| Noticias | 09 DIC 2004

IBM vende su negocio de PC al grupo chino Lenovo

Tags: Histórico
IBM, pionera en la fabricación de ordenadores personales, pone punto y final a este capítulo en su historia empresarial vendiendo esta división a la firma china Lenovo, anteriormente conocida como Legend, que es el fabricante más grande de PC del país asiático. El Gigante Azul definitivamente se define como proveedor de servicios.
Dealer World
Los rumores por fin se han confirmado. Finalmente se ha hecho público: el grupo chino Lenovo ha adquirido la división de informática personal de IBM, la firma que fabricó el primer PC del mundo en 1981 y que celebró la salida de fábrica del número 100 millones de sus ordenadores personales el pasado mes de julio. Por esta operación, Lenovo pagará por el negocio de informática personal de IBM 1.250 millones de dólares en metálico y acciones (650 millones en efectivo y hasta 600 en acciones ordinarias).
Además del dinero, IBM conseguirá un 18,9 por ciento de los intereses de Grupo Lenovo. Por su parte, Lenovo asume todas las responsabilidades de la división de informática personal de IBM, es decir, salarios, deudas y temas legales. Todo esto se traduce en un valor total del acuerdo de cerca de 1.750 millones de dólares y se espera que la adquisición se complete en el segundo trimestre de 2005.
La compañía resultante tendrá ventas de 12.000 millones de dólares, según IBM, lo que le convertirá en el tercer fabricante mundial de PC, por detrás de Dell y HP. Además, según cifras de IDC para 2003, la combinación de cuotas de mercado de ambas firmas representa aproximadamente el 8 por ciento mundial.
Las oficinas centrales del nuevo negocio de PC de Lenovo estarán en Nueva York y tendrán otras sedes en el Norte de Carolina y Pekín. Por su parte, el actual vicepresidente senior y director general del grupo de sistemas personales de IBM, Stephen Ward, se convertirá en CEO de Lenovo y, cuando el acuerdo esté completado, será el presidente de la compañía. La firma resultante tendrá 19.000 empleados, de los que, en torno a 10.000, son empleados actuales de IBM.
De cualquier modo, el acuerdo aún requiere la aprobación de los accionistas de Lenovo y las autoridades de regulación. En cualquier caso, el principal accionista de la firma, Lenovo Holdings, ya ha votado a favor de la transacción.

Cuando el río suena…
Pero lo cierto es que este acuerdo no ha sido una sorpresa para nadie. La noticia lleva corriendo en los mentideros de las TI desde hace una semana, cuando los informes financieros de IBM aparecieron publicados en The New York Times dando cuenta de la intención de la firma de vender su negocio de PC. De cualquier modo, muy pocos detalles fueron dados a conocer sobre su naturaleza y el posible efecto que tendría en los clientes actuales de IBM. Sólo se comenzaron a conocer a partir de su anuncio público el miércoles 8 de diciembre.
De hecho, los principales responsables de ambas compañías ya han hecho sus primeras declaraciones al respecto. Así, Chuanzhi Liu, actual presidente del grupo Lenovo, quiso comentar sobre el acuerdo: “Como fundador de Lenovo, estoy muy emocionado con este avance, así nos convertimos en una firma internacional. En los últimos 20 años he contemplado el desarrollo de Lenovo como una de las compañías líderes de TI en China y Asia. Desde nuestros inicios, nuestro objetivo inquebrantable ha sido crear una compañía verdaderamente internacional. En 2003, cuando cambiamos nuestro nombre, o en 2004, año en que hemos anunciado nuestro acuerdo con el Comité Olímpico Internacional, pasando por esta alianza estratégica con IBM, he estado encantado de observar cómo Lenovo se convertía en una compañía mundial de primera categoría”.
Por su parte, Samuel J. Palmisano, CEO y presidente de IBM, declaró: “En Lenovo tenemos un socio con capacidades competitivas muy fuertes en China y Asia en los mercados de consumo y sobremesa. Hemos trabajado juntos muy cuidadosamente para poner en orden todos los elementos para conseguir una alianza fuerte y exitosa”.

Tranquilidad para los clientes
Pero ésta no es la primera vez que ambos nombres se unen, pues en 1984 ya comenzaron los contactos entre IBM y Lenovo, para introducir el PC en el mercado chino. Ahora, uno de los puntos que han querido aclarar ambas compañías es que sus clientes no sufrirán ningún cambio en la disponibilidad de los productos o en el soporte de los mismos.
Una vez concluida la adquisición, las dos compañías pasarán a formar parte de una alianza en la que IBM se convierte en la firma de referencia en lo que a servicios y financiación a clientes se refiere para Lenovo y, por su parte, la corporación asiática se convertirá en el proveedor preferente de PC para IBM.
Asimismo, para fortalecer la alianza y los productos con el nombre de marca de IBM, Mark Loughridge, responsable de finanzas del Gigante Azul, aclara que “los productos de Lenovo aparecerán con las dos marcas durante los próximos años, para nivelar el poder de la marca IBM ThinkPad con nuestros clientes actuales y futuros”. Asimismo, “pasarán por una fase de implementación con productos que inicialmente utilizarán el logo IBM como primera marca y la transición se producirá en 60 meses, hasta que se pase definitivamente a productos con la marca Lenovo exclusivamente”, matiza Loughridge.

Adiós al PC
En definitiva, este movimiento ha venido a confirmar de una vez por todas que IBM está apartándose del negocio de la fabricación de PC porque observa mayores beneficios en el mercado de servicios. “Nuestra estrategia es clara, se trata de convertirnos en el líder mundial en soluciones de alto valor. Este acuerdo ayuda a IBM a centrarse en los segmentos de la PYME y la empresa, donde podemos ofrecer nuestro mejor nivel en valor añadido”, concreta Loughridge.
De hecho, en su camino hacia los servicios, IBM ha invertido desde 2002 cerca de 9.000 millones de dólares en la adquisición de unas 30 compañías, incluyendo nombres como Price Waterhouse Coopers. En el mismo período, se ha despojado de distintos negocios que planteaban problemas a la hora de abordar oportunidades de mercado, tales como sus dispositivos de discos duros y monitores. De hecho, hacía tiempo que había externalizado la producción de ordenadores personales.
En palabras de Mark Loughridge, “la venta de esta unidad de IBM permitirá reducir su volatilidad de ingresos y mejorar sus márgenes”. De hecho, evalúa el crecimiento del margen de beneficios en torno a 3 puntos. Además, este portavoz añadió que IBM espera mínimos cargos en el presente trimestre relacionados con el acuerdo y confía obtener unas ganancias antes de impuestos de entre 900 y 1.200 millones de dólares.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios