DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 MAY 2000

Hyporium, el comercio electrónico para el canal de distribución

Hyperchannel llega a España
Cristina Machado.
En un tiempo en el que muchas de las grandes y las pequeñas figuras de canal están invirtiendo esfuerzos en poner en marcha sus propias páginas Web, Hyperchannel llega a España con el lanzamiento de Hyporium, un servicio business-to-business dirigido a todas las figuras que forman parte del canal de distribución de las Tecnologías de la Información. Aunque surge como un complemento, según el director general de Hyperchannel para España y Portugal, Miguel Ángel Braojos, “en el futuro se consolidará la tendencia a considerar los servicios de comercio electrónico como una actividad más a contratar a un proveedor de servicios, no como un coste de desarrollo interno, como ya ocurrió con la industria del software”.

Hyporium es una herramienta complementaria para potenciar las soluciones propietarias de los mayoristas de comercio en la Red. Según Miguel Ángel Braojos, “es el complemento ideal para que un mayorista pueda rentabilizar su inversión en comercio electrónico, dando mayor visibilidad a su aplicación e incluso siendo parte del mercado electrónico”. Hoy en día, parece que la Web no es sólo comercio electrónico, sino también una forma de potenciar la propia imagen corporativa de las entidades. Es un lugar desde el que las compañías proporcionan información, formación, soporte técnico e, incluso, algunas ofrecen sus programas de acreditación exclusivamente desde la Web. Según Braojos, el objetivo de Hyperchannel es apoyar al canal de distribución y ayudarle a conseguir y mejorar su volumen de negocio de forma más sencilla y cómoda y, añade, “Internet es sólo un medio de comunicación. Hyperchannel ofrece al canal la forma de maximizar el alcance de su mensaje en este nuevo medio sin tener que dedicar recursos muy valiosos a realizar sus pruebas y ensayos. Es una empresa especializada en rentabilizar este nuevo medio sin tener que aventurarse con costosas soluciones propietarias y ofreciendo beneficios desde el primer momento”.
Tan sólo ha pasado un año desde que este servicio se lanzara por primera vez en Gran Bretaña. Ahora, comienza su andadura en España donde el modelo que impera en el canal de distribución es el lineal: desde el fabricante, pasando por el mayorista y el distribuidor, hasta el usuario final. Braojos asegura que el modelo que se avecina es muy diferente, con una estructura cambiante y con nuevas figuras. Uno de esos nuevos integradores del canal sería lo que denominó distribuidores de Internet o Web resellers. Las ventajas de este tipo de distribuidores se encontrarían en unas transacciones inmediatas y un modelo más simple, aunque se mostrarían más débiles en lo referente a la integración, el coste, el crédito y el contenido.
Los servicios que ofrece Hyporium están divididos en dos niveles, el de Mercado Electrónico y el de Almacenes Web. En el primero, los fabricantes podrán publicar su catálogo completo de productos y la información correspondiente. Por su parte, el mayorista también mostrará su catálogo de productos para que los distribuidores puedan consultar la oferta, la cantidad de unidades disponibles y los precios a los que se comercializan. Los Almacenes Web permitirán que los distribuidores dispongan de su propio almacén Web en el que insertar su oferta de productos y desde el que venderlos, junto con los servicios, al cliente final.

Menos costes
Uno de los principales beneficios que desde Hyperchannel se destaca de su nuevo servicio business-to-business, es el de reducción de costes. Esto se debe a que, por un lado, se elimina el número de llamadas que tanto el distribuidor como el mayorista deben realizar por cada transacción, ya que sólo es necesario realizar una conexión a Internet. La media de llamadas que se necesitan en la actualidad se estipula en tan sólo 3,3 pero, explica Braojos, “es necesario que exista una persona a cada lado del teléfono al mismo tiempo. Mediante Hyporium, las compras rutinarias, de bajo volumen o simplemente sencillas, se pueden agilizar”. El método de pago es el mismo que se realiza en la actualidad, entre el distribuidor y el mayorista, por lo que los costes relativos a este punto quedan igual que estaban. Según los datos con los que cuentan en Hyperchannel, ofrecidos por Bristish Telecom, el coste medio del proceso de la transacción realizada por el método tradicional se sitúa en 50 euros, 8.319 pesetas, mientras que si se efectúa a través de Internet, se reduce a 5 euros, 832 pesetas.
Los beneficios que Hyporium obtiene con su servicio llegan a través de un porcentaje fijo. Así, al total de cada transacción realizada, se le cobra un 0,25 por ciento, aunque tiene un límite de 25 euros. Es decir, aunque el 0,25 por ciento del valor total sea mayor de 25 euros, la cantidad no superaría este máximo. En la actualidad, el que debe pagar este porcentaje es el mayorista pero, según informan fuentes de Hyperchannel, algunos fabricantes se han ofrecido a financiarlo parcial o totalmente.
Con todo esto, cada una de las figuras del canal puede salir beneficiada, según la compañía, de distintas formas. Por un lado, el fabricante, además de dar a conocer su marca y su catálogo, puede localizar sus ofertas y anunciar el lanzamiento de productos o acelerar el proceso de compra y realizar un control más exhaustivo de su inventario. Los mayoristas salen beneficiados porque, según informan, muchos no pueden hacer frente a los gastos que conlleva el mantenimiento de un sistema business-to-business como el que Hyporium les ofrece y porque reducen sus gastos. Por su parte, el distribuidor cuenta con la facilidad de poder acudir a esta base de datos para comprobar la existencia de productos de los diferentes catálogos de los mayoristas y, además de reducir sus gastos, tiene acceso a información sobre prestaciones, disponibilidad y precios en tiempo real. El distribuidor tiene también la posibilidad de comprobar, cuando quiera, la cantidad y el estado de las transacciones que ha efectuado. Hyperchannel ofrece también a esta figura la opción de disponer de una página Web propia desde la que comercializar sus productos y servicios. En cuanto al usuario final, destacan que le será más fácil hacer la compra por Internet, puesto que podrá comprar sin desplazarse, así como la disminución del precio de los artículos como consecuencia de la reducción de los costes que se generan a lo largo del proceso.
Se podría pensar que no es nada nuevo porque muchos de estos servicios ya se ofrecen en las páginas Web propias de las compañías, pero Braojos asegura que “el fin primordial de Hyperchannel es el comercio electrónico. Por tanto, la documentación de apoyo a los catálogos de los mayoristas, que proviene de los fabricantes, no es protagonista de la solución, sino complementaria. Además, en un solo punto de información se puede acceder a toda la documentación, catálogos y hojas de datos de diversos fabricantes, sin tener que abrir múltiples sesiones. La información que se consulta está actualizada y es de uso comercial, dado que ayuda a productos en venta en el mercado electrónico. Ésta es una diferencia fundamental con las Web tradicionales de información al cliente o al canal que, a su vez, potencia las Web ya disponibles porque podemos enlazarlas a nuestra aplicación y dar un servicio completo al canal de distribución”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios