DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 DIC 2005

ADETI da un nuevo impulso al canal de distribución

El decálogo que presenta la asociación abre las puertas a un futuro prometedor
Redacción.
El canal de distribución ha tenido un referente dentro de esta última edición de SIMO. En lo que ha servido como su puesta de largo ante el canal y el resto de jugadores del mercado, ADETI ha puesto en marcha el Primer Congreso de la Distribución, un marco donde, además, se ha dado a conocer un decálogo de reglas básicas que los asociados entienden que puede definir un futuro de trabajo provechoso para todos en el mercado de las TI. La iniciativa partía con la intención de posicionarse como el referente profesional dentro de la feria tecnológica, conscientes de que los distribuidores necesitan un foro más específico donde hacerse oir, con el fin de dibujar las reglas del juego que definan el mercado.

Con una estructura mixta compuesta por un área de exposición y diferentes zonas de reuniones y presentaciones, se ha celebrado la primera edición del Primer Congreso de la Distribución, una iniciativa que nace con la vocación de convertirse, primero, en un punto de referencia para el canal de distribución y, por otro, en un altavoz para que los distribuidores puedan hacerse escuchar. Detrás de este evento se encuentra ADETI, la Asociación de Distribuidores Españoles de Tecnologías de la Información, una institución que ha querido aprovechar la oportunidad que le brindaba la celebración de SIMO para realizar su puesta de largo y presentar a los profesionales de la venta indirecta lo que entienden que son las claves de un futuro mejor en el mercado, animando a todos los miembros del canal a asociarse para poder defender mejor sus posiciones en el mercado.
La zona de exposiciones, poblada por más de medio centenar de empresas participantes, las áreas de presentaciones y las mesas redondas, entre las que destaca la centrada en la venta directa versus venta indirecta moderada por Dealer World, y las agendas de reuniones establecidas entre visitantes y expositores, centraron la atención de una edición que estuvo marcada por la presentación del decálogo de ADETI, un código que conducta y marco de actuación que la asociación quiere que siente las bases de trabajo futuro en el mercado.
Como suele ser habitual, hay opiniones para todos los gustos sobre si el Congreso ha cumplido las expectativas y sobre qué aspectos han destacado más, y por ello les ofrecemos algunas valoraciones de empresas que estuvieron presentes en esta primera edición. Pero antes, y al hilo de esto, también hemos querido hablar con José Luis Montes, secretario general de ADETI y uno de los organizadores del evento, quien nos indicaba que es una primera edición “de una iniciativa que pretende dar respuesta a una necesidad clara en el mercado, un punto de encuentro de los profesionales del sector de la distribución con las marcas representadas, para hacer negocios y hablar de acuerdos, y ADETI precisa de un foro anual en el que debatir con sus asociados y simpatizantes, así como con el resto de actores del sector, acerca de los temas candentes que afectan al presente y al futuro del canal. En este sentido, la celebración del Congreso ha sido una buena noticia y hay coincidencia entre todos en que es una buena iniciativa que ojalá se consolide en futuras ediciones”.

Decálogo ADETI
Básicamente, este decálogo pretende que pueda servir para regir su relación con los distribuidores miembros, tanto en derechos como obligaciones. Así, entre los derechos se encuentra el de conocer las condiciones que regirán las relaciones con los clientes y proveedores, fijadas de común acuerdo, sin que puedan ser modificadas unilateralmente. Además, deberán establecer un precio justo por los precios y servicios, de acuerdo al valor aportado y las condiciones del mercado. Será preciso también lograr de los fabricantes la debida asistencia jurídica, técnica y administrativa para el cumplimiento de sus obligaciones legales. Por otro lado, es derecho de sus miembros, acceder a la formación necesaria para la realización de una práctica profesional de máxima calidad, para preservar la imagen profesional de fabricantes y distribuidores. Por último, en el capítulo de deberes se encuentra también ser considerados como parte del entorno competitivo del país, y como tal, conocer y apoyar las necesidades de desarrollo de las tecnologías de la información que la sociedad española tiene.
En el lado contrario se encuentran las obligaciones de los miembros de ADETI. Así, estos deberán defender los intereses de sus clientes con rigor, honestidad y profesionalidad. Asimismo, deberán actuar conforme a la legislación vigente en materia de seguridad, prevención, datos, fiscalidad, política laboral, sostenibilidad, medio ambiente, garantías y propiedad intelectual. Como tercer deber, los miembros de ADETI deberán reconocer el derecho de sus clientes a que sus trabajadores estén debidamente formados y estos, a su vez, recibirán el impulso profesional y la retribución adecuada, conforme al mercado. Otra de sus obligaciones será la de impulsar la definición, divulgación y adopción de buenas prácticas, denunciando también las abusivas, ilegales o poco éticas. Por último, contribuirán a la extensión y consolidación de la Sociedad de la Información.

Algunos puntos a destacar
Tal y como nos explicaba José Luis Montes, “destacaría tres puntos clave: que el Congreso ha servido para iniciar, avanzar o cerrar acuerdos muy importantes para el canal de distribución entre ADETI y diversos actores del mercado; que se ha generado negocio para el canal y las marcas durante el Congreso; y que hay diversos aspectos de esta primera edición que han de ser pulidos en futuras convocatorias. Son básicamente dos: el emplazamiento y disposición del espacio físico, así como la gestión de las agendas”.
Así las cosas, la pregunta que surge es obvia, ¿habrá una segunda edición del Congreso de la Distribución? “Sí, la habrá”, ratifica Montes, quien añade que “como todas las cosas en este mundo, siempre hay una primera vez en la que se ven las cosas que se han de corregir en una segunda y una tercera. Hay un consenso unánime acerca de que es una buena idea y de que es necesaria para el sector. Hay unos aciertos, unos activos generados y también unos aspectos a corregir para las siguientes ediciones. Con todo esto parece claro que una segunda edición no sólo ocurrirá, sino que es necesaria y que será mejor que la primera”.
Esta segunda edición estará marcada por algunos elementos heredados de ésta y por algunas innovaciones. En palabras de Montes, “estamos trabajando con un importante grupo consultivo de marcas participantes para debatir estos y otros aspectos, de modo que la siguiente edición suponga un avance en el modelo y en los resultados, así que ahora sería prematuro que yo avanzara decisiones. Sí que puedo detallar los aspectos acerca de los que estamos discutiendo alternativas, y que son el emplazamiento físico en todas sus vertientes, si los despachos deben ser más abiertos, si deben estar organizados por zonas tecnológicas, el papel de los mayoristas en el Congreso, la duración del mismo, el formato de las conferencias, y si las agendas deben gestionar citas sólo con congresistas o con cualquier distribuidor que muestre interés en ello, así como el proceso de cierre de dichas agendas. También algunos de los miembros de este grupo

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios