E-COMMERCE | Noticias | 21 FEB 2001

La recesión de la economía americana no impedirá el crecimiento del comercio electrónico

El lento crecimiento de la economía de Estados Unidos no supone una amenaza para el crecimiento del comercio electrónico y, a largo plazo, podría ser un beneficio para la comunidad de internautas, según James Hall, analista de Accenture.
Arantxa Herranz
Según este analista, el impacto de los nuevos modelos de negocio on-line es mayor que cualquier tipo de recesión temporal. “La revolución tecnológica viene dada por factores importantes y, aunque se pueda deteriorar la superficie, siempre tendrá un impacto profundo”, aseguraba James Hall en el transcurso de una conferencia organizada por IDC. “El potencial, en la medida en que nos movemos del comercio electrónico al comercio omnipresente, es impresionante”.
El principal efecto, pues, de la recesión económica estadounidense será, según Hall, una sacudida, aún más fuerte y precipitada, de aquellas empresas destinadas a desaparecer en el mundo de las “punto com”. Pero el principal hundimiento en el mundo de las nuevas tecnologías y en las acciones de las empresas de Internet no quiere decir que la revolución de las “punto com” haya sido un error. Los fenómenos de Internet y el comercio electrónico reflejan cómo se han producido la mayoría de las revoluciones tecnológicas, según este analista. “Como cualquier nueva etapa de la tecnología, ha sido sobredimensionada en sus inicios e infravalorada en su impacto a largo plazo”.
La industria de tecnología está liderando la transición hacia la adopción del comercio omnipresente, que se caracteriza por estar siempre disponible, activo y alerta, según este analista. “Estamos asistiendo a la migración de la informática más allá del PC. La inteligencia se está instalando en todos los dispositivos, que se comunican entre sí y con los usuarios a través de redes inalámbricas. La tecnología está redefiniendo el arte de lo posible y continuará haciéndolo en el futuro”. Sin embargo, uno de los factores que permanecen en el camino de este cambio revolucionario es una ausencia de personal cualificado que haga posible este cambio. “Suena irónico que, en la medida en que la tecnología se hace más barata y presente, escaseen más personas formadas en esta materia, por lo que sus servicios se encarecen”, señala Hall. “Estas carencias crónicas son las que pueden hacer caer a las compañías justo cuando más necesitadas están de estos profesionales”, concluía.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios