| Artículos | 01 SEP 2001

Una de cal y otra de arena en las cifras de facturación

Tags: Histórico
Mª Luisa Melo.
La incertidumbre es la nota dominante al cierre de los trimestres de la mayoría de las compañías del sector de las Nuevas Tecnologías. Si bien algunas ya han visto repuntes en las cifras de facturación o beneficios en relación al descalabro del trimestre pasado, la mayoría todavía acusan fuertes pérdidas no sólo en las cifras de negocio, sino también en su cuota de mercado.
Un buen ejemplo de ello es Ericcson, cuyos ingresos netos en el segundo trimestre cayeron un 240 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado, lo que supone unas ventas globales por debajo del 3 por ciento. El fabricante de software antivirus Network Associates también ha reflejado pérdidas en sus cifras, aunque se las ha arreglado para cubrir las previsiones realizadas por los analistas, gracias en parte al crecimiento alcanzado fuera de Estados Unidos.
Otras compañías, como Sun Microsystems, han conseguido un crecimiento de sus ingresos anuales del 16 por ciento. Sin embargo, los correspondientes al cuarto trimestre del año fiscal 2001 han sido de 4.000 millones de dólares, en comparación con los 5.020 millones de dólares del mismo trimestre del año anterior.
En general, se puede apreciar que si bien algunas compañías han registrado incrementos en sus cifras de facturación, en realidad, éstas han sido muy pequeñas. Éste es el caso de Unisys, cuya facturación ha aumentado tan sólo un 3 por ciento en el segundo trimestre de 2001. A pesar de cumplir con las previsiones de analistas o de la propia compañía, los beneficios registrados entre cada trimestre siguen siendo bajos.
Esto demuestra que la recuperación todavía no ha hecho acto de presencia de manera global y que los buenos resultados económicos siguen a expensas de que se produzca una aceleración económica continuada.

Los ingresos de Intel decrecen, pero menos que el pasado trimestre
La facturación del gigante fabricante de chips para su segundo trimestre ha sido de 6.300 millones de dólares, lo que supone un descenso del 24 por ciento en relación con el segundo trimestre del pasado año.
Mientras, el beneficio neto, sin tener en cuenta los costes fruto de las adquisiciones, ha sido de 854 millones de dólares, una caída del 76 por ciento si lo comparamos con el mismo período del pasado año.
Ante estos exiguos resultados, la compañía ha decidido iniciar una importante aceleración en la evolución de su línea de microprocesadores de sobremesa para proporcionar una transición más rápida desde el procesador Pentium III al Pentium 4.
En cuanto a los beneficios por acción en este segundo trimestre, estos han sido de 0,03 dólares, una bajada del 93 por ceinto en relación a los 0,45 dólares por acción del segundo trimestre de 2000.
En general, los resultados han sido ligeramente inferiores a los previstos inicialmente por la compañía. Así lo confirma Craig R. Barrett, presidente y CEO de Intel, quien destaca que “se han cumplido las expectativas globales, equilibrándose el mantenimiento de las cifras en los negocios de comunicaciones y memorias flash con el incremento en el área de microprocesadores”.

Las cifras de Nortel se desploman
El fabricante mundial de equipamiento para telecomunicaciones ha registrado las pérdidas trimestrales más elevadas en toda su historia. Los datos hablan por sí solos: las pérdidas han alcanzado la cifra de 19.400 millones de dólares. Las expectativas iniciales de la empresa canadiense eran de pérdidas, pero el balance definitivo del pasado trimestre ha arrojado unas cifras aún peor de las esperadas, exactamente 200 millones más en pérdidas de lo previsto inicialmente. Los accionistas han llegado a perder 48 centavos de dólar por cada acción.
La empresa tuvo unos ingresos de operaciones continuadas de 4.610 millones de dólares, un 36 por ciento menos que los obtenidos durante el mismo período del año pasado. A estas pésimas cifras de negocio hay que sumarle la política de reestructuración de plantilla que ha provocado 23.000 despidos de empleados.

Los beneficios de Nokia caen, por primera vez, en cinco años
El fabricante de equipos de telecomunicaciones finlandés no ha cumplido sus previsiones de facturación para el segundo trimestre de este año, que ya fueron rebajados el mes pasado. Los beneficios netos alcanzados han sido de 710 millones de dólares, un 16 por ciento menos en comparación con los 984 millones conseguidos durante el mismo período del pasado año. A pesar de esta caída en los beneficios, que es la primera a la que se enfrenta la compañía en cinco años, las ventas globales en la división de móviles sí han crecido un 10 por ciento. Por zonas, hay que especificar que las ventas de teléfonos móviles fueron fuertes en Europa y en la región de Asia Pacífico, mientras que disminuyeron en América. A nivel mundial, la compañía ha declarado que “ha mantenido su cuota de mercado en telefonía móvil por encima del 35 por ciento”. En relación a las ventas de redes, éstas han caído significativamente en Europa, mientras que se han mantenido en Estados Unidos, sobre todo teniendo en cuenta que el mercado estaba muy afectado por las mínimas inversiones de los operadores en redes ya existentes. En Asia, y especialmente en China, las ventas de Nokia Networks han crecido notablemente.


IBM se mantiene con tímidos beneficios según las estimaciones de Wall Street
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A pesar de los vaivenes financieros, IBM ha conseguido cumplir con las estimaciones previstas, con un margen de beneficios y ganancias incluso superior al del pasado trimestre. Los dividendos por acción en el segundo trimestre de este año han sido de 1,15 dólares, lo que representa un incremento del 8 por ciento respecto a los beneficios conseguidos por acción el mismo período del año pasado (1,06 dólares).
El beneficio neto de la compañía en el segundo trimestre fue de 2.000 millones de dólares, un 5 por ciento más que el mismo período del año anterior. Los ingresos totales de la compañía han alcanzado los 21.600 millones de dólares, una cifra ligeramente superior a los 21.000 millones conseguidos el primer trimestre del año. “Mientras que otras empresa se tambalean”, ha comentado Louis V. Gerstner, presidente de IBM, “los ingresos de IBM han crecido, alcanzando unos beneficios récord y nuestra cuota de mercado se ha incrementado en la mayoría de nuestras líneas de negocio”.
Los buenos resultados son, en parte, fruto de la facturación de los productos de middleware clave para IBM, WebSphere y DB2, así como el incremento en un 15 por ciento de los ingresos del área de servicios y del segmento OEM que también han crecido un 11 por ciento. John Joyce, vicepresidente senior de IBM, ha apuntado que la firma de alianzas ha ayudado a la división de servicios, especialmente las alianzas de outsourcing firmadas en Japón.
Sin embargo, no todo han sido buenos resultados económicos. La división de ordenadores personales sigue perdiendo dinero, con beneficios por debajo del 14 por ciento y la compañía ha sufrido un debilitamiento no sólo en PC, sino también en discos duros.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios