Mercado en cifras | Artículos | 01 JUN 1995

El 73 por ciento del software que se usa en España está pirateado

La piratería informática continúa haciendo estragos entre los fabricantes en todo el mundo, sin que las campañas realizadas por diversas organizaciones puedan poner freno a esta ilegalidad, tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Según el último estudio presentado por la Software Publishers Association (SPA), el área del software tuvo como consecuencia unas pérdidas de 8.000 millones de dólares en todo el mundo, que en España se cifraron en 29.462 millones de pesetas. De acuerdo con el estudio, poco menos de la mitad del total de programas utilizados durante dicho período (49 por ciento) es pirata, cifra que no incluye las copias ilegales de sistemas operativos, programas de educación, entretenimiento o de productividad personal. Aunque el descenso en pérdidas frente a 1993 se cifra en 1.900 millones de dólares, esta bajada se debe únicamente a la reducción del precio del software, ya que el porcentaje de unidades pirateadas ha crecido durante el año en un 14 por ciento.

Por lo que se refiere a las tendencias zonales, el oeste europeo redujo sus cifras hasta 1.650 millones de dólares frente a los 3.650 millones de 1993. Sin embargo, el porcentaje de piratería se mantiene en un 45 por ciento, con Francia a la cabeza (pérdidas de 482 millones de dólares). Asimismo, mientras la mayoría de los países disminuyeron durante 1994 sus tasas de piratería entre un 10 y un 20 por ciento, el país galo lo hizo únicamente en un 4 por ciento (66 a 62 por ciento). España continúa manteniendo un elevado índice del 73 por ciento, mientras que Italia, que en 1993 consiguió reducir la piratería de forma efectiva, ha sufrido un nuevo aumento en las cifras (66 a 68 por ciento). De acuerdo a la tendencia mundial, este país disminuyó sus pérdidas de 283 millones de dólares en 1993 a 264 millones en 1994, aunque este descenso fue debido principalmente a la bajada de precios, mientras que el índice de aplicaciones pirateadas se incrementó en un 4 por ciento de uno a otro año. Frente a ello, países como Suiza y Finlandia se situaron entre los de más bajos índices de piratería en todo el mundo durante 1994.

Japón, las mayores pérdidas

A la cabeza en cuanto a pérdidas por este tipo de actividades se sitúa Japón, con una cantidad total de 1.310 millones de dólares, mientras que el número de unidades pirateadas descendió en un seis por ciento. Por lo que respecta a Estados Unidos, sus pérdidas en piratería descendieron desde 2.080 millones de dólares en 1993, hasta los 1.050 millones del pasado año. Sin embargo, a pesar de contar con los ratios más bajos en todo el mundo en cuanto a piratería, sus pérdidas se encuadran entre las más altas debido a la amplitud del mercado.

El continente asiático, por su parte, dispone de los mayores índices de piratería; así China alcanza un 98 por ciento, seguido de cerca por Rusia (95 por ciento) y Thailandia (92 por ciento), con pérdidas de 187, 144 y 55 millones de dólares respectivamente. En cuanto a la zona del Pacífico, únicamente Australia y Nueva Zelanda cuentan con índices de piratería por debajo de 50 por ciento, y la industria del software perdió en este área cerca de 2.030 millones de dólares durante 1994, donde la media de piratería alcanza el 62 por ciento. El descenso de un 75 por ciento de la cifra de pérdidas frente a 1993 (2.720 millones de dólares) fue debida también a la bajada de precios, a la vez que las aplicaciones pirateadas se incrementaron en un 1 por ciento.

Al igual que ya hizo en 1993, la SPA ha tomado en cuenta para la realización de su estudio las estimaciones referidas al mercado de aplicaciones para uso doméstico. Según los últimos datos, la venta de este tipo de ordenadores suponen, en diversos países, entre un 30 y un 40 por ciento de las totales de PCs. La inclusión de este sector ha supuesto en las cifras finales revisadas de 1993 un aumento de 7.450 a 9.960 millones de dólares.

En España continuan las denuncias

La oficina de la BSA (Business Software Alliance), instalada en el pasado mes de febrero para ofrecer información y recibir denuncias contra empresas sospechosas de utilizar y comercializar programas de ordenador ilegal ha dado por finalizado el Programa de Recompensas Económicas, desarrollado entre el 15 de febrero y el 15 de abril. Hasta la fecha de cierre del mismo, se han recibido 296 denuncias de empresas sospechosas de utilizar y comercializar programas de forma ilegal. En total, 1510 ciudadanos han colaborado con la BSA, de los que un 19,7 por ciento han realizado una denuncia, mientras que el 45 por ciento de las llamadas eran de empresas que deseaban normalizar de forma voluntaria su situación irregular. Por último, el resto de las mismas solicitaban información general o el envío de documentos sobre los términos y condiciones de dicha iniciativa.

En lo referido al tipo de empresa denunciada, cabe destacar que el 58 por ciento utilizan programas de ordenador ilegales para desarrollar su actividad diaria, mientras que un 36 por ciento comercializan o distribuyen estos de forma ilegal. El resto de las denuncias está referido a compañías que comercializan software ilegal a través de venta por correo, BBS, etc. Según datos de la BSA, únicamente el 27 por ciento de los programas estándar de ordenador utilizados en España son legales y, aunque el índice general ha disminuido desde un 88 por ciento en 1993 a un 73 por ciento en la actualidad, nuestro país se encuentra aún entre el grupo de cabeza en cuanto a piratería.

Por comunidades autónomas, Madrid abre la clasificación con 103 casos (un 34,8 por ciento del total), seguido de Cataluña con 54, Andalucía con 34, Canarias con 25, Valencia con 23, Galicia con 18, Castilla-León acumuló 12, el País Vasco tuvo 10, Extremadura contó con 6, Aragón y Castilla la Mancha, Cantabria y Navarra con tres cada una, y Asturias y Baleares con uno cada una de ellas.

Todas las denuncias interpuestas son analizadas por el equipo jurídico de la BSA, quien ya ha formalizado doce de ellas en distintos juzgados españoles. Entre los sectores empresariales más afectados por las denuncias, se encuentran las empresas distribuidoras de productos informáticos, seguido de las empresas de servicios y centros de formación informáticos. Otros sectores como estudios de arquitectura e ingenieros, banca y empresas industriales, también se vieron afectados en gran medida.

Como otras iniciativas que la BSA pretende anunciar próximamente, se encuentra el desarrollo de campañas divulgativas para dar a conocer la ley de Protección Jurídica de Programas de Ordenador en Galicia, País Vasco y Valencia.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios