Formación
Teletrabajo
Microsoft

La pandemia acelera el modelo de formación híbrido

¿Se puede decir que el modelo de formación híbrido está consolidado de manera definitiva? Ahora que muchas empresas comienzan a regresar a las oficinas, ¿cabe la posibilidad de ver un mayor peso de la formación presencial frente al modelo virtual dentro de un modelo mixto? Lo analizamos a continuación.

microsoft, formación, sociedad digital

Si bien el COVID-19 ha transformado muchos elementos de nuestra vida y acelerado otros, quizás uno de los que ya había dado muestras de ser lo que ya es, es la formación. “Antes de la COVID-19, desde Microsoft ya veníamos observando una tendencia creciente hacia el modelo online en las formaciones técnicas y contenidos orientados a las certificaciones. Vimos cómo el modelo tradicional de formación completamente presencial, con una media de 15 asistentes por clase, poco a poco estaba evolucionando, incorporando nuevos modelos mixtos o pasando a ser completamente online”, reconoce Enrique Ruiz, director de Tecnología de Partners de Microsoft en España

Con la llegada del COVID-19, las experiencias con modelos híbridos se mostraron muy efectivas, mezclando una primera fase de jornadas presenciales, muy útiles para establecer la conexión entre el instructor y los alumnos, y para fijar los conocimientos básicos sobre la materia. Mientras, la segunda fase se impartía completamente online, en una combinación de clases tradicionales remotas, autoestudio del material disponible y sesiones de resolución de dudas y para la preparación de los exámenes de certificación.

A esto hay que unir que las formaciones impartidas completamente online se han mostrado muy eficaces para contenidos avanzados en los que los asistentes ya contaban con una base adecuada de conocimientos previos. “Frecuentemente este tipo de estudiantes se corresponden con el perfil de profesionales con una intensa actividad laboral y que necesitan compaginar las formaciones con la actividad diaria. En este caso, la formación online les ofrece evitar tiempos de desplazamiento, y la posibilidad de mantener contactos asíncronos con el instructor les permite mantener el ritmo, incluso en el caso de no poder asistir a alguna sesión”, apunta de nuevo Enrique Ruiz.

En consecuencia, el COVID-19 nos ha llevado a transformar todas las formaciones a un modelo 100% online. “La tendencia ahora es un modelo de aprendizaje híbrido, en el que se garantice la interacción y fijación de conceptos, con soluciones de formación personalizables, asistencia personal, dirigida por un instructor e impartida por learning partners especializados”, regresa el director de Tecnología de Partners en Microsoft España.

 

Claves del modelo híbrido

Un modelo, en consecuencia, en el que la formación virtual gana cada vez más peso, como reconoce Victoria Beltrán López, Regional Talent Acquisition director en Sage: “Dentro del modelo mixto es probable que la formación virtual tenga más peso gracias a multitud de herramientas de formación online nuevas o ya conocidas en el mercado. Se podrán hacer talleres, conferencias, discusiones grupales, meetings, píldoras formativas… en modelo online”.

Aunque, como siempre, todo dependerá de las circunstancias y del momento, pues “en función del contenido y del perfil del estudiante, la figura del instructor puede resultar totalmente imprescindible. En aquellos casos en que el grado de novedad de la materia es muy alto, como por ejemplo en escenarios de reskilling profesional o capacitación de personal junior o sin experiencia, seguirá siendo recomendable compaginar la formación remota con sesiones presenciales que faciliten una mayor interacción con el instructor que además ayuden a asegurar la motivación”, sostiene Enrique Ruiz.

Por consiguiente, este especialista admite “contar con empresas de formación experimentadas e instructores competentes que sepan adaptarse a este escenario es un elemento fundamental para garantizar el éxito en todos estos casos”.

 

Interés por la certificación

Unido a esto hay que hablar del interés despertado entre empresas y trabajadores por obtener certificaciones en determinadas tecnologías o conocimientos, producto cómo no del COVID-19. “Antes, la mitad de los trabajadores no estaban formándose en competencias digitales, pero ahora son más conscientes de que son un factor decisivo que mejora la empleabilidad por el impacto que la transformación digital tiene ya en las organizaciones”, apunta al respecto el director de Tecnología de Partners de Microsoft en España.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Seguridad SEGURIDAD