| Artículos | 01 ABR 1998

Las tarjetas inteligentes se utilizarán en un número de 3,8 millones en el 2000

Tags: Histórico
En el año 2005 las recargas serán de 27 billones

La utilización de las tarjetas inteligentes alcanzará en el año 2000 los 3,8 millones de unidades . Eso, al menos, es lo que indica un estudio llevado a cabo por la firma Killen & Associates .

La diferencia principal de estos dispositivos con las tradicionales tarjetas de crédito es que las tarjetas inteligentes integran un procesador en el que se puede almacenar tanto información personal como dinero . Son las conocidas como tarjetas para calderilla, en las que se puede almacenar una cantidad de dinero suficiente para pequeños pagos como el periódico o el pan . Incluso, se pueden utilizar para pagar en Internet, siempre y cuando se disponga de un lector para este tipo de tarjetas . En un futuro también se permitirán otros usos como la utilización en cabinas telefónicas o para pagar los billetes de metro o de autobús .

Aunque por el momento el uso de estas tarjetas sea incipiente, en el año 2005 se registrarán un total de 27 billones de recargas, el equivalente según las previsiones de Killen & Associates al 80 por ciento de todas las transacciones que se efectuaron en 1997 . El estudio establece que en el año 2000 estarán circulando un total de 1,6 billones de tarjetas de teléfonos, mientras que el de tarjetas inteligentes será de 1,2 billones . Pero el total, incluyendo las tarjetas de seguros, de teléfono, de almacenamiento de dinero, de identificación, será de 3,8 billones en ese mismo año .

En el año 2005 la región que encabezará la clasificación de penetración de estas tarjetas será Europa, que estará seguida de Asia . Resulta sorprendente la situación de Estados Unidos, que se encuentra por detrás de Asia y Europa a una distancia considerable . Los motivos según el estudio al que estamos haciendo referencia hay que buscarlos en los escasos incentivos que los comerciantes están dando a los clientes para que las adopten . Además, los bancos y las entidades de tarjetas de créditos han estado muy lentos a la hora de desarrollar los programas de tarjetas inteligentes por miedo, según la consultora, de ver reducirse los ingresos que obtienen con las tarjetas de crédito .

El mercado español

Un estudio dado a conocer por la compañía de tarjetas de crédito VISA muestra que el 60 por ciento de la población española con un rango de edad situado entre los 18 y los 65 años considera de gran utilidad las tarjetas inteligentes . Esta conclusión se desprende de un informe sobre hábitos de consumo que realiza la entidad . En ese informe se apunta que entre los usos que los españoles estarían dispuestos a dar a la tarjeta figura, en primer lugar, el de documento Nacional de Identidad, con un 19 por ciento, seguido del de información médica personal con un 14 por ciento y del número de afiliación a la seguridad social con un 11 . Los datos personales en general se hacen con un 9 por ciento y de agenda personal con un 4 . Un 3 por ciento de los encuestados considera que se debería incluir el grupo sanguíneo .

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios