DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 JUN 2009

Pulsar reafirma su apuesta por Aryan Comunicaciones como mayorista de sus soluciones Vigía. La compañía se propone democratizar la tecnología de monitorización de redes

Hilda Gómez.
Aprovechando su presencia en la feria SITI/@asLAN, de la mano de su mayorista Aryan Comunicaciones, Pulsar Technologies ha anunció la disponibilidad de la versión 3.0 de Vigía, su appliance de monitorización de redes en rack, así como una nueva versión en formato portátil llamada Vigía.n, con la que se propone llevar la monitorización a las pequeñas empresas. Para ello confía en el canal de distribución.

“En el área de monitorización, que es una de las tres áreas de negocio de Pulsar, tenemos productos en el mercado desde hace cuatro años, y como parte del I+D que hacemos hemos lanzado la versión 3.0 de nuestra solución Vigía, mucho más potente que la anterior. En paralelo anunciamos la versión portátil Vigía.n. De esta forma, presentamos nuevas versiones y nuevos formatos para llegar absolutamente a todo el mercado, democratizando la monitorización”, afirma José Luis Parga, CEO de Pulsar.
Vigía 3.0 es un sistema profesional y dedicado a la monitorización, orientado a sistemas críticos de comunicaciones y redes, capaz de monitorizar desde la red a los SAIS, pasando por todo tipo de aplicaciones y bases de datos. “Con esta solución, todo aquello que esté conectado a una red es monitorizable”, asegura Óscar Gómez Sauquillo, responsable de negocio de Pulsar Technologies.
La gran novedad viene con Vigía.n, un portátil que incorpora en un modo simplificado la nueva versión 3.0 del software, además de diversas aplicaciones de monitorización. Es un sistema Plug and Play fácil de usar, el que se enmarca en un segmento de mercado a medio camino entre las herramientas open source y las soluciones de monitorización más potentes. Se trata de un producto con el que Pulsar pretende llenar un hueco en el mercado en el que hasta ahora nadie había reparado, como es el de la monitorización para técnicos de campo o para pequeñas empresas que poseen redes, pero a las que el coste de un sistema de monitorización potente o se les escapa presupuestariamente o no les es necesario por su infraestructura. Según Gómez Sauquillo, “con un precio por debajo de los 800 euros cualquier empresa dispondrá de un portátil con este programa de monitorización, que normalmente costaría a partir de unos 5.000 euros, con la ventaja añadida de ser un portátil y poder conectarlo en cualquier red”.
En el caso de Vigía.n, si bien la tecnología de monitorización es desarrollo propio de Pulsar, el equipo portátil es de la marca Acer. “Lo que hemos hecho es añadirle una innovación a un portátil que permite sacarle mucho más jugo”, apunta el directivo. “Escogimos a Acer por la robustez de sus sistemas y por las prestaciones de sus equipos, ya que el portátil no sólo sirve para monitorizar. Es por ello que nuestras aplicaciones están adaptadas a ese hardware en concreto”.
Para facilitar el despliegue de sus soluciones, Pulsar está en disposición de ofrecer contratos de soporte técnico para la configuración, instalación y mantenimiento del sistema. De hecho, actualmente entre el 90 y el 95 por ciento de los clientes actuales de Vigía posee un contrato de mantenimiento de asistencia técnica remota. Los clientes de Vigía.n también podrán acceder a dichos servicios.

Cliente tipo PYME
Hablando de los clientes, su base instalada está formada por instituciones de todo tipo, muchas de ellas administraciones públicas, como la Diputación Provincial de Cáceres o el Ayuntamiento de Rivas, además de empresas particulares, como Paradores Nacionales, el Coronel Tapioca o QDQ. “No es una base muy ambiciosa, pero sí lo suficientemente amplia y representativa de todos los colectivos de clientes que exhiben necesidades de monitorización muy diferentes, cuya respuesta ha sido vital en el desarrollo de la versión 3.0”, apunta José Luis Parga.
El usuario de este tipo de productos es principalmente una PYME, un tipo de cliente que por lo general se asesora en el canal especializado. De ahí que para hacer llegar al mercado estas soluciones Pulsar cuenta con Aryan Comunicaciones, por ahora único mayorista de la compañía en nuestro país. “No somos una gran multinacional y no tenemos grandes presupuestos de marketing, por lo que nos es más difícil dar a conocer lo que hacemos. En ese aspecto, Aryan es un buen complemento actuando como la caja de resonancia para dar a conocer nuestros productos, porque poseen una red de distribución amplia y son reconocidos en el mercado, por el tipo de cliente al que se dirigen y por el catálogo de productos de que disponen”, asegura José Luis Parga. “Para aquellos usuarios que reclaman un mayor control de sus redes, Aryan dispone de la herramienta necesaria para satisfacer sus necesidades”. Para facilitar la venta de sus soluciones, Pulsar iniciará una ronda de presentaciones por el territorio español con la colaboración de Aryan.
Con todo las previsiones para las soluciones Vigía son que mantendrán un crecimiento muy sostenido, que vendrá dado por las necesidades de rentabilizar los servicios técnicos de las empresas. Cuantitativamente, a lo largo de este año se esperan vender unos centenares de unidades de Vigía.n, mientras que en cuanto a Vigía 3.0 se espera mantener el ritmo de crecimiento de 2008, cifrado en torno al 30 por ciento.


Red de partners heterogénea
-----------------------------------------
Con casi nueve años en el mercado, presencia en 12 países, y una facturación que el pasado año rondó los 2 millones de euros, Pulsar Technologies es una empresa cien por cien española que no importa ni adapta tecnologías, sino que desarrolla sus propias soluciones en las áreas de la monitorización informática, la impresión y el almacenamiento de datos. “Pulsar es un desarrollador de tecnología, por lo que no poseemos ni pensamos tener una red comercial propia. Por tanto, desde el primer día teníamos muy claro que para los diferentes negocios que tenemos buscaríamos los socios o partners con los cuales llegar a todo el mercado”, comenta José Luis Parga. “Tenemos como objetivo ser un proveedor de esta tecnología y para ello necesitamos partners potentes que la pongan en el mercado”.
La compañía no firma acuerdos en exclusiva, sino que mantiene alianzas con compañías de múltiples segmentos, como, por ejemplo, fabricantes y grandes integradores, que utilizan soluciones Pulsar en sus proyectos, además de resellers geográficamente ubicados. En cualquier caso, el objetivo de Pulsar no es llegar masivamente el mercado, sino establecer alianzas duraderas con contados partners. Entre las compañías con las que Pulsar mantiene acuerdos figuran Lexmark y Epson en el área de impresión; Telefónica y BT en monitorización; y NetApp en almacenamiento. Parga aclara que “todo lo que NetApp vende en almacenamiento de pago por uso incluye tecnología de Pulsar. Estamos monitorizando en la actualidad unos 16.600 terabytes”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios