DISTRIBUCIÓN | Noticias | 22 MAY 2014

¿Qué implica la fusión de Carphone y Dixons para el canal europeo?

La suma de fuerzas de Carphone y Dixons supone la formación de un retailer más fuerte y con mayor capacidad de negociación en el mercado europeo de distribución tecnológica. Para Context no hay duda que los retailers rivales lo tendrán difícil para competir.
Phone House
Hilda Gómez

Hace unos días, la cadena de distribución de telefonía móvil británica Carphone Warehouse, a la que pertenece Phonehouse, firmó un acuerdo para su fusión con el grupo de distribución de electrónica de consumo Dixons Retail, dando lugar a la nueva sociedad integrada Dixons Carphone, cuyas ventas combinadas alcanzan los 11.000 millones de libras (unos 13.490 millones de euros). Para Context, la fusión de estos dos jugadores dominantes en el mercado retail británico tiene sentido, ya que da a la nueva compañía la oportunidad de aprovechar las sinergias existentes entre ambas compañías.

Sin embargo, sólo porque ambas empresas se hayan fusionado, no significa que lo vayan a tener fácil, ya que la nueva entidad tendrá que desarrollar estrategias adecuadas para hacer frente a los cambios en el comportamiento del consumidor, tales como la explosión en la venta online y el fuerte descenso de los ingresos de los operadores.

Sobre las implicaciones que la nueva compañía tiene en el canal británico y europeo, Context señala que el nacimiento de un retailer más grande significa disponer de mayor poder, por lo que tanto los fabricantes y como los mayoristas pueden enfrentarse a negociaciones más duras con una empresa que podría dominar el mercado de retail tecnológico en la región, y, sin duda, los minoristas rivales lo tendrán más difícil para poder competir.

También está la cuestión de las operaciones europeas de las empresas conjuntas. Así, mientras que Dixons fracasó en su intento por establecer una presencia creíble, el éxito de Carphone debería poder compensarlo y dar a la empresa conjunta una mayor oportunidad con su extensa cartera de productos y servicios frente a la competencia establecida, señala la consultora.

Por último, Context apunta que el nuevo nombre, Dixons Carphone, es una desafortunada elección y difícilmente presagia un nuevo comienzo, usando una palabra tecnológica del siglo pasado para una empresa del siglo XXI que se propone liderar el nuevo mercado retail.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios