Mercado en cifras | Artículos | 01 ABR 2010

2010, el año de la recuperación de la formación

El canal también se ha visto afectado por la reducción de 2009
Bárbara Madariaga.
La crisis ha afectado a todos los sectores, y uno de ellos es la formación. Por lo menos eso es lo que se desprende de diversos estudios que afirman que en algunos casos las inversiones de las compañías en este sector han caído un 20 por ciento. Pero, ¿cómo afecta estos descensos al canal de distribución? Dealer World se ha puesto en contacto con algunos centros de formación quienes nos han explicado cuál es la situación y cuáles son las perspectivas para 2010.

La formación está de capa caída. Por lo menos eso es lo que se asegura desde Sogeti, quien destaca que la recesión ha puesto fin a la tendencia de los últimos años, “que marcaba que un alto porcentaje de compañías invertían entre un 5 y 8 por ciento de su presupuesto en programas de capacitación y desarrollo de sus recursos humanos”.
Pero, ¿a qué se debe esto? Según Adolfo Vara de Rey, director de formación de Alhambra-Eidos, el hecho de que no haya sido un buen año para el sector en general ha incidido en este descenso. “En época de reducción, el presupuesto del área formativa es uno de los más sencillas de limitar. La labor formativa es muy fácil de “parchear” mediante aplazamientos de la formación, utilización de recursos internos que en ese momento estén libres de proyecto para formar a otros”.

EN QUÉ SE RECORTA
Según Sogeti, los cursos de habilidades, “es decir aquellos que afectan al liderazgo, motivación, comunicación, o resolución de conflictos”, son los que casi han desaparecido. Por el contrario, “se mantiene el interés por la formación técnica en áreas como la administración de sistemas, las bases de datos, java, o el software de ventas. Esto se debe, en muchos casos, a la obligada reconversión de perfiles”, señalan fuentes de Sogeti.
Otra área que se ha visto seriamente afectada por la crisis económica es la formación presencial. De hecho, “los cursos on-line están ganando peso”, gracias, en cierta medida a que cada vez existe una mayor oferta de cursos de e-learning gratuitos cada vez más demandados”.
En cambio, para Alambra-Eidos, “las áreas que han visto reducida su formación han sido las más técnicas, como por ejemplo las de sistemas y desarrollo de aplicaciones”.

SECTORES QUE SE INCREMENTA
Pero no todo es negativo. “La Gestión de Servicios TI y las Buenas Prácticas en todos sus aspectos, tanto ITIL como Servicios alineados con ISO/IEC20000, se han convertido en las acciones formativas estrellas del año pasado. La cada vez mayor demanda del mercado de certificados en estas materias, a pesar de la crisis, ha incrementado las solicitudes de formación y certificación hasta el punto de convertirse en verdaderas tablas de salvación para más de un Centro”.

CONSECUENCIAS
Y, ¿cuáles son las principales consecuencias? Adolfo Vara Rey señala que la reducción en formación “genera una pérdida de calidad y disminuye la efectividad”.
No obstante, según el directivo de Alhambra-Eidos, “hay otra solución aún peor, que consiste en la búsqueda de gangas acudiendo a Centros sin ninguna garantía ni aval de fabricante y con precios de saldo. Por descontado, se pierde la calidad y todo posible retorno de la inversión del tiempo empleado”.

CÓMO AFECTA AL CANAL
En cuanto al canal de distribución, obviamente al ser una parte importante del sector TIC, también se está viendo afectado por estos recortes.
“A pesar que las empresas aseguran que la formación a su canal es muy importante y que están interesadas en mantener la formación de su red de venta indirecta, lo cierto es que las restricciones presupuestarias a la formación al canal sigue el mismo camino que la abierta al público en general, es decir, se restringe”. Tal es así que Adolfo Vara Rey asegura que “la crisis también ha afectado de pleno a la actividad para los distribuciores sufriendo un recorte cercano al 15 por ciento”.
Si se va más allá, el directivo asegura que “en cuanto al canal, hay que resaltar que de un tiempo a esta parte, algunos fabricantes van abandonando cada vez más la formación clásica basada en cursos de 15, 25 o más horas, intentando sustituir la misma por pequeños eventos de una mañana o un día completo. Estas acciones más que formativas son informativas, dan una pincelada superficial, pero carecen de la robustez y de la efectividad de un curso serio”.
con su temario, sus prácticas, sus instructores certificados y en un palabra, carecen de ese conjunto de factores que proporcionan la calidad deseada y producen la satisfacción de dejar bien asentada la formación recibida”.

EL FUTURO
En cuanto al futuro, éste es optimista. “Estoy convencido de que no seguirá las mismas pautas que en 2009”, destaca Adolfo Vara Rey, quien continúa asegurando que “es muy difícil que la formación sufra otra reducción del mismo calibre. Creo que será un año plano en facturación. Apostamos, en todo caso, por incrementos no muy considerables, sobre todo en el último cuatrimestre del año”.


Las pymes no invierten en formación
----------------------------------------------------
Sólo un 12 por ciento de las empresas utilizan los fondos para formación continúa bonificada. Ésta es una de las principales conclusiones que se desprende del último informe de Garben, en el que también se asegura que las PYMES son las principales causantes de esta situación.
El sistema de formación continúa bonificada se basa en poner a disposición de las empresas interesadas una cantidad de dinero para financiar la formación total o parcialmente. Pues bien, según el informe de Garben, este sistema sigue estando infrautilizado por las empresas españolas. Cabe señalar que en 2008 los recursos para formación totalizaron 575 millones de euros, una cantidad todavía pequeña si tenemos en cuenta que 1,4 millones de empresas, o lo que es lo mismo, el 88 por ciento del sistema empresarial español, siguen sin participar en este sistema.
Las cifras del informe señalan a las empresas de menos de 10 trabajadores, como las principales causantes de esta situación. En 2008, sólo el 8 por ciento del total de este tipo de empresas, apenas 121.821, usó parte de estos fondos públicos. El porcentaje sube hasta el 37 por ciento en el caso de las PYMES de 10 a 250 trabajadores. Cifras todavía muy lejanas al 81 por ciento de grandes empresas (más de 250 trabajadores) que hicieron uso de los fondos para formación. “Esto resulta paradójico, ya que este sistema tiene como principal objetivo mejorar el acceso de las empresas, especialmente las PYMES, a la formación”, señala Manuel Garrido, presidente de Garben, quien continúa asegurando que “las causas que explican esta situación son el desconocimiento de la existencia de estos fondos y la falta de recursos propios, de capital y humanos, para utilizarlos”.
No obstante, y como nota positiva, destaca el hecho de que las empresas que sí participan en el sistema consumen, en un alto porcentaje, los fondos que se les destinan. De esta forma, en 2008, las empresas que financiaron su formación con estas dotaciones consumieron e

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios