DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 OCT 2001

Ingram Micro cambia su almacén y multiplica por tres su capacidad de almacenaje

Llevará parejo un cambio de estrategia para el mayorista
Juan R. Melara.
Es posible que el mercado que nos ha tocado vivir sea duro, que haya recesión, y que la crisis a fuerza de mentarla se desate sobre nosotros con fuerza inusitada. Todo eso es posible, pero no es menos cierto que el mercado no para de crecer, al menos en lo que a necesidades se refiere. Esta situación la ha estado viviendo Ingram Micro de primera mano los últimos años y el resultado es que el mayorista afincado en Barcelona ha cambiado de almacén con unas cifras más que significativas: ha multiplicado por tres su capacidad de almacenaje y ha establecido diferentes líneas de facturación capaces de procesar 1.000 bultos por hora.

La razón de ser de un mayorista, o por lo menos la génesis de su ser, es la capacidad logística, y en un momento como el actual en el que la situación económica impide al distribuidor asumir el más mínimo riesgo en lo que a mantener stock se refiere, la logística es cada vez más importante para adaptarse a las necesidades que impone el distribuidor. En este sentido, Ingram Micro ha dado un paso importante al cambiar de almacén “sin ningún tipo de incidencia y sin que el mercado se haya dado cuenta ya que durante el cambio simplemente hemos pasado del 99,9 por ciento de efectividad con el que trabajamos normalmente a un 99,6, algo imperceptible prácticamente para nuestros clientes”. Así comentaba Jaime Soler, director general de Ingram Micro cuál ha sido el proceso vivido, y agregó algunas cifras interesante como que “tuvimos que trasladar más de 150.000 bultos de 8.000 referencias diferentes. Tardamos 3 días completos en trasladarlo todo, pero hemos conseguido el objetivo y ahora mantenemos una óptima capacidad que permite a Ingram Micro mantener el nivel de servicio que proporciona a sus clientes y, así, todo pedido procesado antes de las 19 horas será entregado a lo largo del día siguiente, con lo que el dealer puede planificar fácilmente su trabajo con Ingram Micro”.

Algunas cifras a tener en cuenta
En las nuevas instalaciones, situadas en frente de las que Ingram Micro tenía hasta el momento, el mayorista dispone de un total de 12.000 metros cuadrados “lo que significa multiplicar por tres la capacidad que teníamos hasta el momento, además de centralizar todo en un único almacén cuando hasta ahora trabajábamos con cinco en la Península Ibérica, con la mejora que eso significa en cuanto a optimizar el tiempo y el trabajo”, apuntaba Soler. El nuevo almacén, asimismo, permite procesar hasta 1.000 bultos a la hora y almacenar más de 12.000 palets en cinco niveles.
Como resumen de la operación, Soler comentó que “creamos un gran centro logístico que agrupa bajo un mismo techo todas las actividades que hasta ahora teníamos dispersas, lo que además de una optimización del trabajo y del tiempo necesario para realizarlo va a significar una reducción en los costes asociados, además de mejorar el servicio a nuestros clientes”, pero reconoce que “nos teníamos que haber trasladado hace un año, pero por problemas asociados a la especulación del suelo, este proceso ha habido que retrasarlo y nos ha hecho pasar un par de años de apretones”. Dentro de todo este proceso de reestructuración, “el cash and carry que teníamos en San Sebastián de los Reyes desaparece”.

¿Automatización completa?
Uno de los temas que se preguntó a Jaime Soler es por qué un cambio de almacén y no una automatización completa de las nuevas instalaciones, a lo que el director general de Ingram Micro comentó que “un almacén absolutamente automatizado sólo se justifica cuando tienes un volumen de transacciones diario que supere las 4.000. Nosotros ahora estamos en torno a las 2.000 diarias y el almacén al que nos hemos trasladado nos asegura nuestro desarrollo para los próximos dos o tres años”. Si bien los responsables de Ingram Micro no quisieron valorar económicamente la inversión realizada en dicho almacén, sí comentaron a través de su director general, Jaime Soler, que “si lo hubiéramos automatizado absolutamente la inversión hubiera sido cinco veces mayor, y en este momento no se justifica”.

Ubicación geográfica
Otro aspecto importante, al ser un almacén desde el que se va a servir a toda España, era buscar la razón de mantenerlo en Barcelona en vez de trasladarlo a Madrid, que supone un centro geográfico que podría acelerar las entregas. En este sentido, Soler señaló que “el distribuidor valora que se le entregue rápido, pero sobre todo que se le entregue siempre y bien. España es un país con casi nula movilidad laboral, por lo que trasladarnos a Madrid hubiera significado cambiar totalmente la plantilla asociada a nuestro almacén y esto hubiera penalizado el servicio a nuestros clientes”.

Transportes propios para Madrid y Barcelona
Respecto a la importancia que para un mayorista tiene la reducción de costes, Soler comentó que “estamos trabajando en este área de forma importante, y prueba de ello es que tanto en Madrid como en Barcelona vamos a montar una estructura propia para entregar los pedidos, con camiones y conductores alquilados que coordinaremos directamente, lo que no sólo tiene ventajas en costes, sino también en servicios. Cuando llega una etapa de trabajo como la Navidad, cuando acostumbran a fallar todos los transportistas ya que el nivel de actividad sube mucho, el distribuidor precisa seguir trabajando de manera óptima, y esto es algo que podremos controlar a la perfección al trabajar con transportes propios”. Según las cifras que baraja el mayorista, esta forma de trabajo con camiones propios podría significar una reducción de costes que cifran entre el 25 y el 30 por ciento.


Jaime Soler, director general de Ingram Micro
“Ingram Micro se va a focalizar en los dealers que trabajan con la PYME”
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Las nuevas instalaciones de Ingram Micro van a significar además un cambio de posicionamiento del mayorista ya que, según su director general, “nos vamos a focalizar cada vez más en el distribuidor que trabaja con un cliente tan importante en España como es la PYME. Ahora, con el nuevo almacén, podemos asumir esta labor que va a suponer un crecimiento importante en el número de expediciones que realizamos a diario, además de un descenso del coste medio de cada expedición”.
Otro aspecto importante que va a influir en la forma en que los distribuidores españoles se relacionan con Ingram Micro, y que va a servir para reducir los costes asociados al trabajo del mayorista, está relacionado con la forma de realizar los pedidos. Así, Jaime Soler comentaba que “estamos trabajando cada vez más en nuestra web con el fin de incrementar de forma importante la realización de pedidos por esta vía”. Las previsiones de Ingram Micro apuntan a cerrar este año con un 20 por ciento de sus pedidos hechos por esta vía, y terminar el año 2002 con entre el 30 y el 40 por ciento.


Ingram Micro
Sant Ferrán, 52-68; Polígono Almeda; 08940 Cornellá de Llobregat (Barcelona) - Teléfono: 93 474 90 90 - Fax : 93 474 90 08 - Internet: www.ingrammicro.es

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios