| Artículos | 01 FEB 2001

Televisión interactiva, la posible sustituta del ordenador

Tags: Histórico
Yolanda Sánchez.
El comercio electrónico dirigido a los consumidores finales, lo que se ha dado en llamar B2C, tendrá mucho que ver con la televisión interactiva. Esto se debe, según un estudio realizado el pasado año por Andersen Consulting, a que la televisión de por sí es un medio plenamente familiarizado con el público en general, por lo que el fácil uso, la rapidez del mismo, la capacidad de emocionar e informar la convierte en la más importante candidata en la sustitución del PC. En breve superará, según la consultora, al ordenador en número de usuarios y transacciones realizadas a través de él.
Y es que los números indican que la televisión es el más popular de los electrodomésticos y será utilizado en el 2005 por 80 millones de europeos. Por todo ello, cabe esperar que el desarrollo de la televisión interactiva sea contundente. Los datos hablan por sí solos: en tres años el número de Web TV vendidas llegarán a los 67 millones y el mercado de Internet por televisión crecerá un 45 por ciento hasta el 2005. Estos datos surgieron del estudio realizado por Datamonitor, en un análisis sobre el consumo de televisores interactivos en Europa y Estados Unidos.
Aunque los estudios reflejen estos datos tan optimistas, el camino por recorrer en el desarrollo de esta tecnología es más largo que el camino recorrido y así lo reconoció Víctor Martín, director de e-commerce y televisión interactiva de Antena 3. "El gran obstáculo para el desarrollo de esta tecnología es la infraestructura hasta ahora existente. El establecimiento no será pleno hasta que el cable esté completamente instaurado y los decodificadores no sean tan limitados como los actuales. Ahora se emplea un sistema triangular en el que los emisores y los receptores se comunican por diferentes canales, lo que dificultan la interconexión entre ambos", confirmó Víctor Martín.
Es importante tener en cuenta, además de estas dificultades tecnológicas, los altos costes de la televisión interactiva. Por un lado, el cliente al adquirir un decodificador, cuyo precio oscila entre las 30.000 y las 100.000 pesetas, necesita conocer en qué va a invertir su dinero; por otro, la necesidad de instalar redes de cable que ofrezcan productos competitivos implica el desarrollo de infraestructuras que lleguen al mayor número posible de personas, de lo contrario la situación carecería de sentido.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios