| Noticias | 12 SEP 2001

Grandes pérdidas y temores, consecuencias del atentado de ayer en EE.UU.

Tags: Histórico
Aunque es pronto para hacer afirmaciones, parece confirmado que las pérdidas económicas a raíz del atentado de ayer serán astronómicas.
Yolanda Sánchez
El ataque terrorista en EE.UU. está trayendo consigo grandes pérdidas económicas y humanas, especialmente para las empresas que tenían oficinas en las Torres Gemelas como es el caso de las compañías ATT o Sun Microsystems, entre otras.
Junto a las pérdidas económicas más directas, hay que sumar todas las que han sido consecuencia de estos hechos. Así, la economía no ha podido mantenerse al margen de lo ocurrido ayer. En sólo unos instantes, y tras el cierre de los mercados estadounidenses, las bolsas mundiales se desplomaron. Prueba de ello es que Francford perdió mas de un 8,4 por ciento y la bolsa de Londres al cierre representaba unas pérdidas de 5,45. El parqué madrileño fue el que registró un menor número de pérdidas pero no pudo escapar a la tendencia y registró un 4,56 por ciento de descenso.
Cabe destacar, asimismo, que con el desplome de los valores bursátiles, también cedió el dólar, aumentó el precio del petróleo y el oro se devaluó.

Otras consecuencias
Junto a las pérdidas, de las cuales todavía no se ha hecho una estimación, ha saltado la polémica de la seguridad nacional y su “fácil” destrucción. Así, el estado de alerta generalizado hace que todos los sistemas de seguridad estadounidenses estén activados, incluidos los que repercuten en la tecnología del gigante mundial.
De esta manera, los organismos encargados de garantizar la seguridad de EE.UU. no han pasado por alto la posibilidad de un ataque a través de Internet, lo que se ha dado en llamar ciberterrorismo. Así, y según ha declarado el Centro de Protección de Infraestructura del FBI, las alertas también han saltado dentro de la Red y no se desestima la posibilidad de sufrir ciberataques.
Ya en 1990 el Pentágono hizo un simulacro de este tipo de atentado utilizando la Red como canal violento y demostró que si los ciberataques se llevaran a cabo de una manera “efectiva” podría llegar a bloquear los sistemas de administración de agua, las carreteras y aeropuertos e incluso los sistemas de gas. Es decir, todo lo que depende al mínimo de un sistema informático.
Varias compañías líderes en el sector de la seguridad informática se han pronunciado al respecto y están de acuerdo en que ahora mismo todos los sistemas de seguridad del país permanecen activados y que el ataque de algún intruso sería detectado mucho antes de que pudiera crear caos en la Red o producir algún mal mayor.
La monotorización que se está llevando a cabo demuestra que no hay ninguna señal de ataque en las principales redes de comunicación estadounidenses o en cualquier operación de comercio electrónico.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios