| Noticias | 18 SEP 2001

Windows XP será la licencia más vendida por Microsoft en 2002

Tags: Histórico
Un informe de IDC asegura que el 67 por ciento de las licencias de sobremesa que venda Microsoft el próximo año corresponderá a Windows XP, pero asegura que esto saldrá muy caro para el resto de sistemas operativos de la compañía.
Arantxa Herranz
Dos de cada tres sistemas operativos que Microsoft venda durante 2002 corresponderán a Windows XP, según las estimaciones dadas a conocer por IDC. La consultora cree que pese a que muchos usuarios de ordenadores se muestran reacios a actualizar sus equipos, Windows XP “reemplazará rápidamente las ventas” de los actuales productos del fabricante de software.

Cabe señalar que el nuevo sistema operativo es visto como el motor clave del futuro crecimiento de la compañía y que la debilitada industria del PC espera que sea también un impulsor de la recuperación del sector.
En el informe “Windows XP: Huge Uptake Potential, Little Alternate Choice”, IDC también asegura que el rápido crecimiento de las ventas de licencias de XP tendrá un alto precio para los otros sistemas operativos, como Windows 95, 98 y ME, que ya no estarán disponibles. La conclusión que se puede extraer es que este gran crecimiento puede ser etiquetado por dejar menos opciones en vez de intensificar el interés en XP.
“Microsoft asegurará que este es el sistema operativo de crecimiento más rápido, pero también pueden decir que se debe a que el actual volumen de ventas es el mayor de toda la historia”, asegura Al Gillen, analista de IDC y autor del informe. “El crecimiento no está causado por Windows XP en sí mismo, sino que se trata de un hecho lógico asociado con el anuncio del producto y con el actual volumen de ventas”.

Más versiones profesionales
Asimismo, según este analista, más de la mitad de las ventas de Windows XP se corresponderán con la versión profesional. Sin embargo, estos números son engañosos en términos del interés empresarial desde que muchas ventas de Windows 95 y 98, que han estado disponibles durante mucho tiempo para este sector, podrían actualizarse a Windows XP. Además, cabe recordar que las actualizaciones de NT Workstation y 2000 también serán hacia XP.
Gillen también indica que el cambio de política de licencias para el mundo empresarial también fomentará la venta de licencias de XP Professional, ya que esta estrategia está haciendo que para las empresas resulte práctico el actualizarse a Windows XP.
Sin embargo, el gran cambio acometido por Microsoft permitirá los OEM ofrecer licencias que pueden ser degradas de XP a Windows 2000; una opción que anteriormente sólo estaba disponible desde Microsoft y a través de acuerdos de compra por volumen. Lo que implica esta medida es que los ejecutivos de TI pueden comprar nuevos PC, que vendrán con toda probabilidad con XP, e instalar en ellos Windows 2000 Professional sobre XP y seguir teniendo una licencia válida. “Será más fácil para las empresas con Windows 2000 Professional, e incluso con Windows 98, justificar la compra de XP porque no existe ninguna razón por la que no puedan degradar sus sistemas operativos”.
Pero, además, IDC se ha mostrado un poco crítica con la nueva política de licencias en volumen de Microsoft, especialmente con lo que atañe a Software Assurance (SA). “No creo que esta opción sea positiva para las empresas, aunque también incrementará las ventas de XP”, manifiesta Gillen. Este mismo analista considera que serán los usuarios de Windows 2000 los últimos en actualizarse. Muchos desarrollos empresariales se han completado durante el pasado año y los responsables de TI no quieren darse prisa de nuevo en actualizar los puestos cliente ni actualizar el hardware con el fin de obtener el rendimiento necesario con XP.
Además, y pese a reconocer que Windows XP “es un buen producto”, IDC no considera que vaya a levantar la expectación ni el revuelo que causó Windows 95, con el que los usuarios llegaron a hacer cola delante de los establecimientos para comprarlo.

Situación poco favorable
Pero, además, varios economistas y analistas se han mostrado preocupados por la fría acogida a la que puede hacer frente el nuevo sistema operativo como consecuencia del atentado sufrido en Nueva York y Washington, pese a que muchos fabricantes de PC están recibiendo ya pedidos de sobremesas y portátiles con Windows XP. Así, parece que están emergiendo nuevos temores sobre una caída en el consumo doméstico que amenace las predicciones del crecimiento del mercado de PC, debido en parte también a que las empresas que han sufrido este ataque invertirán más en aspecto de seguridad que en un nuevo sistema operativo.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios