Cloud Computing
Oracle

El concepto de 'nube distribuida' marca la estrategia de Oracle

La compañía atisba un "Internet de nubes" en el que manda la interoperabilidad entre hiperescalares en un escenario en el que las compañías empiezan a sumar más de un proveedor.

Larry Ellison, Oracle

La nube ha tirado de los ingresos de Oracle, histórico gigante de las bases de datos, en su ejercicio fiscal 2022. Lo ha hecho con tanta fuerza que ha facturado un 5% más -42.000 millones de dólares- que en el año anterior, con las ventas de servicios SaaS (Software as a Service) y la demanda de la infraestructura cloud como principales pilares. De hecho, esta evolución ya se ha hecho notar en su evento anual insignia, que ha pasado de denominarse OpenWorld a CloudWorld, en el que ha presentado durante esta semana novedades y reflexiones al respecto. El ínclito Larry Ellison, cofundador y CEO de la firma californiana, articula su visión del futuro de la industria en torno a un “Internet de nubes” o a un contexto multicloud en el que la interoperabilidad e interconexión entre hiperescalares es un imperativo para una demanda que está empezando a utilizar los servicios de más de un proveedor. De hecho, Azure -Microsoft- ya corre en su nube.

Por otra parte, también es consciente de que, según datos internos, el 80% de las cargas corporativas críticas se mantienen onpremise, y de que se está “lejos de adoptar las ventajas de la nube por motivos de residencia de datos, seguridad, privacidad, costes o latencia, entre otros”, tal y como ha señalado Sergio Sáez, director del negocio cloud para España y Portugal de la entidad, en rueda de prensa. Por ello, ha dicho, la principal novedad pasa por una nube distribuida –Oracle Distributed Cloud- que “trata de diferenciarse de los competidores” mediante la aproximación de sus servicios a los clientes y no obligando a estos a dejar atrás sus centros de datos para migrar a los de su proveedor.

En este sentido, el portavoz local también ha tildado de “muy importante” la oferta Oracle Alloy para que su canal y otras organizaciones globales puedan convertirse en una suerte de proveedores de nube y ofrezcan servicios basados en su infraestructura a otros clientes.

 

Repercusiones en España

La estrategia de Oracle a este respecto se asienta en la apertura constante de regiones cloud. De hecho, la de España, anunciada recientemente y denominada como “soberana” junto con la de Alemania, es la número 40 de la tecnológica. Además, ha anunciado otras seis para los próximos meses en Serbia, Colombia, Chile, México, Chicago y Arabia Saudí, que se ha convertido en el caladero de inversión TIC de Oriente Medio. Todas ellas con el objetivo de utilizar un 100% de energía renovable para 2025.

El nuevo enclave local, según afirmó Albert Triola, director general de la compañía en el país, durante su presentación, reafirma su apuesta en una localización “innovadora” y brindará más de 100 servicios de infraestructura, incluyendo las bases de datos convergentes MySQL Heatwave y Oracle Autonomous Database. Este hecho influirá en que las novedades lanzadas en estos días tendrán un “alto impacto” en nuestro mercado, sobre todo Alloy, según ha dicho Antonio Busca, director del negocio de ERP para el país. Esta previsión, ha reconocido, también se verá apoyada por los Fondos Europeos Next Generation (EU). Los datos que ha aportado el directivo dicen que la organización factura unos 200 millones de euros anuales en España y que sus plataformas SaaS de gestión están presentes en el 40% del Ibex35.

Busca ha hecho hincapié en la especialización industrial que está buscando Oracle en los últimos años. Sobre todo en el sector sanitario, que tras la compra de Cerner –especialista en historia clínica electrónica- por 28.000 millones de dólares pondrá en “órbita” la gestión de activos y tratará de resolver disrupciones en la cadena de suministro en una industria “fuertemente golpeada por la pandemia y que ha supuesto un caso de éxito nacional pero que no cuenta con una gestión optimizada del dato”.

 

Inteligencia artificial de la mano de los chips de Nvidia

El último lanzamiento destacado durante el evento ha sido la integración del paquete Nvidia Enterprise de AI en sus soluciones de nube. En concreto, del modelo A100 y de las unidades de procesamiento gráfico H100 más avanzadas. Esta ampliación de acuerdos entre ambas empresas se da en un contexto en el que los modelos de inteligencia artificial (IA) son cada vez más complejos, lo que requiere más inversiones en infraestructura para los data centers.

Además, la competencia en este campo se ha desbocado. Por ejemplo, Meta ha lanzado una plataforma con el objetivo de facilitar a los desarrolladores la alternancia entre los diferentes chips subyacentes, incluyendo a la propia Nvidia y a AMD. En cualquier caso, señaló Manuvir Das, gerente a cargo de la computación empresarial en Nvida, durante el CloudWorld, “el objetivo de esta asociación pasa por hacer que el software de IA se ejecute de manera más eficiente en la nube de Oracle”.



Revista Digital

Portada DW 431 Contenidos digitales
Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Otros Contenidos

Registro:

Eventos: