| Artículos | 15 MAY 1998

Memorias para actualizar el PC

Tags: Histórico

Si usted es de los que sueña con uno de esos estupendos equipos Pentium II a 400 MHz, pero no le da el presupuesto para pagarlo, no desespere, todavía puede hacer algo para mejorar su equipo . De todas las opciones posibles, la que más puede equipararse con la fuente de la eterna juventud para el PC es la ampliación de memoria .

Windows 95 y NT son verdaderos devoradores de memoria, sólo para que funcione lo mínimo necesitan 16 MB de RAM, y mucho más si se pretende utilizar varias aplicaciones a la vez . Por tanto, si el PC de repente parece perder gas, el diagnóstico es claro, falta memoria . Y cuando esto ocurre con Windows, el programa comienza a extraer información desde y hacia el disco duro, lo que supone lentificar en gran medida el trabajo .

Para la mayoría de los usuarios de Windows 95, 32 MB de memoria puede ser la cifra mágica . Pero si se utilizan aplicaciones devoradoras de memoria, tales como las de gráficos profesionales o una base de datos de tamaño considerable, ampliar ésta hasta los 64 MB será lo más práctico . Y, por supuesto, si el que se está utilizando es Windows NT, los 64 son un mínimo razonable . Es extraño que se necesite más, aunque afortunadamente la mayoría de las placas madre que han aparecido en los últimos años son capaces de trabajar hasta con 256 MB .

Ante esta perspectiva, no cabe menos que respirar aliviados ante la constante bajada de precios de la memoria .

Hoy día existe una amplia variedad de tipos de memoria disponibles . De hecho, la mayoría de los PC fabricados desde 1994 utilizan chips RAM dinámicos EDO ( Extended Data Out ) montados sobre módulos de memoria de una línea, mejor conocidos como SIMM . Sin embargo, las nuevas máquinas utilizan a menudo las de tipo RAM dinámico síncrono ( SDRAM ) sobre módulos de memoria duales o DIMM .

Así, si el PC que se ha de actualizar cuenta con ambos tipos de ranuras, hay que tener en cuenta que normalmente no se pueden mezclar los dos tipos en la misma placa madre .

La mayoría de las placas fabricadas desde 1992 cuentan con cuatro ranuras SIMM, mientras que en las del año pasado es frecuente encontrar una o dos DIMM, habitualmente vacías .

Añadir RAM es una de las operaciones de actualización más sencillas . Tan sólo hay que averiguar la cantidad de memoria incluida, localizarla, desconectar el equipo y retirar la carcasa . Normalmente los módulos de memoria están al lado izquierdo de la placa madre, mirando hacia el frente de la caja . Sin embargo, también pueden estar ocultos por cables o debajo de la bahía para montar el disco duro .

La mayoría de los PC aparecen con ranuras para SIMM de 72 pines, de 4,25 pulgadas, mientras que los antiguos utilizan los de 30 pines, de 3,5 pulgadas . Los DIMM de 168 pines miden 5,25 pulgadas y habitualmente admiten chips de memoria en ambos lados .

Si se trata de añadir módulos SIMM, hay que estar preparados para vérselas con problemas, especialmente si se trata de mezclar módulos de diversas capacidades, aunque en teoría esto no debería ocurrir .

Los equipos basados en procesadores Pentium requieren que los módulos SIMM se instalen de dos en dos, y dependiendo de cuántas ranuras estén ya ocupadas habrá que quitar algunos de ellos y reemplazarlos con modelos de mayor capacidad .

En cuanto al cambio de los DIMM, si hace falta quitar alguno de los módulos antiguos para hacer hueco a los nuevos, el trabajo es lento y cuidadoso . Estos módulos se encajan en las ranuras mediante clips de plástico o metal que se enganchan en cada extremo, por lo que la manipulación ha de ser cuidadosa .

Cuando el proceso esté finalizado, hay que comprobar la memoria nueva . Normalmente se podrá observar al iniciar el equipo, aunque es posible que en algunas máquinas antiguas se produzcan errores al reconocerla .

LO MEJOR

- La bajada de precios de las memorias es continua

LO PEOR

- La ampliación mixta puede ocasionar problemas en algunos equipos



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios