E-COMMERCE | Noticias | 24 JUL 2013

Cinco errores a evitar en una tienda on-line

El comercio electrónico es ya una realidad. Es más, a diferencia del físico, éste crece mes a mes, con lo que es importante para los comercios tradicionales apostar por este tipo de venta. Conteam Group acaba de desvelar cuáles son los errores más comunes a evitar que se comenten en una tienda on-line.
comercio electronico
Bárbara Madariaga

A diferencia del comercio físico, el electrónico está creciendo de manera considerable en nuestro país. Es tal la importancia que está adquiriendo el comercio electrónico que dentro del  Plan Integral de Apoyo a la Competitividad del Comercio Minorista, en el que se incluyen 30 medidas que busca ayudar a mejorar la situación que está atravesando este sector, se incluyen medidas para fomentar la venta por Internet, como Vendes en Internet, o un programa de ayudas dotado con un presupuesto de 10,5 millones de euros para asesoramiento e implantación de soluciones de comercio electrónico.

 

Ante la importancia de adentrarse en el mundo del comercio electrónico, Conteam Group ha desvelado cuáles son los fallos más comunes a la hora de incorporarse al mundo de la venta on-line. En este sentido, la consultora advierte que estos fallos “pueden hacer que el consumidor abandone el site sin finalizar la compra”.

 

Así los cinco errores más comunes son: no resolver las dudas en el momento y obligar al usuario a llamar o escribir un mail si quiere más información; no proporcionar toda la información posible del producto (es necesario, integrar en el site herramientas que faciliten toda la información que solicita el usuario, de modo que la confianza en el site sea máxima. Es decir, que consiga una experiencia de compra similar a la que se tendría en una tienda física); no ayudar a seleccionar el producto a través de un buscador o filtros que le ayuden en la búsqueda; obligar a los usuarios a registrarse antes de empezar a compar, (son varios los sites que piden datos de contacto al usuario cuando aún este no sabe si lo que se va a encontrar es de su interés) además de solicitar la misma información varias veces; y, por último, no generar un vínculo emocional. “Está comprobado que una charla amigable, conocer al usuario y por parte del cliente, saber quién es su vendedor, genera un alto grado de empatía hacia la marca. Todos sabemos que el tener un amigo en la tienda física que te ayuda y asesora hace que el grado de confianza en el producto y en el servicio, aumente. Este comportamiento se replica en la Web por lo que el diseño de la misma y la atención que se ofrece al visitante tiene que ser un espejo directo de la experiencia de marca en el canal físico”, finaliza la consultora.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 1 comentarios