Cloud Computing
Tendencias
Nube

8 tendencias para sacar más partido a la nube empresarial en 2022

Quienes adoptan la nube como forma de negocio tienen claro que la mejor manera de sacarle partido para por aprovechar nuevos conceptos y enfoques. Como estos que se analizan a continuación.

Arquitectura Cloud

El cielo es el límite cuando se trata de la innovación en la nube. A medida que la tecnología de la nube avanza y madura, las empresas encuentran nuevas formas de aprovechar lo que se ha convertido en un eje tecnológico.

La computación en la nube seguirá configurando el panorama tecnológico durante muchos años. Es al menos la opinión de Bernie Hoecker, socio y líder de transformación en la nube para empresas de la empresa de investigación y asesoramiento tecnológico ISG; pues, en su opinión, la adopción de la nube está aumentando de manera rápida.

Según una reciente investigación de ISG, el gasto en servicios en la nube aumentó un 49% hasta superar los 450.000 millones de dólares durante la pandemia, y se espera que crezca otro 20% en 2022. "Aunque la computación en la nube todavía está en su infancia, la tecnología y los modelos de negocio en la nube son ahora la base de la mayoría de los servicios digitales", sostiene Hoecker.

Para ayudar a seguir el ritmo del mercado de la nube, que crece y evoluciona rápidamente, analizamos a continuación ocho tendencias que prometen dar forma a la estrategia de la nube de las empresas este año.

 

1. La migración a la nube se extiende a toda la empresa

La migración a la nube seguirá evolucionando desde un enfoque de "levantar y cambiar" a una modernización cuidadosamente considerada, metódica y estratégica, predice Ken Englund, líder de tecnología de la firma de servicios profesionales EY Americas. "La migración a la nube en toda la empresa es la clave para pasar de las herramientas y plataformas aisladas a una estrategia empresarial más holística", señala, para apostillar que "cada vez son más las empresas que están viendo el valor de la escala y la agilidad".

Para optimizar plenamente las migraciones a la nube, los grupos de negocio e ingeniería deben trabajar como un solo equipo, sugiere Englund. "Cuando la migración a la nube se aborda como un esfuerzo exclusivamente de TI, el enfoque suele estar orientado a los costes, lo que puede obstaculizar la innovación y las oportunidades de aportar nuevas capacidades a los clientes", explica.

 

2. Los objetivos de la nube están pasando de la eficiencia a la intimidad

Las empresas de todo el mundo están apostando por la nube, confiando en la promesa de la tecnología de aumentar la eficiencia y la rentabilidad. Esa es la opinión de Jenny Koehler, líder digital y de la nube en Estados Unidos de PricewaterhouseCoopers. "En 2022, las transformaciones en la nube asumirán un nuevo papel en la construcción de la conectividad y la intimidad entre los clientes, los empleados y los líderes empresariales", predice. "Las organizaciones buscarán la nube no sólo para resolver retos complejos, sino también para generar confianza e identificar nuevas oportunidades para las partes interesadas".

Los verdaderos ganadores, señala Koehler, serán las empresas que aprovechen la nube para la intimidad fomentando altos grados de compromiso de la C-suite, creando hojas de ruta de implementación y estableciendo planes bien pensados.

 

3. La nube se vuelve vertical

A medida que proliferan los servicios en la nube, los procesos empresariales específicos de la industria —incluso del sector— se obtendrán cada vez más de los proveedores de la nube y de terceros nativos de la nube, predice Mike Bechtel, jefe de Deloitte Consulting. "Las recomendaciones de productos al por menor, las reservas de hotel, la administración de reclamaciones de seguros... son capacidades específicas del sector, y están en camino de poder obtenerse de proveedores nativos de la nube a través de API", explica.

La idea que subyace a estas "nubes industriales" es sencilla, señala Bechtel, pero las implicaciones empresariales son todo menos simples. "Se trata de la competencia en el mercado y de la escasez de talento en ingeniería", afirma. "Incluso las organizaciones líderes gastan enormes cantidades de tiempo y recursos en el mantenimiento, la administración y el funcionamiento de sistemas industriales heredados que, en conjunto, no mueven su aguja".

Una nube industrial no es una iniciativa de una sola vez. "Esencialmente establece un proyecto sobre cómo pensar en el futuro, y los posibles bloques de construcción que deben reunirse", expone Bechtel. "La ingeniería de software es la forma de lograr ese plano, un bloque de construcción o caso de uso a la vez, pero evolucionando continuamente con nuevas opciones de tecnología y mejorando estas capacidades".

 

4. La gestión de la nube es cada vez más difícil

A medida que la adopción de la nube sigue creciendo, la complejidad operativa de la gestión y la seguridad de los recursos de la nube sigue al mismo ritmo. "Para muchas organizaciones, esta complejidad se ve agravada por la necesidad de escalar dentro de los entornos de nube privada existentes, así como de estar en al menos un proveedor de nube pública, a menudo a través de múltiples proveedores de nube pública", expone Eric Drobisewski, arquitecto senior de Liberty Mutual Insurance.

Un enfoque moderno centrado en la plataforma para escalar ecosistemas híbridos y multiCloud puede ayudar a los equipos de TI a optimizar la cantidad de tiempo dedicado a mantener y asegurar los recursos de la nube, liberando tiempo para centrarse en la diferenciación del negocio a través de nuevas capacidades digitales, señala aquel especialista. "Las organizaciones no pueden permitirse perder la agilidad que han creado a través de la tecnología de la nube, y para mantenerla necesitan optimizar su enfoque operativo a través de un ecosistema híbrido multiCloud".

 

5. Lo nativo en la nube está tomando protagonismo

La Cloud nativa se ha convertido en algo omnipresente entre las organizaciones que quieren impulsar su agilidad, capacidad de respuesta y tiempo de comercialización, dice Manish Mathuria, CTO de la empresa de servicios de ingeniería digital Infostretch.

Las aplicaciones nativas de la nube están diseñadas según los principios de la arquitectura de la nube, lo que las hace más rápidas y fáciles de desarrollar, desplegar, actualizar y mantener. Si hacemos caso a los pronósticos de IDC, en 2023 se desarrollarán y desplegarán más de 500 millones de aplicaciones y servicios digitales con un enfoque nativo en la nube.

"No es de extrañar, dado el panorama postpandémico en el que se encuentran muchas empresas", afirma Mathuria. Además de acelerar la migración a la nube en términos de productividad y operaciones diarias, cree que la tendencia hacia la nube nativa también está impulsando a muchas organizaciones con sólo un pie en la puerta de la nube nativa a adoptar plenamente el enfoque y correr con él.

La nube nativa es más que una tecnología, es una filosofía, reconoce Mathuria. "Las aplicaciones nativas de la nube se denominan a menudo 'ciudadanos de la nube', lo que no sólo significa que residen allí, sino que se construyeron allí desde el principio utilizando todas las ventajas que la arquitectura de la nube tiene a su disposición", dice. "Esa es la marca común del éxito".

 

6. Aumentará la demanda de portabilidad y conectividad

En 2022 habrá un mayor énfasis en la portabilidad y la conectividad, así como en la contención del coste de estos servicios elásticos y el reequilibrio de las cargas de trabajo en la nube frente a las locales. "Lo que hace que esta tendencia sea tan importante es que habrá un enfoque en el desarrollo de aplicaciones móviles tanto de los equipos DevOps internos nativos de la nube como de los habilitados para la nube", predice Neil Warren, director general y jefe norteamericano del centro de excelencia de la nube en la empresa de Capgemini.

Warren también predice que las aplicaciones se volverán más agnósticas en cuanto a plataformas este año, lo que permitirá a las empresas concentrarse en cuestiones de productividad y seguridad. "La otra palanca para esto sería una mayor utilización de escritorios virtuales a hiperescala en un enfoque no persistente", añade. "Estos avances pueden reducir aún más la complejidad de la infraestructura de las empresas, reduciendo la carga de TI y mejorando la seguridad de los datos".

 

7. La IA está convergiendo con los datos y la nube

La Inteligencia Artificial (IA) por sí sola no puede hacer mucho para resolver problemas importantes. También se necesitan datos y potencia informática escalable para completar el trabajo. Por eso las empresas líderes están administrando cada vez más los datos, la IA y la nube (DAC) como un todo unificado, dice Anand Rao, líder global de IA en PricewaterhouseCoopers.

"Veremos una afluencia de empresas en 2022 que adoptarán un enfoque de ciclo de vida para gestionar estas tres operaciones interconectadas al desarrollar la gobernanza de la IA", afirma. "Cuando los datos, la IA y la nube trabajan juntos sin problemas, de extremo a extremo, el resultado es un sistema flexible y potente que realiza más valor de los datos y resuelve más problemas más rápidamente".

 

8. Se espera un movimiento hacia la modernización de las aplicaciones

Las empresas han migrado un número incalculable de aplicaciones a la nube en los últimos años. Sin embargo, en muchos casos, las aplicaciones se migraron apresuradamente sin incorporar ninguno de los pasos de rearquitectura o reingeniería necesarios para permitir que las aplicaciones funcionen de manera óptima en un entorno de nube.

"En su lugar, muchas aplicaciones fueron 'levantadas y cambiadas' y, por tanto, no aprovechan los elementos clave de las aplicaciones en la nube, como la rápida escalabilidad, el autoservicio, la agrupación de reservas o los costes basados en el consumo", advierte John Rostern, vicepresidente sénior y líder global de servicios de seguridad en la nube y en infraestructuras de la consultora de seguridad NCC Group.

Para aprovechar las ventajas prometidas de la computación en la nube, las organizaciones deben iniciar un proceso exhaustivo y meditado en el que la arquitectura y el despliegue de las aplicaciones en la nube se examinen con respecto a un modelo de referencia aceptado, como el AWS o Azure Well Architected Framework (WAF). "Este proceso servirá de base para la evolución de estas aplicaciones hacia la nube nativa", explica Rostern.

Aunque la reestructuración de la arquitectura y la redistribución de las aplicaciones y los servicios para aprovechar las características inherentes a la computación en nube resolverán este problema a largo plazo, dicha transformación suele ser un proceso de varios años, advierte Rostern. Mientras tanto, existen acciones a corto plazo para mitigar el impacto de las ineficiencias existentes. Las organizaciones, dice, deberían examinar el problema desde el punto de vista de los procesos de negocio para determinar hasta qué punto las aplicaciones y los servicios podrán apoyar las operaciones.

"Esto reducirá la fricción en el sistema y, por lo tanto, reducirá el impacto de los costes a corto y medio plazo hasta que pueda producirse la rearquitectura y la reimplantación".



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Ingram Micro Fotovoltaico Mayoristas

Noel Bravo Fabricantes

Zero Trust SEGURIDAD

Router AVM FRITZ!Box 6590 Fabricantes