DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 DIC 2007

Olympus despliega dinamismo y cercanía al canal

Hilda Gómez.
Su orientación hacia el cliente hace que Olympus sea, de acuerdo con sus responsables, una compañía flexible y dispuesta a ofrecer una rápida respuesta a las necesidades del mercado. Este dinamismo se traslada tanto a su política comercial como a su catálogo de productos y su capacidad de dar servicio, en renovación y readaptación constante. “Ello nos ha permitido seguir manteniendo cuotas de liderazgo altísimas y diferenciarnos aún más de los competidores, que cada vez están apretando y aprendiendo más de muchas de las estrategias desarrolladas por Olympus”, asegura Joan Bassas, responsable de canal IT, Internet y división consumo de Olympus España.

Olympus dispone en nuestro país de una oficina central en Barcelona, y actualmente está potenciando mucho todas las áreas territoriales, sobre todo en Madrid, donde las oficinas están siendo reestructuradas y readaptadas a las necesidades que la compañía tiene actualmente. Como comenta Joan Bassas, “la compañía está creciendo cada vez más en personal, especialmente en Madrid, que está tomando un protagonismo muy significativo. Las necesidades actuales de la compañía pasan por aumentar el espacio y mejorar las instalaciones”. La compañía mantiene asimismo pequeñas oficinas en Bilbao, Valencia y Sevilla, que también están creciendo en todas las áreas de producto.
Respecto a la logística que aplica Olympus, ésta no está del todo centralizada, aplicando micrologísticas en los diferentes sectores en los que opera. Así, en el segmento de electrónica de consumo y cámaras digitales, la compañía necesita de almacenes que cumplan unas condiciones óptimas y ofrezcan todas las garantías para el almacenamiento del producto, permitiéndoles asimismo llegar en el mínimo tiempo posible a todos los puntos de venta, ya sea en canales directos como indirectos. “En este caso sí que centralizamos mucho la logística en las instalaciones que Olympus posee en Sabadell, aunque también disponemos de pequeños almacenes de backup en varios puntos de España, entre ellos Madrid”, apunta Bassas.

Política comercial dinámica
Olympus es una empresa que siempre intenta adaptarse a todas las necesidades de los clientes. Con esta filosofía, y consciente de que estas necesidades siempre son cambiantes, la política de ventas de la compañía también está en readaptación constante. Según Joan Bassas, “adaptarse al cliente es fundamental, y tener esta flexibilidad nos permite muchas veces ofrecer un mejor servicio, que es definitiva de lo que se trata. En los canales tratamos de aplicar el mismo criterio, adaptándolos a lo que nos exige el cliente. Muchas veces pueden pedirnos trabajar a través de un canal directo y otras con uno indirecto, en función del producto, del momento o de las circunstancias del mercado”.
En el área de electrónica de consumo, la compañía presenta una marcada orientación al canal de consumo, por lo que dispone de una red de mayoristas y distribuidores, y está presente en grandes superficies y establecimientos comerciales. Actualmente la marca Olympus está disponible en un 80 por ciento de los puntos de venta del país con su oferta de productos de consumo.
Junto a ello, fruto de su cercanía al canal, la compañía se ha aplicado al desarrollo de distintas figuras de distribución en función de sus necesidades, con el objetivo de que ello pueda permitirles diferenciarse y llegar al usuario final con todas las garantías posibles. Esta política ha dado lugar a la creación de centros de alta especialización en fotografía, que pueden suministrar y garantizar todo el valor añadido que ofrecen productos de gama alta. Asimismo, en el caso de las grabadoras digitales profesionales, éstas se distribuyen exclusivamente a través de una red autorizada de especialistas en dictado digital profesional, que proporciona consejos y ayudas de expertos. De esta manera, Olympus trata de “dar respuesta a cada una de las necesidades del cliente, intentar subsanarlas y poner a su disposición herramientas que le sean útiles y le faciliten mucho el día a día en su negocio”, señala Joan Bassas.

Formación y cercanía
Para Olympus la formación es un elemento diferencial dentro del mercado, de ahí su firme apuesta por la capacitación y el constante reciclaje de sus profesionales. Según Bassas, “el valor añadido que nos gusta ofrecer en nuestros productos pasa, en gran medida, por tener una gran confianza sobre la calidad del producto y por la formación en torno al mismo, de manera que el canal sepa muy bien cómo funciona”. Para ello, la compañía desarrolla diferentes programas de formación en función de la tipología de cliente y organiza un gran número de cursos a cargo de gente experimentada. Desde cursos de alta especialización en fotografía, hasta cursos de reciclaje constante sobre la renovación de la línea de productos o las técnicas de ventas necesarias para venderlos.
En cuanto a la oferta de servicios a disposición de los distribuidores, tampoco hay una política estricta, terreno en el que también se basan en las peticiones y necesidades de los clientes. Así, escuchando estas necesidades se efectúan desde devoluciones de producto en casos concretos hasta protecciones de stock y de precios, pasando por RMA, abonos o cambios. “Cualquier necesidad comercial que tenga el cliente está muy bien cubierta en la política de Olympus”, apunta Bassas. Vía web la compañía también facilita a los clientes asistencia técnica, un área de descargas, catálogos y materiales para los puntos de venta. Los usuarios finales también tienen a su disposición algunos de estos materiales, incluidos manuales de instrucciones, software, asistencia y consejos de compras. En palabras de Joan Bassas, “esto es algo que el canal español ha ensalzado, otorgándonos el estatus de fabricante de telefonía con mejor servicio”.
La interacción del fabricante con el usuario final es fundamental para Olympus, terreno en el que la compañía también intenta ser una empresa muy dinámica. Al respecto, Joan Bassas comenta que, “para nosotros es muy importante poder tener una idea clara de cómo nos ven y la percepción que tienen de Olympus. En este sentido, la percepción que damos al usuario es de una empresa joven, con mucha fuerza, y que rompe muchos de los tabúes que había en fotografía, y esto el cliente nos lo agradece mucho”. Para ello mantienen un contacto permanente con los usuarios finales mediante carta y canales como internet, así como por buzones de sugerencias a su disposición, a través de los que están al tanto de cualquiera de sus ideas. “Por el momento, los niveles de autosatisfacción se mantienen muy altos”. Además, constantemente está intentando revitalizar el sector ofreciendo monográficos, eventos y acciones puntuales dirigidas a todo tipo de público, desde usuarios con pocos recursos a otros más profesionales y experimentados.

Renovación permanente
La propia condición de Olympus como empresa dinámica implica una renovación constante de productos, en la que el I+D juega un papel básico dentro de la organización. “En muchas ocasion

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios