DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 NOV 1999

CHS o la historia de lo que pudo haber sido y no fue

Todo empezó como un cuento de hadas. Un grupo de empresas con multitud de recursos, con una idea original, y una forma diferente de mayorear. Como telón de fondo una apuesta decisiva para España, y para ello dos adquisiciones importantes: ARC y Memory Set. Junto a ello la compra internacional de Metrologie y de Karma, ambas con oficinas en España. El resultado era espectacular: dos mayoristas focalizados en volumen, uno para valor añadido y otro en componentes. Todo perfecto, la cuadratura del círculo se había conseguido.
Pero como dice el acervo popular, llegó el tio Paco con las rebajas, y de repente, de hoy para mañana, CHS fue acusada de operaciones ilegales, ingeniería financiera – digamos poco ética -, y demás maravillas. Resultado, las acciones se desploman en la bolsa, pasando en pocas semanas desde casi 20 dólares por acción hasta poco más de tres.
¿Es esto lo peor? No. A todo ello hubo que sumar la desconfianza de los fabricantes. Esto no es sólo algo psicológico, sino que se traduce en problemas en el día a día: reducción de los niveles de crédito y, por ende, mayores dificultades en las operaciones diarias, más desconfianza del mercado y mayor caída de acciones. A fecha de cierre de esta edición (25 de octubre), menos de medio dólar.
Los últimos meses en la vida de CHS han sido una carrera desesperada en busca de un inversor que les permitiera dar carpetazo a tanta incertidumbre y, lo que más afecta al mercado español, poder seguir adelante con sus planes de adquisición y con su imagen de grupo.
Un respiro se lo facilitó Charles Wang, máximo responsable de Computer Associates, que proporcionó una pequeña inyección de capital que permitía mantener el tipo de momento.
Las fechas de pago se acercaban. CHS tenía que hacer frente en España al pago por ARC y por Memory Set, pero la situación no ha tenido solución. Rumores y expectativas aparte, el resultado ha sido que los pasados días 5 y 8 de octubre, Memory Set y ARC, respectivamente, han resuelto ante notario su situación contractual con CHS, primero porque éste no disponía de recursos para realizar dicha compra, y además porque necesitaba liberar de su cuenta de resultados las obligaciones económicas que estas operaciones representaban a fin de sanear en parte su cuenta de resultados. Quizá así pueda encontrar un inversor que mantenga vivo un proyecto que parece estar en sus últimos estertores.
Pero, ¿qué va a pasar en España? ARC y Memory Set son libres para seguir su camino pero, ¿cuál es la línea de actuación de CHS? ¿Para qué le sirve un mayorista de valor añadido y otro de componentes si no dispone de volumen? ¿Decidirá replantearse de nuevo CHS el posicionamiento de Metrologie? ¿Qué pasará con los contratos firmados con los distintos fabricantes en este período?
Muchas preguntas a contestar por parte de CHS. ¿Tendrán respuesta?

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios