| Noticias | 25 JUN 1998

La Comisión Europea advierte de los riesgos de la exposición a los campos de electricidad estática y magnética

Tags: Histórico
La preocupación por la electricidad estática y la magnética ha llegado hasta la Comisión Europea. Hasta el momento es poco lo que se conoce sobre este tipo de campos eléctricos, y sobre todo, sobre los efectos, entre los que se incluye el cáncer, que pueden provocar en los seres humanos.
María L. Rodríguez

Los dispositivos que provocan esos campos de electricidad conocidos también como radiación no ionizante, son los reproductores de vídeo, las radios, los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos, así como las líneas de alta tensión.

El interés de la Comisión Europea por este asunto se refleja en una recomendación que ha propuesto recientemente en la que solicitaría la limitación de la exposición pública a una amplia variedad de los campos energéticos mencionados. No obstante, el efecto legal de esta medida es nulo, puesto que no es una ley, sino una simple recomendación. Así es que, simplemente se limita a solicitar a los estados miembros que emprendan acciones apropiadas para proteger al público restringiendo la exposición a esos campos en función del nivel de frecuencia. De todas maneras, la recomendación todavía debe pasar por el Consejo de Ministros de la Unión y ser aprobada por mayoría cualificada.

La oficina del Comisario de Asuntos Sociales ha hecho público un comunicado en el que denuncia que “la ausencia de requisitos o directrices en la Unión Europea en esta área está teniendo un efecto negativo en las actitudes de consumidores en cuanto al equipamiento que emite radiación no ionizante”.

La recomendación de la Comisión no pretende que se reduzcan las emisiones de esta radiación ni trata la disminución de la exposición en el lugar de trabajo. Además, reconoce que algunos estudios experimentales sobre los efectos biológicos de la exposición a los reproductores de vídeo no han evidenciado que exista riesgo alguno para la salud pública. Aún así, la recomendación advierte que los campos electromagnéticos en frecuencias de entre 100 y 300 KHz utilizados por teléfonos móviles y otros dispositivos relacionados con la tecnología GSM, pueden producir efectos de termales en los tejidos vivos cuando se produce un incremento de la temperatura de más de un grado Celsio.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios