Quien tiene talento, tiene un tesoro

Datos de IDC revelan que, a medida que más empresas se apresuran a adoptar la tecnología Cloud para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad, el sector necesita más profesionales cualificados que nunca para mantener las operaciones. La evidencia es la que es: faltan profesionales. ¿Cómo remediar ese déficit? Eso es lo que vamos a tratar de determinar en las próximas líneas.

talento, empleo
Créditos: Etienne Girardet (Unsplash).

“Quien tiene un amigo, tiene un tesoro”, dice el refrán. Claro que hay amigos y amigos, pero vamos a dar por válido pulpo como animal de compañía. Al respecto —ya lo hemos contado en alguna ocasión—, Sergio Corbucci rodó una película en 1981 protagonizada por los inmensos —en todos los sentidos—y ya míticos Mario Girotti y Carlo Pedersoli —excomunión para quienes no sepan sus nombres cinematográficos. Avidados/as quedan— que tituló así, Quien tiene un amigo, tiene un tesoro; un homenaje sentido a la guasca en proporciones industriales.

Pero es así. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Y si tiene talento y lo demuestra, y no decimos nada si es relacionado con las TI y el Cloud, es para sacarle en procesión o bajo palio, porque se trata de los perfiles más demandados en la actualidad. Y para colmo, existe un déficit de perfiles —en 100 000, según DigitalES— tecnológicos, de los que los centrados en la nube se llevan buena parte de la palma.

 

Cómo está el patio

Malamente, tra, que canta Rosalía, por situar la cuestión; pues, sin duda, sin duda, uno de los mayores desafíos de los procesos de transformación digital de las empresas y entidades públicas españolas es la falta de talento digital. “El 46% de las compañías no encuentra el talento que necesita para digitalizarse, y un porcentaje cercano al 80% prevé retrasos y cancelaciones en sus proyectos por no contar con personas con las habilidades requeridas”, apunta, para comenzar, Enrique Ruiz, director de Tecnología de Partners de Microsoft en España.

Antes del COVID-19, la mitad de los trabajadores no estaba formándose en competencias digitales, pero ahora son conscientes de que van a ser un factor decisivo de empleabilidad y productividad por el impacto que la transformación digital tiene ya en el futuro de las organizaciones. Y un dato para tener muy en cuenta: en los próximos diez años, unos 800 millones de personas necesitará volver a capacitarse y adquirir nuevas habilidades para poder tener una oportunidad en la nueva economía digital. “Según estimaciones de LinkedIn, entre 2020 y 2025 en España se crearán dos millones de empleos relacionados con la tecnología, no solo en la industria tecnológica, sino también, y sobre todo, en empresas de otros sectores de actividad que buscan incorporar el talento necesario para llevar a cabo su transformación digital, advierte este especialista de Microsoft España.

En su opinión, es imprescindible que los sectores público y privado colaboren y compartan la responsabilidad de formar y mejorar las competencias digitales en el mundo posterior a la COVID-19 para que España se recupere de la crisis con más fuerza. “Solo así lograremos dar respuesta a las necesidades y oportunidades de una transformación digital que está acelerando la recuperación económica”.

Máxime si tenemos en cuenta está máxima de Roberto Alonso, Cloud & Business director en V-Valley: “El talento, o habilidades Cloud, es crítico para la velocidad de adopción Cloud, la velocidad de esta transformación”.

 

Pero ¿tan mal está?

Seamos claros, ¿cuánta gente sabe manejarse en un entorno nube en las empresas españolas? ¿Es un porcentaje alto, o realmente existe un claro déficit de talento en la nube, lo que afecta a los procesos de transformación de las empresas? Esa es la pregunta que hemos trasladado al Canal. Y la evidencia es notoria: prácticamente todas las grandes empresas, con un departamento de IT potente, cuenta con personal lo suficientemente formado como para trabajar en un entorno de nube pública. Por el contrario, este talento es prácticamente inexistente en las empresas más pequeñas, que no disponen de un departamento de IT propio o que tienen un personal IT muy escaso.

“Más que por falta de talento, los procesos de transformación digital sufren retrasos por una cuestión económica. Las empresas esperan a dar el paso hasta el momento en el que tienen que renovar sus contratos de mantenimiento o de soporte de sus infraestructuras on premise. Es entonces cuando se abren a servicios tipo SaaS y PaaS. También a la hora de acceder a nuevos servicios de Disaster Recovery”, apunta Francisco Rus, presales engineer en Omega Peripherals.

En consecuencia, “la escasez de talento es uno de los grandes dramas del sector TIC español”, admite sin tapujos José Manuel Marina, director general en Crayon. En su opinión, esto es así “no sólo porque no estamos siendo capaces de formar a los profesionales que las organizaciones necesitan en ámbitos como analítica de datos, ciberseguridad o Cloud, sino también porque estamos dejando escapar una parte importante del talento que tenemos”.

Ojo al dato o para la cinta, que diría el mítico García, porque aquí reside una parte del problema: se deja escapar una parte importante del talento con el que cuentan las empresas de este país.

¿Tanto?

Puede leer aquí el reportaje completo.



Contenido Patrocinado

Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Teletrabajo tendencias España TENDENCIAS