DISTRIBUCIÓN | Noticias | 14 NOV 2007

Carpo lanza su servicio de telefonía IP a empresas a través del canal

Este nuevo servicio está orientado a todas aquellas empresas que deseen sustituir la telefonía tradicional por la voz sobre IP, y para aquellas que ya han dado este paso y deseen mejorar el servicio. Para hacerlo llegar al mercado, Carpo cerrará acuerdos de colaboración para formalizar una red distribuidores con la que cubrirá toda España.
Hilda Gómez
No conforme con su posicionamiento en el mercado residencial, en el que llevan operando desde el año 2006, y ante la gran demanda procedente del segmento corporativo, Carpo ha decidido hacer su entrada en este área con el lanzamiento de un nuevo servicio de telefonía IP a empresas, para el que ha optado por un nuevo modelo de negocio basado en el establecimiento de acuerdos de colaboración con diferentes distribuidores.

“Desde el principio las empresas nos han comunicado su interés en trabajar con nosotros. En octubre del año pasado comenzamos el proceso de adaptación de las soluciones a los requerimientos empresariales y realizamos varios proyectos pilotos. Ahora disponemos de un producto muy bueno para poder ofrecerlo ya a las empresas”, asegura Ralf Germer, director general de Carpo Ibérica, y añade que, “nuestras pruebas piloto nos han demostrado que la mejor forma de llegar a este tipo de clientes es a través del canal”. El objetivo de la compañía es que la facturación de Carpo se reparta a partes iguales entre el mercado residencial y el empresarial.

Dirigido a todo tipo de empresas que deseen reemplazar sus viejas centralitas por la telefonía IP, y a aquellas que ya disponiendo de este sistema deseen mejorarlo, este servicio va ser suministrado a través de integradores, a los que Carpo delega toda la tarea de instalación de los sistemas y centralitas IP y la gestión y posterior labor de mantenimiento del cliente. El único vínculo que Carpo mantendrá con el usuario final será la facturación del servicio, liberando al distribuidor de la tarea de recargar de crédito las cuentas de los clientes. “La idea es centrarnos en nuestra actividad como operadora y dejar el trabajo de integración a los distribuidores”, asegura Oriol Bonet, director de marketing de Carpo Ibérica.

Los beneficios a los que los distribuidores de Carpo tendrán acceso incluye la disponibilidad de un servicio de telefonía VoIP de alta calidad; que ofrece importantes ahorros en llamadas a fijos y móviles de todo el mundo; sin coste de establecimiento de llamada, con alta gratuita y sin mensualidades; que se factura en modalidad postpago por domicialización bancaria; y con diversas funcionalidades innovadoras, como la identificación de llamada saliente. Además, Carpo ofrecerá un servicio de atención telefónica de tercer nivel para atender personalmente a los distribuidores.

La compañía establecerá una relación directa con los distribuidores, a los que irá reclutando hasta llegar al menos a los 50 integradores activos para 2008, cifra que no superará la centena para que haya mercado para todos. El objetivo es contar con un distribuidor en cada comunidad autónoma, salvo en áreas más fuertes, donde se contará con más de uno dependiendo de la demanda. De momento, la compañía ya ha alcanzado acuerdos con cinco partners.

Estos distribuidores cumplirán con unos cánones de calidad, para lo que deberán disponer de conocimientos de Linux y centralitas Asterix, y haber trabajado activamente en el segmento de las telecomunicaciones. Además, a los clientes activos se les exigirá un mínimo de 20 instalaciones al año.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios