DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 FEB 2002

UMD pasa a integrarse en el grupo Fayrewood

El mayorista español seguirá trabajando de forma independiente
Miguel A. Gómez.
Cambiar para que todo siga igual. Esta paradoja encierra el sentido del nuevo paso dado por el mayorista bilbaíno UMD que, desde el pasado 9 de enero, forma parte de Fayrewood, un holding con sede en el Reino Unido e intereses por diferentes países europeos, entre ellos Francia, Alemania, Suiza, y la propia Gran Bretaña. Mario Legorburu, director general de UMD y, desde la citada fecha, miembro del consejo directivo del grupo, quiso explicar a la prensa los motivos que llevaron a la compañía a tomar este rumbo, así como las líneas de lo que será el futuro de UMD, algo que, según sus propias palabras, no albergará ningún cambio frente a lo que era la actividad del mayorista hasta la fecha.

Después de varios meses de reuniones, el pasado 9 de enero se hacía oficial la incorporación de UMD al holding británico Fayrewood, un paso que se podía definir como una fusión por adquisición, que se firmó casi un mes antes. Desde ese momento, el mayorista español forma parte de un grupo empresarial con presencia en varios países europeos, entre ellos, y tras su acuerdo con UMD, España.

Asegurar el futuro a medio y largo plazo
Mario Legorburu, director general de UMD, planteó este nuevo paso como una forma de “asegurar el futuro de la compañía a medio y largo plazo”. Tal y como explicó él mismo, “hace dos años empezamos a plantearnos algo así por dos razones. Primero, porque somos una compañía que tiene asegurado su presente, pero había que pensar en el medio y largo plazo. Y, segundo, por las continuas llamadas a nuestra puerta de empresas interesadas en nosotros”.
El corto plazo, tal y como ponía en evidencia Legorburu, “estaba solucionado, porque en el año 2001, pese a ser un mal año, crecimos alrededor de un 30 por ciento en facturación y un 50 por ciento en beneficio. Además, pensamos que 2002 será un buen año, aunque sólo sea por la inercia de lo que hemos hecho este año”.
Su posición en el mercado español, entre los mayoristas locales con mayor peso, es otro de los factores que empujaron a UMD a tomar una decisión como ésta. En palabras de su director general, “miramos en todas las direcciones y sólo vemos multinacionales. Por tanto, entendíamos que había que buscar sinergias con compañías como UMD en otros países. Además, también los clientes están buscando, cada vez más, negociaciones globales. Eso sí, necesitan un producto localizado, y una servicio y una atención locales”.
Con todos estos condicionantes, llegaba el momento de empezar a pensar en dar un paso como el que finalmente se ha llevado a cabo, si bien la peculiar situación que vivía el mayorista le permitía “buscar la compañía perfecta porque teníamos tiempo suficiente para hacerlo”.

Buscando el candidato ideal
Antes de dar el salto a un nuevo nivel de operaciones, el responsable de UMD estableció una serie de premisas básicas que debían cumplirse por cualquier candidato. Estos “requisitos” se plasmaban, en palabras del propio Mario Legorburu, en “mantener la autonomía de la que disfrutaba UMD, lo que impedía adentrarnos en una gran estructura multinacional que quisiera imponernos su forma de hacer las cosas; asegurar la continuidad del equipo completo que trabaja en UMD, lo que dejaba fuera una fusión con otra empresa española, porque esto hubiera traído consigo una duplicidad de plantilla; poseer una filosofía de trabajo similar a la nuestra, es decir, tener un catálogo similar de productos, y no dar especial importancia a la facturación y sí a la rentabilidad; y que esta decisión no implicara una pérdida de control sobre el futuro”.
Este último aspecto era “fundamental” para UMD. Tal y como señaló Legorburu, “queríamos un grupo pequeño, que no nos engullera, pero activo, que nos permitiera crecer en el futuro”.

Una misma línea de trabajo
Además de mantener la plantilla tal y como está, el futuro de UMD pasa, tal y como explicó su director general, por seguir haciendo lo mismo, “salvo en aquellos detalles en los que podamos mejorar”. Esta mejora pasa por poder ofrecer un mejor precio, habida cuenta de que algunas compras se podrán hacer de forma global, lo que permitirá conseguir un mejor coste de compra; y disminuir las roturas de stock, porque si un producto no está disponible en España puede estarlo en otra de las compañías que forman el grupo. Salvo esto, no habrá más cambios, explicaba Legorburu. “No habrá un almacén central para los productos; ni contratos globales, salvo allí donde se negocie así; ni una política corporativa. Todas las compañías del grupo mantienen su independencia, con el único requisito de pasar informes mensuales de las ventas, cuando ahora los estábamos haciendo trimestrales”.
Esta línea de trabajo ha llevado a UMD a presentar crecimientos de facturación constantes todos los años, que se situaron en torno al 30 por ciento el pasado año y que se prevén del 20 por ciento, hasta alcanzar los 150 millones de € en 2002. Esto se ha basado, en palabras de Legorburu, “en la incorporación de nuevas marcas, divisiones y enfoques”. Así, el mayorista ha alcanzado una cifra de empleados que ronda las 120 personas, y un número de proveedores que se sitúa en la cuarentena, si bien su particular posicionamiento le permite que ninguno de ellos supere el 20 o el 25 por ciento de la facturación de la compañía.
En cuanto a posibles nuevos contratos tras la incorporación al grupo, Legorburu descartó que se pudiera producir “alguna firma que no se hubiera podido conseguir antes por nuestro tamaño”.

Los datos del acuerdo
Tal y como reza el comunicado oficial emitido por el grupo con sede en el Reino Unido tras el acuerdo, la compañía de servicios informáticos paneuropea ha valorado la compra de UMD en un “máximo estimado de 17,4 millones de libras (unos 27,6 millones de euros, es decir, casi 4.600 millones de pesetas)”, si bien este acuerdo comprende un intercambio de acciones, lo que permite a los actuales responsables de UMD pasar a formar parte del paquete accionarial del holding británico.
Según el comunicado emitido por UMD, el mayorista pasa a ser una “parte importante del Consejo de Administración de Fayrewood”. Además, “este porcentaje de participación se irá incrementando en los próximos cuatro años, en función de los objetivos logrados, según el plan de negocio acordado por ambas compañías”.


¿Quién es quién en este acuerdo?
------------------------------------------------
Para todos los integrantes del mercado español es de sobra conocido UMD pero, ¿quiénes son los miembros del grupo Fayrewood? Pues bien, este nombre corresponde a un holding de empresas con sede en el Reino Unido y que cotiza en el Nuevo Mercado de la Bolsa de Londres.
El grupo está compuesto por siete empresas (con UMD serán ocho) que se dividen en dos líneas independientes. Por una parte, la denominada IT Marketing, formada por la alemana ComputerLinks, compañía con sedes en Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza, que orienta su negocio a los servicios de e-business, e-security, Internetworking, y servidores; la ing

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios