DISTRIBUCIÓN | Noticias | 22 SEP 1999

El terremoto de Taiwan también afecta al canal de distribución

Sin olvidar las centenares de personas desaparecidas como consecuencia del terremoto, el canal de distribución está sintiendo ya los primeros efectos del desastre natural ocurrido en uno de los principales países asiáticos donde se fabrican multitud de elementos informáticos.
Arantxa Herranz
El movimiento de tierras acontecido el pasado lunes en Taiwan también se va a dejar sentir en el sector de las Tecnologías de la Información. A pesar de que las fábricas no se han derrumbado, el simple corte del suministro eléctrico ha hecho que se tuvieran que desestimar enormes partidas de chips, tarjetas y memorias, entre otros productos. Esto ha conllevado la escasez en el suministro de los productos y la subida del precio de los mismos, que en algunos casos puede llegar a suponer un aumento de hasta el 60 por ciento. Por eso, algunos mayoristas, como Santa Bárbara, ya han recibido la correspondiente notificación de algunos fabricantes de anulación de pedidos y, sobre todo, de precios establecidos. Estos mismos mayoristas piden comprensión a los distribuidores, puesto que “ahora mismo no nos podemos comprometer ni en precio ni en plazos de entrega”.
Estas mismas fuentes señalan que el 30 por ciento de la producción mundial de memorias, procesadores y otras tarjetas se realiza en Taiwan. Aunque las primeras consecuencias del terremoto ya se han hecho notar, parece ser que la mayor repercusión puede producirse en un plazo de dos meses, coincidiendo con la campaña de Navidad. Un periodo en el que la demanda aumenta considerablemente, por lo que, unido a una escasez de la oferta, puede conllevar una elevada subida de precios en el sector.
Desde hace algún tiempo, el país asiático se está perfilando como uno de los mayores productores de chips pero, según las informaciones llegadas del país, el terremoto de 7,6 grados en la escala de Ritcher apenas afectó al principal parque industrial y los edificios apenas sufrieron daños. Sin embargo, las comunicaciones y la red eléctrica sí se vieron afectadas, como en el resto del país, lo que “estropeó” una parte importante de la producción de los componentes anteriormente indicados. Para hacerse una idea del volumen que puede mover este país, señalar que, según Market Intelligence Center, consultora del Insitituto Gubernamental para la Industria de la Información, el año pasado el total del valor de los productos de hardware fabricados en el país ascendió a los 33.600 millones de dólares. Asimismo, los fabricantes taiwaneses vendieron 6 millones de portátiles, esperándose que este año fueran 8,2 millones.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios