DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 MAY 2002

"Estamos cambiando el discurso de la red, y para el canal eso es importante"

Néstor Carralero, director de marketing de 3Com para el sur de Europa
Miguel A. Gómez.
La tecnología XRN se presenta como una nueva alternativa y una oportunidad de negocio para el canal de distribución. En las páginas anteriores hemos ofrecido un completo repaso tecnológico de esta tecnología y sus posibilidades, y ahora queremos complementar estas pinceladas con una entrevista con Néstor Carralero, director de marketing de 3Com para el sur de Europa, quien nos explicará algunas de las claves comerciales que ofrece esta novedad.

En primer lugar, quisimos conocer qué es esta tecnología y qué aporta al canal de distribución. Tal y como nos explica Néstor Carralero, “las siglas XRN significan eXpandable Resilient Networking y lo que supone es una nueva arquitectura, basada tanto en componentes de hardware como en software, destinada a construir backbones o núcleos de redes LAN / MAN redundantes basados en tecnología Gigabit Ethernet. Aunque XRN no es una tecnología de planta su flexibilidad nos permite utilizar los mismos equipos tanto en ésta como en el backbone, activando únicamente las funciones propias de redundancia XRN en aquellos equipos que así lo requieran. La gran aportación que hace esta tecnología a este segmento del networking es que se plantea una alternativa a las soluciones tradicionales de backbone colapsado. Hasta ahora, la forma de construir los núcleos de red se ha basado en conmutadores de planta que, mediante conexiones generalmente de alta capacidad denominadas troncales, se enlazan con el conmutador central el cual se caracteriza por su elevada capacidad de proceso dado que en él confluye “todo” el tráfico de la red. Por otra parte esta situación se plantea en un entorno en el que las empresas y sus dirigentes son plenamente conscientes del papel que juegan las redes y del impacto que cualquier fallo o caída de las misma supone en sus negocios. Por ello cada vez son más las compañías que imponen como requisito a sus redes el factor redundancia, y si hasta ahora no han sido más las empresas que han instalado redes redundantes probablemente se deba al coste que éstas han tenido”.
“Hasta ahora, si intentábamos redundar una solución tipo backbone colapsado, debíamos empezar por redundar o duplicar cada uno de los elementos críticos del propio conmutador central: empezando por las matrices de conmutación, la fuente de alimentación, o los ventiladores; pero si queremos llegar al máximo nivel de redundancia es preciso instalar dos conmutadores, uno primario y el otro secundario, interconectados entre si para que, en el caso de fallo de uno de ellos, el otro entre en funcionamiento de forma automática. Además el propio diseño de este tipo de arquitecturas de red requiere habilitar dos enlaces desde cada conmutador de planta: uno al conmutador principal y otro al secundario, lo que, entre otras consideraciones, resulta muy costoso, ya que estamos hablando de duplicar prácticamente toda la inversión para asegurarnos el índice de redundancia deseado”.
Y en este análisis, tal y como nos explica Carralero, “es en lo que nos fundamentamos para decir que estamos cambiando la cara al networking. XRN permite implementar redes redundantes con inversiones entre un 25 y un 40 por ciento más económicas. O también podemos verlo desde otra perspectiva, con XRN las empresas pueden disponer de una red redundante con el nivel de inversión realizado para desplegar redes sin redundancia, proporcionando una arquitectura para redes redundantes más potentes, más optimizadas y más económicas”.

El papel de XRN
Resulta difícil entender “como, en el entorno económico actual, las empresas pueden justificar y afrontar el gasto asociado a un equipo cuya función es la redundancia pasiva.
En este orden de cosas, XRN viene a aportar una alternativa a esta arquitectura, ineficiente para las empresas, no sólo desde el punto de vista económico que como señalábamos anteriormente puede llegar a ser hasta un 40 por ciento más costosa, sino también desde la perspectiva de optimización y aprovechamiento de los recursos y de sus capacidades”.
En una solución XRN “todos los equipos y enlaces están activos por lo que cada conmutador o troncal que se incorpore a la red está aportando capacidad a la misma. Por otra parte es posible agrupar conmutadores en bloques de dos, cuatro o seis equipos para conformar lo que denominamos un fabric distribuido, o lo que es lo mismo, una entidad de conmutación redundante en la que el fallo de alguno de sus integrantes queda cubierto por los restantes elementos del fabric, evitando tediosos recálculos de tablas que suponen paradas en el funcionamiento de la red”.

Otros beneficios para el responsable de TI de la empresa
Tal y como señala el responsable de marketing de la compañía para el sur de Europa, “en una arquitectura de backbone colapsado las empresas realizan inversiones a las que no les puede sacar todo el partido que les gustaría, por ello XRN contempla un concepto muy interesante que denominamos Invierta según crece. Y para ilustrarlo consideremos los siguiente puntos: la mayoría de las empresas que cuentan con una solución de backbone colapsado seguramente cuenten con equipos chassis de alta capacidad de conmutación. Estos equipos disponen de un elevado número de slots que serán utilizados por matrices de conmutación y por módulos de conectividad. En un muchos casos, se producen tres circunstancias comunes a la mayoría de las empresas, los equipos chassis adquiridos disponen de un número de slots muy superior al que incialmente necesita la empresa, se ha equipado el chassis con una matriz de conmutación algo superior a la capacidad que necesita nuestra compañía. Para dotar de redundancia al sistema ha sido necesario incorporar una segunda matriz en cada chassis (por si la primera se avería) y si nuestra empresa necesita máxima redundancia se habrá adquirido un segundo equipo que haga la función redundancia del primero. Si analizamos con detenimiento las circunstancias que han llevado a nuestra empresa a seguir los pasos anteriores, veremos que se ha debido a una única razón: Hemos optado por una solución que no se quede corta ya que la inversión a realizar era importante y no podíamos permitirnos que ésta se quedara pequeña y tuviéramos que cambiarla antes de amortizarla. Pues bien aquí es donde entra en juego el concepto “invierta según crece” de XRN. ¿Para qué adquirir un chassis con, por citar un número, 12 slots de lo cuales 6 slots se quedan libres (libres sí, pero gratis no) si no los necesito ni tampoco se si los necesitaré en el futuro, o más aún, cuando los necesite seguro que habrá aparecido algo más innovador que posiblemente no aconseje abordar dicha ampliación sobre el equipo en cuestión? ¿ Para qué comprar matrices de conmutación de más capacidad a la necesaria que, además de costar más (y además por duplicado, ya que es un elemento crítico y tendrá que estar redundado) voy a tener que tirar a la basura si por alguna razón tengo que utilizar los 6 slots que dejé libres? ¿ No es más lógico y sencillo adquirir un equipo con las capacidades adecudas y si necesitamos más, añadir otro y si hace falta más incorporamos un tercero y así sucesivamente? Pues bien, esto es exactamente lo que aporta XRN con su funcionalidad “invierta según cre

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios