciado parece ser el sector de Finanzas y Seguros. En este último, el cien por cien de las empresas ya ha implantado una solución, mientras que en el de Finanzas, el índice es de un 93,5 por ciento. Por detrás de este sector figura el de Telecomunicaciones, en el que el porcentaje es de un 90,9 por ciento, seguido del de Administraciones Públicas con un 86. En este último caso, la Asociación ha podido constatar que todos los organismos públicos han efectuado un análisis de impacto, aunque no todos hayan implantado una solución y un 62,8 por ciento ya ha validado la solución implantada. En cuanto al sector Sanitario, el 83,3 por ciento de las empresas que lo componen había validado su solución a fecha de 30 de junio de este año.

España "en el pelotón de cabeza"
La mejora en los resultados de esta última encuesta ha llevado al presidente de SEDISI a asegurar que "ha habido un avance muy importante en el primer semestre del 99 y en comparación con los países de nuestro entorno estamos en el pelotón de cabeza. Somos uno de los países de referencia en cuanto a cómo se debe abordar la cuestión". De hecho, "según las estimaciones de la Unión Europea, España se encuentra entre los tres primeros países en cuanto a adaptación al Efecto 2000", ha declarado Vilà.
No obstante, la Asociación advierte que no hay que dormirse en los laureles y, sobre todo, las empresas deben diseñar ya sus planes de contingencia. "No hay que relajarse. Todavía hay que hacer un esfuerzo importante, sobre todo esas PYMES", ha declarado Vilà.
El presidente de SEDISI también ha hecho referencia a los problemas con los que se han encontrado tanto consultoras como empresas, unas porque no daban abasto con la demanda de soluciones para el Efecto 2000 y otras por el tiempo que tenían que esperar para que las consultoras lograran solucionar sus problemas. Sin embargo, esa situación parece haberse terminado: "las colas más importantes se produjeron a finales del año pasado, pero en el primer trimestre de este año, ese colapso s

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios