DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 MAY 2003

Fabricantes, mayoristas y dealers, actores clave en las pérdidas generadas por el mercado paralelo de TI. La venta de productos pirata puede reducir beneficios y dañar seriamente la reputación de las marcas

Mª Luisa Melo.
El conocido como mercado “gris” de hardware de Tecnologías de la Información cada vez va incrementando su peso y moviendo cantidades superiores. De hecho, ya alcanza un valor de casi 40.000 millones de euros, según el estudio “The Grey Market” de la consultora KPMG. Para completar la visión acerca del mercado gris de productos informáticos, especialmente en el área de software, Dealer World ha hablado con Carlos Manuel Fernández, director de relaciones institucionales de BSA (Business Software Alliance).

El mercado paralelo de hardware genera unas pérdidas anuales a los proveedores de hasta 5.000 millones de euros. Una de las principales causas es el desvío que se produce de productos desde un canal de distribución oficial a otro importado de un país. Dos son los principales riesgos que genera el desarrollo de este mercado paralelo de hardware. Y es que hay que tener en cuenta que más allá de los costes financieros que arrastra, y que se van incrementando anualmente, la mayoría de los productos electrónicos que se comercializan a través de este canal paralelo provocan evidentes riesgos y falta de seguridad para los usuarios que los adquieren.
Así queda reflejado en el análisis desarrollado por la consultora KPMG en colaboración con la “Alianza del mercado anti-gris” (AGMA), constituida en 2001 por Apple, 3Com, Compaq, Hewlett Packard, Nortel y Xerox. El estudio ha sido elaborado en base a una encuesta efectuada entre directores de alto rango de empresas OEM, distribuidores y mayoristas.

El mercado pirata bajo lupa
La realidad nos lleva a dirimir que este tipo de productos acaba en manos de clientes que desconocen su procedencia y quienes terminan averiguando cuál ha sido el canal de distribución después de adquirirlos. De esta forma, verifican demasiado tarde que los productos adquiridos carecen de garantía e incluso que están anticuados o descatalogados.
El estudio muestra cómo distribuidores e intermediarios no respetan los acuerdos de distribución, utilizan información incompleta, falsean las identidades de los clientes finales en programas de descuentos especiales e incluso falsifican documentación para adquirir bienes de fuentes autorizadas que, posteriormente, venden en el mercado pirata.
Asimismo, el 62 por ciento de los encuestados identificó situaciones en las que productos rebajados para un usuario determinado nunca llegaron a sus manos, mientras que un 86 por ciento se refirió a casos de reclamaciones por descuentos inapropiados.
Igualmente, según el estudio de la consultora, ven pocas ventajas en el mercado pirata. Mientras que más del 75 por ciento se muestra preocupado por la baja calidad y la inexistente atención al usuario, el 92 por ciento cita como un riesgo importante la compra de productos en el mercado pirata.
Sin embargo, distribuidores e intermediarios encuentran interesantes los precios competitivos del mercado pirata. Un 71 por ciento de los distribuidores encuestados cree que es inevitable comprar productos piratas para ser competitivo en precio y lograr un equipamiento completo, a pesar de que un 81 por ciento de los distribuidores considera que su posición competitiva mejoraría con la desaparición de las falsificaciones.
Finalmente, es relevante el hecho de que tan sólo un 33 por ciento de los integradores encuestados ha confesado que dedican recursos a luchar contra el mercado de las falsificaciones.

¿Quién tiene la última palabra?
“Hasta ahora no se ha hecho frente a este importante problema de forma suficientemente enérgica y no hay duda de que el mercado de falsificaciones sigue creciendo año tras año”. Así de tajante se ha manifestado Eduardo Perelló, socio director del área de electrónica de la firma consultora KPMG.
De esta forma, “los fabricantes no sólo deben actuar consecuentemente contra el impacto negativo que produce esta situación, tanto en sus beneficios como en la imagen de sus marcas, sino también incrementar sus controles externos e internos. Si quieren ganar la batalla al mercado de las falsificaciones e incrementar sus beneficios, han de mejorar sus relaciones con los canales de distribución. Sólo de este modo mejorarán su situación”, concluye Perelló.
“Podemos considerar que el mercado "gris" es similar al mercado de agentes independientes, pero su característica principal radica en el hecho de que el dealer no está autorizado por el fabricante”, explican fuentes de la consultora.
“El mercado gris es una seria amenaza para los fabricantes, los clientes y para los canales de distribución autorizados”, ha concluido Marie Myers, presidenta de AGMA, quien ha añadido: “si no se utilizan los mayoristas oficiales y los distribuidores certificados, los clientes sufren el riesgo real de comprar productos sin garantías. Esto no sólo afecta a los usuarios finales, sino también a la reputación de los fabricantes y a su imagen corporativa”.
“Si bien hasta el momento, éste ha sido un problema conocido, pero no investigado, lo cierto es que últimamente se trata de un mercado que está en pleno desarrollo”, han explicado fuentes de la consultora KPMG.

¿Y qué hay del mercado de software?
En cuanto al mercado de software, España es, después de Grecia, el país de Europa Occidental con mayor índice de piratería. Exactamente, el 49 por ciento del software que se utiliza en nuestro país tiene un origen o se distribuye a través de cauces ilegales, en un 70 por ciento en el segmento de las PYMES y en un 48 por ciento a manos del canal de distribución.
De hecho, durante el año pasado 2002, la BSA llevó a cabo más de 470 acciones legales contra empresas españolas que, presuntamente, atentaron contra la propiedad intelectual del software. De estas acciones, 351 corresponden a empresas que, presuntamente, utilizaron software de origen ilegal y el resto acciones contra el canal de distribución informático por presunta copia y distribución de material ilegal. Este hecho nos da la pauta para verificar el nivel de fraude existente en el canal.
En cuanto a las causas que provocan esta situación, Carlos Manuel Fernández, director de relaciones institucionales de BSA, alude a la existencia de un canal de distribución muy complejo y saturado. “España tiene más de 10.000 dealers, lo que refleja que estamos antes un canal muy cambiante y exagerado en número para nuestro país, si lo comparamos con el Reino Unido o Francia, por ejemplo”. Uno de las remedios que ayudaría a solucionar el problema del mercado paralelo de software en España sería la “profesionalización del canal” según el director de relaciones institucionales de BSA, “para dar un mejor servicio a las empresas y los usuarios”.
Los datos de la BSA demuestran que la tendencia, pese a las medidas puestas en marcha, es al aumento, ya que desde hace más de cinco años el índice de delito informático es de un 40 por ciento en el canal de distribución de nuestro país.
Las aplicaciones que resultan más pirateadas son, en su mayoría, productos ofimáticos, sistemas operativos y de diseño gráfico, así como aplicaciones multimedia y de tratamiento de imágenes.
En lo que respecta al tipo de medidas que deberían ponerse en marcha para reducir el fraude en el mercado de software en el canal, Fernández resume

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios