DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 OCT 1996

Navarra: una distribución polarizada en distintos sectores

Miguel A. Goméz.

Dentro de nuestro recorrido por las diferentes comunidades autónomas para valorar el estado de la distribución informática nacional, nos ocupamos en esta ocasión de Navarra, una pequeña comunidad, en cuanto extensión, pero con un gran moviemiento interno en cuanto a distribución informática.

La población y, por supuesto, la vida económica y tecnológica está concentrada en su gran mayoría en Pamplona, la ciudad cuyos Sanfermines glorificó Hemingway. Navarra ofrece, según las palabras de los distribuidores de informática, una alta densidad de tiendas del sector, lo que hace muy difícil la subsistencia, tanto por volumen de negocio como por márgenes de beneficio.

Según los datos ofrecidos antes del verano por SEDISI (Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información) referidos al año 1995, del volumen total de negocio del estado español, que ascendió a 712.000 millones de pesetas, 9.758 correspondieron a Navarra, lo que supone algo menos de 1,4 por ciento del total. En cuanto al crecimiento en comparación con el año 1994, la comunidad navarra experimentó un movimiento positivo de 1,9 por ciento, menos de la sexta parte del crecimiento medio de toda España. En datos comparativos, los datos de volumen de negocio en Navarra se equiparan a los de Murcia y Baleares, quedando por debajo de los de Canarias y Asturias. En cuanto al crecimiento interanual, el 1,9 por ciento navarro fue el menor de España, a excepción de los datos negativos de Cantabria y Murcia.

Pese a los datos de SEDISI, y según los distribuidores locales, el movimiento del mercado informático en Navarra es elevado. Algunos aspectos de gran importancia en los últimos meses, como la explosión de Internet, han tenido gran repercusión en Pamplona con la apertura de dos cibercafés, aunque todavía las empresas no parezcan muy decididas a lanzarse de pleno a esta tecnología.

Junto con la característica terrirorial, y la elevada concentración de distribuidores, existe un tercer aspecto que diferencia a la comunidad de Navarra de otras de las que nos hemos ocupado anteriormente: la ayuda del gobierno a la inversión informática en las empresas. Según hemos podido constatar, los organismos autonómicos han puesto en marcha diferentes planes para potenciar la inversión en informática de las empresas aunque, según los propios distribuidores, los resultados de los mismos no han sido los deseados por diferentes motivos, entre los que se encuentran la falta de promoción e información para los interesados, y el exceso de papeleo y requisitos exigidos que hacen que los empresarios acaben por olvidarse de ello. Detrás de estos aspectos, encontramos una comunidad autónoma que, situada entre dos mercado muy potentes como el vasco y el aragonés, se mantiene independiente sin excesiva influencia de sus vecinos, tanto los del este como los del oeste y que, incluso en algunos casos, se permite el lujo de adentrarse tanto en el País Vasco como en La Rioja para ampliar sus fronteras naturales.

Fuerte sectorización para evitar la competencia

En una comunidad pequeña como es la de Navarra, la competencia informática es elevada, según se desprende de las palabras de todos los distribuidores que operan en esta región. Para paliar sus efectos, los diferentes distribuidores han tendido a la sectorización. Este es el caso de Sein, un distribuidor navarro que se ha extendido a las comunidades limítrofes. En Sein pudimos conversar con su director gerente, Carlos Avila Asensio, que nos ofreció su visión de la distribución en la comunidad. Para él, "esta es una provincia relativamente pequeña dentro de lo que es el sector. Tampoco es que seamos demasiados, en teoría, sobre todo en lo que nosotros hacemos. Estamos muy sectorizados así que no nos topamos con excesiva competencia, ya que hay mucha gente que se dedica a otros sectores que nosotros no tocamos. De forma específica, hemos decidido orientarnos hacia la empresa, en particular, las PYMES; y no como un punto directo de venta salvo en casos aislados. No vendemos productos sueltos, nuestro nicho es la integración de sistemas. Montamos el hardware, las comunicaciones, los periféricos, el software e, incluso, los accesorios. En este sector vemos un mercado en alza, sobre todo dirigiéndose a las redes".

La implantación de la informática en el sector empresarial puede ofrecer una visión general de la posibilidad de negocio que pueden tener los distribuidores de informática. Para Carlos Avila, "aquí este tema está muy avanzado, aunque todavía existe el cliente de toda la vida. Es decir, es muy difícil encontrar una empresa que no tenga un sistema informático, pero también es cierto que muchas empresas tienen sistemas antiguos, algo que aumenta según se va descendiendo por la región. En resumen, la informática cubre casi todas las empresas de la comunidad, aunque existe mucha base instalada que podemos considerar antigua, muy básica".

La distibución de fuerzas no es equitativa dentro del trabajo de Sein. "Somos", nos comenta su director gerente, "una empresa de servicios. El hardware no es la actividad principal. Es una de las mayores, no cabe duda, una de las que más cuota de ventas alcanza, pero no es la principal. Nuestra facturación en servicios es muy importante. En cuanto al software, nosotros no lo tratamos directamente, sino que lo hacemos a través de empresas subcontratadas que, aunque no sean compañías pertenecientes al grupo, sí llevan trabajando con nosotros mucho tiempo haciendo el desarrollo de software, aunque el proyecto sea conjunto bajo la denominación de Sein".

Contactos con los organismos oficiales

Dadas las dificultades con las que pueden llegar a encontrarse los distribuidores es muy importante la ayuda de los organismos oficiales. En este sentido Carlos Avila nos comenta "en los sectores que tocamos hay una serie de proyectos y de acuerdos de la Diputación y la Cámara de Comercio. En concreto, en los terminales de punto de venta ha habido ayudas y proyectos de una gran cuantía para la instalación de estos dispositivos. Incluso se llegó a establecer una sociedad para gestionarlos".

Otra relación con la administración pública parece poco probable para el director gerente de Sein. Según afirma, "se trata de un sector más dirigido a fabricantes que a nosotros. Existe demasiada política por medio y a la hora de cobrar se hace tarde y en ocasiones mal. El riesgo económico es alto, ya no porque no llegue a producirse el cobro, sino porque se produzca con mucho retraso. Se maneja mucho material para ganar muy poco, y eso no nos interesa".

Otro distribuidor que tiene relación con la administración pública en Navarra es Computadores de Navarra, una de las pocas empresas de la comunidad que tienen su sede fuera de la capital, en este caso en el pueblo de Villaba, famoso por aspectos poco relacionados con la informática. Para que nos ofreciera la versión del mercado que tiene este distribuidor, conversamos con Asís Díaz, el adjunto a la gerencia. "Nosotros", nos comentó, "somos los únicos que hemos recibido de IBM el título de Centro de Sistemas, es decir, somos personal autorizado por IBM en cuestiones de redes. Puede haber otros distribuidores de equipos de IBM e, incluso, con sistemas AS/400, pero para la implementación de redes somos los únicos de Navarra. Por este motivo limitamos nuestro área de influencia a esta comunidad, aunque algunos clientes que tenemos puedan ser de fuera, pero son casos puntuales".

Como representante en la zona de una de las marcas de ordenadores con mayor renombre, Computadores de Navarra mantiene contactos con la administración local. Según Asís Díaz, "el nivel de informatización en Navarra, tanto a nivel empresarial como de la administración local es muy bueno, sobre todo en esta última. Además, ésta es un importante motor en el negocio informático, ya que ha puesto en marcha algunos programas de i

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios