| Artículos | 15 FEB 2005

El fin de los mitos sobre la Telefonía IP

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
En un momento en que la convergencia de las comunicaciones de voz, datos y vídeo es un hecho, y ahora que se da el siguiente paso hacia las redes de información inteligente (IIN), muchas empresas todavía se muestran reacias a dar el paso, quizá porque no valoran las posibilidades de la tecnología, o quizá porque existen una serie de tópicos o de mitos alrededor de esta tecnología que impiden su desarrollo. Por este motivo, y pensando en que la mejor manera de combatir al enemigo es conocerlo, hemos querido dedicar estas páginas a tratar de desmitificar estos planteamientos.

En realidad, son cinco los grandes mitos contra los que tienen que luchar la Telefonía IP. El primero pasa por el hecho de que muchos usuarios prefieren esperar en su implantación a que los estándares sean más maduros. El segundo es el que afirma que la implementación de una red de comunicaciones basadas en protocolos IP es más cara que en el caso de un sistema tradicional TDM. En tercer lugar, que no existe una única aplicación de referencia en los sistemas de comunicaciones basadas en IP. Como cuarto mito, la seguridad, ya que afirma que las comunicaciones IP son menos seguras que una comunicación con un sistema tradicional. Y, quinto, que la inversión en sistemas de comunicación basados en IP significa tirar todas las inversiones realizadas en sistemas tradicionales de voz.
Una vez conocidos los mitos, nada mejor que un poco de luz para acabar con ellos.

Madurez de los estándares
Para enfrentarse a este prejuicio, nada mejor que poner sobre la mesa los diferentes estándares que afectan a este tipo de redes, sin olvidar que, como en el resto de áreas de la tecnología, estos estándares pronto se ven complementados, ampliados o sustituidos por otros. Pero, además, este tipo de comunicaciones se basan en protocolos o estándares que no son nuevos, y que son empleados por otros segmentos tecnológicos.
Cuando un teléfono se pone en marcha, emplea el protocolo DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol) para obtener su dirección IP del servidor, tal y como hace un PC. Entonces el teléfono descarga su propio sistema operativo mediante TFTP (Trivial File Transfer Protocol), igual que cualquier otro elemento de la red. Entonces, genera una VLAN (Virtual Local Area Network) 802.3p para separar el tráfico de voz del tráfico de datos para optimizar la calidad de servicio (QoS) y la seguridad.
A nivel de protección, el empleo de otros estándares tales como 802.1x (para control de identidades), TLS (Transport Layer Security), SSL (Secure Sockets Layer) y SRTP (Secure Real Time Protocol), con el fin de que las comunicaciones sean seguras y estén protegidas. Pero, además, se encriptan los envíos con AES (Advanced Encryption Standart) para asegurar las comunicaciones, y se controlan las sesiones que se inician con SIP (Session Initiation Protocol).
Sobre esto, todos los desarrollos de aplicativos se basan en estándares reconocidos por la industria, como XML, TAPI, o JTAPI.

El coste de las redes
El segundo de los mitos se refiere al precio de estas soluciones, y lo cierto es que el precio de una instalación frente a otra es más o menos similar. No obstante, si lo que valoramos es el coste total de propiedad de ambas soluciones, es cuando nos damos cuenta del ahorro que ofrece una solución convergente entre datos, vídeo y voz.
A modo de ejemplo, el banco SouthTrust Bank, en Estados Unidos, cambió su instalación hacia una red IP y ahorró, en el primer año, más de 5 millones de dólares en sus gastos de comunicaciones. Evidentemente, dependiendo de la estructura de la empresa y del nivel de gastos el ahorro sería diferente, pero los ahorros se encuentran en el mantenimiento, el movimiento de usuarios, las llamadas internas de la compañía con otras sedes, las llamadas externas de la empresa con sus clientes y proveedores, así como las llamadas a larga distancia, si fueran necesarias. Y todo esto, sin entrar a valorar el incremento de productividad que obtienen las empresas tras el cambio hacia una red IP.

Beneficios en aplicaciones
A la pregunta de qué aplicaciones se benefician del cambio a redes IP, la respuesta es múltiple, dado que existen muchas aplicaciones en este momento que reducen costes, incrementan la productividad y mejorar la satisfacción de los clientes. No existe una única razón para migrar a redes IP, igual que no existe una única razón para estar conectado a Internet. Son muchas las posibilidades que ofrece con aplicaciones ya instaladas en la compañía como el correo electrónico, los CRM o, incluso , los calendarios y agendas.
Evidentemente, estas redes pueden aprovecharse en el desarrollo de aplicaciones verticales para mercados concretos que puedan potenciar al máximo sus capacidades, pero también pueden verse optimizadas aplicaciones empresariales como el correo electrónico, o la mensajería unificada. Pero, además, se trata de una comunicación siempre disponible, por lo que puede ser la clave para el desarrollo de actividades de negocio críticas para la compañía, incrementando las posibilidades de servicio para los clientes y, por tanto, su satisfacción, lo que lleva a mejorar los resultados de negocio. Además, se potencia la productividad de los empleados que, con aplicaciones sencillas de manejar, pueden ser más rentables para la empresa y emplear su tiempo en labores propias del negocio.

Migración a las nuevas redes
El último de los mitos contra la Telefonía IP se basa en que es necesario tirar todo lo anterior a la hora de montar una infraestructura de este tipo.
Con la Telefonía IP, las comunicaciones de voz pasan a ser un servicio de la red, no algo con entidad propia que requiera recursos propios. Es más, las comunicaciones ya no dependen de un cableado independiente que de soporte allí donde llegue, sino que estarán disponibles en cualquier punto donde haya un acceso a la red.
Pero la migración no tiene que ser radical, sino que puede realizarse de forma paulatina, departamento a departamento, grupo de trabajo a grupo de trabajo o, incluso, sede a sede, por lo que no es necesario abandonar de golpe la infraestructura utilizada anteriormente.

Seguridad
Evidentemente, quienes afirman que la Telefonía IP ofrece menores niveles de seguridad no están en lo cierto. La base de estas comunicaciones se encuentra en la LAN, sobre la que debemos asegurar las comunicaciones. Además, el nivel de seguridad es superior al no tener que preocuparse de dos redes diferentes, y tratar sólo con una red en la que convergen los datos, la voz y el vídeo.
Al proteger estas comunicaciones, tres son los aspectos críticos:

- Privacidad, una vía segura de transmisión. Tecnologías como IP Security y SSL VPN ayudan a sostener que la transmisión por la LAN y por la WAN sean seguras.
- Protección, a través de sistemas de defensa. Tecnologías como cortafuegos o sistemas de prevención de intrusos combaten los ataques internos o externos.
- Control, a través de sistemas de identificación. Tecnologías como Network Admision Control (NAC) permiten a las empresas asegurarse de que sólo las personas correctas acceden a la información correcta en el momento adecuado.


Félix Benavides, director de márketing de Cisco Systems
“La Cisco Expo es una demostración de nuestro ecosistema de partners”
-------------------------------------------------------------------------------------

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios