DISTRIBUCIÓN | Noticias | 21 JUN 2005

¿Qué opinan los desarrolladores del cambio de Apple a Intel?

La confirmación de Apple de que va a dejar de emplear los procesadores PowerPC para sumarse a la arquitectura Intel ha motivado muchos y diversos comentarios desde muchos ángulos. Pero, ¿qué opinan los desarrolladores de software? Pues en este grupo parece que la opinión es bastante ecuánime.
Arantxa Herranz
Los desarrolladores Apple se han sentido, durante mucho tiempo, “frustrados”, ya que los ISV prefieren siempre los ordenadores más potentes para poder desarrollar sus aplicaciones de una forma más rápida.

“El sistema operativo Macintosh consume muchos recursos, por lo que siempre es de agradecer contar con el procesador más rápido posible”, declara Tony Meadow, presidente del ISV Bear River Associates.

Por su parte, Anthony Su, directivo de Agere Systems, fabricante de semiconductores para almacenamiento y redes inalámbricas, cree que no va a haber ningún problema en lo que al hardware se refiere. Las aplicaciones existentes podrán ejecutarse en Macintosh basados en Intel, gracias al paquete Rosetta de Apple, en opinión del CEO de Effigent, Obul Kambham, un desarrollador Mac de una aplicación ERP para PYMES, PowerEasy Enterprise. Además, Apple también tiene una tecnología del kernel de Mac que abstrae el sistema subyacente con una serie de API. Asimismo, la compañía está ofreciendo la posibilidad de tener un único sistema binario que trabaja tanto en PowerPC como en Intel.

Evidentemente, todo movimiento hacia una nueva plataforma trae consigo consecuencias que ni siquiera los técnicos más visionarios son capaces de prever, por lo que muchos analistas dudan que la transición vaya a ser tan sencilla como Apple promete.

La primera gran prueba para los desarrolladores llegará a finales de 2006, cuando Apple empiece a suministrar sus primeros Mac OS 10.5 de 64 bits, un sistema operativo conocido con el nombre de Leopard. Una aparición que coincidirá con la versión de 64 bits de Longhorn, el próximo Windows. Ambos sistemas trabajarán sobre plataforma Intel.

“Las máquinas Apple competirán, cara a cara, con Windows, y lo harán sobre los mismos procesadores. Cualquier fallo en velocidad de Apple en diseño o en software será penalizado”, adelanta Ross Rubin, director de la consultora The NPD Group.

Por último, cabe señalar que, en opinión de Nathan Brookwood, analista de Insight 64, la cuota de mercado de Apple “será menor que la que tiene hoy, por lo que no superará el 1,5 por ciento”.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios