DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 JUN 2007

El Instituto de Empresa analiza el canal de distribución

Paula Bardera.
Bajo el título de “Broken Networks. Riesgos e incertidumbre en la cadena de suministro”, responsables de diferentes firmas nacionales e internacionales han analizado en Madrid el mejor modo de gestionar las cadenas de suministro. Así, han participado desde grandes retailers como Leroy Merlin a fabricantes con redes internacionales como Airbus u organismos internacionales para la paz como el de Naciones Unidas.
Aunque no hubo ningún caso específico dedicado al canal de distribución informático, lo cierto es que el caso que más se aproxima a los modelos de negocio que se suelen dar en las TI es el de Leroy Merlin, un gran retailer acostumbrado a trabajar con alta rotación de producto y marcado por las demandas de sus clientes. Tal y como explica Luis Herrero, portavoz de la compañía, en un modelo de negocio como el de Leroy Merlin, es fundamental tener en cuenta los posibles riesgos en logística que se pueden producir y que, en muchos casos, son difíciles de predecir.
No se trata únicamente de accidentes, sino también de huelgas o, por ejemplo, incidencias en los puertos, pues “se trata de un mercado en el que todos necesitamos los mismos productos al mismo tiempo, por eso es muy importante contar con la colaboración de los proveedores y mantener las buenas relaciones con ellos, pues nos enfrentamos a una gran complejidad y saturación del mercado”.
Desde el punto de vista de este responsable, es necesario, si se desea mantenerse a flote en la cadena de distribución, “disminuir el stock, aumentar la productividad y flexibilidad, así como la presión, pues todos estos elementos de forma conjunta aumentan el riesgo y todos queremos ser más ágiles. Además, en nuestro caso, intentamos controlar toda la cadena desde la demanda, para ello, utilizamos al máximo posible las predicciones. De hecho, en una compañía como la nuestra, llegamos a hacer cientos de predicciones a la semana para cubrir nuestras necesidades y no romper el stock”.
En definitiva, desde un retailer como Leroy Merlin, consideran que es fundamental analizar con tiempo la evolución de la demanda y, por ello, intentan maximizar la disponibilidad de producto. “Aunque en nuestro catálogo, tenemos alrededor de un 80 por ciento de referencias muy difíciles de predecir”, explica Luis Herrero, quien continúa matizando que “intentamos movernos de un sistema de red en el que el que el control lo tiene el suministrador, a otro en el que el control lo tengamos nosotros mismos”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios