Contenidos digitales | Noticias | 28 JUL 2011

La venta de música se desploma y Promusicae denuncia la pasividad del Gobierno

La venta de música en España se desploma. Según datos facilitados por Promusicae, en lo que va de año, el mercado de música ha caído un 18,69 por ciento. El mercado físico ha sido el que peores resultados ha obtenido al caer un 30,5 por ciento. La espectacular subida de la música en streaming (con un incremento del 303 por ciento) no ha logrado paliar el descenso de este sector. Promusicae ha denunciado la pasividad del Gobierno ante esta situación.
Bárbara Madariaga

La venta de música se desploma.  Por lo menos eso es lo que se desprende de los últimos datos ofrecidos por Promusicae, que no dejan lugar para el optimismo.

En este sentido, este sector cayó, en el primer semestre de este año, un 18,69 por ciento, alcanzando una facturación de 62,5 millones de euros (unos datos nada buenos si se comparan con los resultados de hace casi diez años, cuando el mercado musical facturaba 250 millones de euros).  La música en streaming, que ha crecido un 303 por ciento, o el de la música en formato digital, que se ha incrementado en un 15,4 por ciento, no palía el descenso de la música en formato físico, que ha experimentado una caída del 30,5 por ciento y no ha llegado a facturar ni 40 millones de euros.  Además, la venta directa de canciones y álbumes online también ha caído, casi un 20 por ciento, mientras que la que se realiza a través de la telefonía móvil ha descendido un 52 por ciento. 

venta de musicaPromusicae lamenta estos datos y ha sido Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, quien ha analizado esta situación. Así, Guisasola considera que “los españoles se han acostumbrado a  no pagar por acceder a música, da igual el formato en que se consuma. La pasividad del Gobierno, de los sucesivos Gobiernos, durante todos estos años en cuanto a la lucha contra la piratería, física o digital, ha propiciado una imaginería en el que la música carece de valor, y los aprovechados que la difunden, con pingües beneficios, son vistos como los liberadores de la cultura en vez de los parásitos que realmente son”.

En su opinión, “la Ley Sinde llega tarde. En realidad algo peor, no ha llegado. Cuando a principios de año nos congratulábamos por la aprobación de dicha Ley, confiando en que ésta supusiera un tímido primer paso hacia el buen camino, dejábamos un margen a la esperanza. Seis meses después, la Ley carece aún de reglamento y su puesta en vigor se retrasa al menos hasta final de año y, entre tanto, la brecha con los países de nuestro entorno se ensancha y los hábitos ilegales se enraízan cada día más”.

“Es evidente que la cadena de valor de la música está gravemente dañada y va a tardar años en recuperarse, si es que finalmente nuestros gobernantes deciden tomar medidas para devolvernos a la senda de la normalidad, cosa que a veces nos cuesta creer atendiendo a su actitud en estos temas”, continúa Guisasola, quien denuncia la existencia de "miles de páginas Web que ofrecen, impunemente, y a diario, miles de obras protegidas”. 


 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios