DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 OCT 1998

Cofiman asume la obtención de la ISO 9002 como un nuevo aspecto diferencial con respecto a su competidores

Cofiman ( Tel . : 953 35 50 00 ) decidi# hace más un año unirse a la lista de fabricantes que apuestan por ponerse en las enjuiciadoras manos de AENOR con el objetivo de pasar el examen que les otorga una de las máximas calificaciones con relaci#n a la calidad de la producci#n, la ISO 9002 . Finalizadas las auditor#as a las que los departamentos de Cofiman se han visto sometidos, Virginia Gasch, directora de marketing de la compañ#a ensambladora, notific# a Dealer World 15 que la prueba hab#a sido superada con #xito .

Tal y como Gasch coment#, Cofiman cuenta ya con un nuevo aspecto diferencial respecto a sus competidores . “La obtenci#n de este tipo de certificados de calidad no es una nota común entre el segmento integrador del que formamos parte . Si exceptuamos a Investr#nica, pocos son los ensambladores que han decidido someterse a esta prueba”, afirm# . Según Gasch, Cofiman es el primer ensamblador/distribuidor que lo obtiene en Andaluc#a . “Las multinacionales s# que cuentan con estos certificados . Sin embargo, como compañ#a nacional, podemos decir que somos casi pioneros”, aclar# la responsable .

El largo camino hacia la ISO 9002

Para poner en antecedentes a los que no conozcan el procedimiento que AENOR sigue a la hora de otorgar este reconocimiento, valga decir que dos son las certificaciones más reseñables que este organismo procura si atendemos a la realidad en la que opera un ensamblador como Cofiman: las normas ISO 9001 e ISO 9002 . Tal y como comentaba Gasch, la primera de ellas está dirigida a evaluar el diseño del producto, mientras que la segunda certifica su calidad y la de los procedimientos asociados al mismo . “Aunque nosotros tambi#n diseñamos, la norma que realmente nos correspond#a como integradores era la ISO 9002 . #sta observa la calidad de los equipos y los procedimientos que se siguen para chequear su calidad, el montaje o los pedidos”, explicaba . Es decir, todo aquello que se encuentra relacionado con la calidad del producto fabricado, servicio prestado a clientes, producci#n de equipos informáticos mediante la integraci#n de subsistemas de componentes y a la comercializaci#n de los equipos producidos .

Concretamente, la implantaci#n de este sistema de seguimiento de la calidad se ha llevado a cabo durante año y medio y ha comprendido cuatro fases . La primera de ellas corresponde a la formaci#n . Según señala Cofiman, los integrantes del departamento de calidad han tenido que informarse exhaustivamente acerca de la norma ISO 9000 . En segundo lugar, y en referencia al apartado del diseño, el ámbito de actuaci#n, la pol#tica y los objetivos de calidad han tenido que ser redefinidos, hecho que incluye al personal que en su d#a gestion# este proceso de implantaci#n .

En tercer t#rmino, Cofiman ha tenido que someterse a un proceso de análisis sobre la situaci#n en que la compañ#a se encontraba con respecto al cumplimiento de las normas de calidad, para lo que se han redactado manuales de calidad, procedimientos e instrucciones de trabajo . Al fin, la cuarta fase comprend#a la implantaci#n definitiva . Fue en ella donde se asent# el sistema de calidad y se apreciaron las mejor#as o, en su caso, las no conformidades o faltas .

En palabras de Gasch, el procedimiento a seguir queda estructurado en diferentes paquetes . “A trav#s de ellos”, afirm#, “se regula todo el funcionamiento de los procesos asociados a la calidad . Por ejemplo, el pack 09 controlaba los procesos relacionados con las ofertas y las comunicaciones externas . En #l estaban involucrados diferentes departamentos, como el comercial, compras o marketing . As#, el 09 explicaba cuáles son los pasos que #stos deben para sacar una oferta . Lo que luego controla la auditor#a de calidad para concederte la certificaci#n de calidad es que esos pasos se cumplen según ha sido estipulado” . De esta manera, todos los pasos interdepartamentales quedan formalizados .

Cofiman ha venido acometiendo estos nuevos procedimientos durante año y medio . Los pasados 1 y 2 de julio, dos auditores de AENOR certificaron la calidad tras reunirse con los directores de los distintos departamentos . Cabe explicar en este punto que en el momento en el que se hubiesen apreciado disconformidades graves AENOR habr#a denegado el certificado de calidad .

En el caso concreto de Cofiman, el ensamblador registr#, según confirm# a Dealer World 15 el director t#cnico y de calidad de la compañ#a, C#sar Arenas, 7 no conformidades o faltas leves . A este respecto, Arenas coment# que “el bajo número de errores sorprendi# a los auditores, ya que el l#mite que te permiten está entre 20 y 25” . Con la intenci#n de que Cofiman, o cualquier otra compañ#a que deseara someterse a este control, pudiera solventar estos pequeños desajustes, AENOR ofrece un plazo determinado de tiempo para que, terminado #ste, pueda presentar las acciones correctivas pertinentes . As#, una vez superadas estas faltas, AENOR procedi# a otorgar a Cofiman el certificado de calidad o norma ISO 9002 .

Descenso del porcentaje de error de los PC

Uno de los hechos que ha resultado clave para que Cofiman alcanzara el certificado de calidad, tal y como comentaba Virginia Gasch, ha sido el objetivo cumplido de reducir los #ndices de error de los PC que la compañ#a ensambla del 4 al 1 por ciento . “Entre los objetivos de calidad que nos hab#amos propuesto se encontraba el conseguir, entre otras cosas, que el nivel de satisfacci#n del cliente fuera superior al 7 sobre 10 o que el error de los equipos bajara al un por ciento” .

Sin duda, para Cofiman el haber superado el examen en junio con buena nota supone uno de los mayores #xitos de este año . Al menos, esta es una de las conclusiones que pueden extraerse tras atender a las palabras de Gasch, quien completaba dicha idea explicando que “el tener homologados todos los PC por la CEE y el contar con el sello de la ISO 9002 de AENOR supone un distintivo muy importante” . Hace un año, Cofiman se planteaba como meta para este 1998 la mejora de la calidad de sus productos y la concesi#n de la ISO 9002 ha recompensado el esfuerzo, no s#lo log#stico ( recursos humanos y t#cnicos ) , sino tambi#n econ#mico . Y es que, como comentaba el director t#cnico y de calidad, “las auditor#as y la expedici#n del certificado supone un desembolso econ#mico importante . Además, hay que tener en cuenta que cada año AENOR realiza un seguimiento a la compañ#a y que la renovaci#n del certificado ha de hacerse cada tres años” .

Nuevos contratos: el beneficio real de la ISO 9002

Es obvio que ninguna compañ#a acomete un esfuerzo, sea del tipo de que sea, sin esperar nada a cambio . La disponibilidad de una carta de presentaci#n de la altura de la ISO 9002 puede representar para Cofiman posibles alianzas o nuevos contratos de distribuci#n . “De cara a la Administraci#n Pública resulta clave, ya que uno de los requisitos que piden en sus concursos es que los equipos dispongan de una serie de requisitos de calidad . Desde luego, esperamos que el certificado de AENOR nos abra muchas puertas”, señal# Virginia Gasch .

En el otro extremo de la cadena, es decir, en la parte que toca al usuario final, no es común que se tenga en cuenta el cumplimiento de este tipo de normas debido a su desconocimiento . Según Gasch, “lo que s# podrán comprobar es que si nuestros equipos eran buenos, ahora son mucho mejores” .

Pero no todo acaba aqu# . En opini#n de Gasch ahora queda lo más dif#cil: no s#lo basta conseguir el sello, sino que encima hay que mantenerlo a lo largo de los años . As# pues, la idea es que el departamento de calidad interno, creado por el ensamblador exclusivamente para la ocasi#n, tenga una larga vida en Cofiman .



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios