DISTRIBUCIÓN | Noticias | 28 ABR 2020

"En momentos de cambio como los que vivimos, la aportación del Canal es esencial"

Rogelio Polanco, ‘Quality’ manager de Alhambra IT, cree que, ahora más que nunca, el Canal ha de seguir apoyando el proceso de cambio y de mejora de las organizaciones.
Rogelio Polanco, ‘Quality’ manager de Alhambra IT
Rogelio Polanco, ‘Quality’ manager de Alhambra IT.
Víctor Manuel Fernández

Hoy es turno de conocer la opiión de de Rogelio Polanco, Quality manager de Alhambra IT, acerca de cómo se producirá el anunciado desconfinamiento. Entrevista que formará parte de un reportaje que dedicaremos a esta medida en nuestro próximo número de DealerWorld.

Una situación desconocida la que vivimos, ¿no lo cree?

Desde luego. No hemos conocido una situación similar a la generada por la crisis del COVID-19. Sin embargo, debemos ser precavidos, tomar las medidas necesarias para la seguridad de nuestros empleados y clientes y, a partir de ahí, intentar desarrollar la actividad con la mayor normalidad posible. Aunque debemos tener en cuenta que, al menos a corto-medio plazo, las cosas serán muy diferentes a como lo eran antes de todo esto.

· ¿Qué escenario prevé?

La vuelta progresiva a una situación de normalidad —entendiendo por ello empezar a ver más movimiento en la calle y en las empresas, así como que las actividades profesionales vuelvan a ser más presenciales que virtuales— será posible gracias al apoyo en los medios tecnológicos que han permitido mantener la actividad de muchos sectores en las últimas semanas: teletrabajo, videoconferencias, virtualización de puestos informáticos… Toda esta digitalización acelerada puede provocar que todas aquellas transacciones que se han visto forzadas a ser automatizadas o digitalizadas, lo sigan siendo, pasado el confinamiento.

Pero ¿cree que todo que acaba de decir de desarrollará de manera rápida, o habrá que esperar para ver estos procesos en marcha?

Estos procesos han de ser establecidos a una velocidad de vértigo. Luego, será el momento de centrarse en el aseguramiento de estas nuevas formas de trabajar y de relacionarse. Es decir: más capacitación para que los trabajadores saquen el máximo partido de los medios técnicos, más seguridad en los datos y las transacciones que han sido implantadas de manera casi inmediata (en algunos casos sin completar del todo el análisis sobre la seguridad en el tratamiento de datos), y aprovechar el momento para implantar soluciones que nos ayuden en posibles escenarios futuros donde nos veamos en un problema similar: digitalizar procesos auxiliares que se han quedado parados por el confinamiento, empleo de tecnologías para la seguridad en las oficinas como las cámaras con medición instantánea de temperatura corporal, etc.

¿Cree que esta receta servirá para amortiguar una caída que todos los expertos aseguran que será dura?

Dependerá mucho del sector que se trate y de cómo de progresiva sea la vuelta a la actividad, no sé si “normal”, pero sí cuanto menos a un punto en el que los procesos de la economía en general se parezcan más a lo que teníamos antes. Si los ciudadanos en general salimos de casa deseando recuperar nuestro estilo de vida, nuestras relaciones y nuestra forma de trabajar, posiblemente recuperemos pronto unos niveles razonables de actividad. Si, en cambio, hay falta de confianza en el futuro y retrasamos nuestra vuelta a la vida anterior a la crisis, nuestras compras, y nuestro estilo de vida en general, lamentablemente retrasaremos la recuperación. 

¿Se atrevería a vislumbrar un plazo de recuperación?

Como en cualquier crisis, la confianza en el futuro juega un papel importante en lo que hacemos en el presente, y con ello, nosotros mismos nos condicionamos como sociedad y como país. Falta también por ver el papel del Gobierno en todo este proceso de vuelta a la normalidad, y cómo usará las herramientas de que se dispone para generar esa confianza.

Asimismo, ¿considera que el mercado está preparado para lo que vendrá después, o supondrá comenzar una nueva manera de trabajar como no hemos conocido hasta la fecha?

Posiblemente no será todo igual, pero tampoco será todo distinto. Basado en la experiencia de estas semanas y en el proceso de vuelta a una cierta normalidad en las relaciones personales y profesionales, la propia iniciativa del mercado se adaptará a los cambios, a las nuevas demandas, y será capaz de generar soluciones a los problemas que se presenten. Habrá mucha prueba y error, pero en cualquier proceso de cambio tan importante como este se generan nuevas ideas y se fomenta la innovación. No seremos lo mismo que antes de la crisis como sociedad, eso seguro, pero sin duda seremos mejores cuando superemos este bache.

¿Es ahí donde la tecnología tendría que erigirse en herramienta capital para impulsar la puesta en marcha de este país lo antes posible?

Tecnológicamente nos hemos visto forzados a adaptar soluciones digitales para el puesto de trabajo que hubieran llegado igualmente, pero en cuestión de años, no de semanas o incluso días. Muchos miedos al empleo masivo de las tecnologías informáticas y las telecomunicaciones han sido superados por la necesidad de dar una respuesta a la producción y a continuar con el trabajo sin poder ir al puesto en la oficina. Y se ha logrado. Por tanto, existían los medios para hacerlo, se han adaptado muchos de los procesos organizativos para poderlo llevar a cabo, pero es cierto que sin la presencia del COVID-19 hubiéramos priorizado otro tipo de actividades y cambios en las organizaciones a nivel organizativo y de uso de medios tecnológicos en los procesos de trabajo.

Y pensando en la vuelta a la normalidad, primero tendremos que plantearlos qué es lo normal ahora. ¿Es normal volver al papel cuando los procesos se han digitalizado con éxito o tiene más sentido terminar de pulir este camino en aquellas organizaciones que lo tienen a medias?

· ¿Cree que el teletrabajo se mantendrá como forma de trabajo?

Sería descabellado pensar que todos los que ahora teletrabajan lo seguirán haciendo pasado el confinamiento, ya que se prevé una incorporación paulatina a los puestos de trabajo habituales. Sin embargo, sería igual de ilógico pensar que nada va a cambiar. Muchas compañías están viendo cómo sus equipos siguen trabajando desde casa “como si nada”, teniendo en cuenta las situaciones excepcionales (estrés emocional, hijos en casa, etc.). Ahora todos somos un poco más conscientes del potencial del teletrabajo y, sin duda, habrá cambios sustanciales en los próximos años.

· En cuanto al Canal, ¿será la pieza del engranaje que puede echar a andar de nuevo a este país?

Jugará un papel esencial, como lo ha hecho durante la crisis. Necesitamos seguir dando una respuesta a la demanda de la economía en general, de las empresas, de las personas… Y en momentos de cambio como los que hemos vivido estas semanas y como los que seguiremos viviendo, la aportación del canal —estando ahí dispuesto a prestar servicios que den respuesta a los nuevos requisitos, y a seguir apoyando el proceso de cambio y de mejora de las organizaciones— es esencial.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios