Mercado en cifras | Noticias | 29 DIC 1999

El 1 de enero del año 2000 no se va a producir ninguna catástrofe, según GartnerGroup

Cuando sólo restan dos días para saber si, efectivamente, la adaptación de los sistemas informáticos al Efecto 2000 ha sido la adecuada o si, por el contrario, se producen problemas, algunas consultoras comienzan a hacer cábalas sobre lo que ocurrirá.
María L. Rodríguez

Así lo ha hecho el vicepresidente de estudios sobre el Efecto de la consultora GartnerGroup, Matthew Hotle, quien lleva varios años estudiando ese fenómeno y considera que la transición al nuevo año no será alarmante. Simplemente se tratará de “un acontecimiento, pero no de un acontecimiento catastrófico”. No obstante, eso no quiere decir que no vaya a ocurrir nada, sino que se producirán problemas aislados como “interrupciones en infraestructuras menores”. Además, para Hotle, las contrariedades no se originarán en los primeros días del nuevo año, puesto que la consultora estima que las incidencias que se registrarán en esos primeros días sólo supondrán un 10 por ciento de todas las contingencias relacionadas por el cambio de año. Según este mismo interlocutor, la mayor parte de los problemas, un 55 por ciento del total, tendrá lugar a lo largo de todo el año. “No va a ser un único y catastrófico acontecimiento que se producirá el 1 de enero del año 2000. Se trata de un acontecimiento que tendrá que ser gestionado a lo largo de todo el año y muchos de nuestros clientes ya se han dado cuenta de ello”, explica Hotle.
A pesar de que muchas empresas y Administraciones Públicas han creado centros desde los que van a seguir el proceso de cambio de fecha en tiempo real, en realidad los problemas se descubrirán el primer día laborable del próximo año, es decir, el lunes 3 y la inmensa mayoría de esos problemas serán solucionados en horas sin que el público general tenga por qué tener conocimiento de ellos.
GartnerGroup ha realizado un cálculo de la cantidad de dinero que las empresas han destinado a adaptar sus infraestructuras al Efecto y el resultado es que las grandes compañías destinaron en 1998 y 1999 un 10 por ciento de sus presupuestos a Tecnología de la Información, por lo que se han cumplido las estimaciones que había realizado la propia consultora. GartnerGroup había previsto que los costes originados por el Efecto 2000 oscilarían entre los 300.000 y los 600.000 millones de dólares (49,4 billones de pesetas o 297.000 millones de euros y 98,8 millones de pesetas o 594.000 millones de euros, respectivamente) en todo el mundo.

Los fabricantes de antivirus advierten sobre posibles ataques de hackers
Como ya hemos mencionado desde este servicio de noticias, durante el cambio de año podría surgir una gran cantidad de virus. Por eso, las empresas que se dedican al desarrollo de antivirus han puesto toda la carne en el asador y están trabajando en la búsqueda de esos virus y en los posibles ataques que pudieran provocar los piratas informáticos durante la transición hacia el año nuevo. Uno de esos fabricantes es Network Associates, cuyos rastreadores de virus están tratando de localizar epidemias; monitorizando los grupos Usenet y las páginas Web de creadores de virus y piratas informáticos con el fin de descubrir con antelación cualquier golpe que pudieran intentar organizar esos individuos. Según ha señalado el director de McAfee Total Virus Defense de NAI en Estados Unidos, Sal Viveros, “vamos a estar monitorizando esto en tiempo real. Estaremos pendientes de lo que ocurra en Nueva Zelanda, que recibirá el año 2000 13 horas antes que la Costa Oeste de Estados Unidos, de forma que tendremos tiempo para preparar actualizaciones en Europa y Estados Unidos”.
Sin embargo, a pesar de la tranquilidad que compañías de TI y gobiernos están tratando de transmitir a la población, algunas empresas han decidido apagar sus sistemas o sitios Web durante el paso al año 2000 para estar totalmente protegidos. Otra de las medidas que se han adoptado es la de cambiar la configuración de los servidores con el fin de bloquear o devolver mensajes de correo electrónico. Así es que algunos servidores permanecerán apagados hasta que el lunes 3 puedan ser revisados por el administrador de sistemas o el responsable de seguridad de la empresa. Pero esta no parece ser la medida más inteligente que se puede adoptar desde el punto de vista de los responsables de las empresas de antivirus. La razón es que si los sistemas sufren algún daño, el daño seguirá estando cuando sean encendidos. No obstante, NAI considera que los ataques que pudieran llevar a cabo los piratas o las consecuencias de los virus no serán demasiadas debido a las diversas campañas que han llevado a cabo los propios fabricantes de antivirus. Mediante esas campañas, esas compañías han conseguido que sus clientes actualizasen sus programas antivirus.

Especial cuidado con la picaresca
A todos los problemas que puede originar el Efecto 2000, a los que se añaden los virus creados especialmente para esa fecha, hay que unir también la picaresca de algunos malintencionados. Según ha advertido el director del Centro de Investigación de Antivirus de Symantec, Vincent Weafer, los usuarios deberán ser muy cautos porque pueden ser víctimas de diversos engaños. Una de las trampas de las que ya ha tenido conocimiento esta compañía consiste en que el usuario recibe un mensaje de correo electrónico en el que se le pide que envíe al remitente del mensaje los datos sobre su cuenta de correo y si no lo hace, se le amenaza con borrar su cuenta y su servicio de correo electrónico. También se exige al usuario que reenvíe ese mensaje a 10 personas más. Este engaño está dirigido fundamentalmente, según las noticias de NAI, a los usuarios de America Online. Las consecuencias más graves que suele tener esa clase de amenazas es la saturación de los servidores y buzones de correo electrónico por el envío masivo de mensajes.

Consejos para no ser infectado
NAI ofrece algunos consejos básicos para que los usuarios estén protegidos ante los posibles virus que pudieran infectar sus máquinas en los próximos días. El primero de ellos es no utilizar el formato DOC de Word, sino transformar todos los archivos a RTF puro, que soporta el formato DOC, pero no los virus de macro. En segundo lugar, el usuario no deberá abrir o ejecutar hojas de cálculo, documentos o ejecutables que no haya solicitado, al tiempo que deberá someter al escáner de virus cualquier tipo de archivo o documento que vaya a recibir o introducir en su ordenador. Por último, los antivirus deberán ser actualizados y es aconsejable, que los usuarios estén conectados a la página Web del fabricante de su antivirus para estar al tanto de las posibles actualizaciones que se publiquen.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios