| Artículos | 01 ABR 1998

Coste total de propiedad (TCO): iniciativas y tecnologías para reducirlo

Tags: Histórico
Susana Galán, Miguel A. Gómez y Yolanda Camargo.

Desde hace algún tiempo se habla con cierta frecuencia en los medios de prensa informática acerca del coste total de propiedad necesario para mantener un equipo informático, si bien todas estas reflexiones que se realizan y las tecnologías encaminadas a reducir dichos costes van dirigidas a que las empresas que cuentan con un parque informático relativamente importante reduzcan los costes que conlleva su adecuado mantenimiento .

Si los usuarios individuales que en su domicilio o en su oficina se hacen cargo de uno o dos PC suelen tener problemas a la hora de instalar nuevo hardware, aplicaciones o cuando deja de funcionar correctamente algún componente de un ordenador, es fácil imaginar los quebraderos de cabeza que puede proporcionar a una empresa realizar el correcto mantenimiento de un número importante de puestos de trabajo sin que por ello se dispare el coste asociado .

Para intentar minimizar estos costes algunas de las compañías más influyentes en el mercado de la informática han creado diversas iniciativas y algunas nuevas tecnologías encaminadas a facilitar a los usuarios corporativos la reducción del coste total de propiedad . Entre estas empresas cabe destacar a Oracle, Microsoft, Compaq, Hewlett- Packard e incluso Intel .

El PC tradicional

Desde la aparición en el mercado del PC original de IBM, y posteriormente del resto de máquinas compatibles, esta arquitectura se ha utilizado ampliamente en entornos de oficina para las más variadas funciones como, por ejemplo, tratamiento de textos, acceso a bases de datos, emulación de terminales de grandes sistemas, servidores de archivos, de impresión o de comunicaciones, etc .

El progresivo aumento de potencia que han experimentado los PC ha provocado que poco a poco esta arquitectura se introduzca como solución en prácticamente cualquier departamento de una empresa moderna . La capacidad del hardware del PC actual, unido a la funcionalidad que aportan los sistemas operativos modernos para esta plataforma, ha hecho posible la creación en las empresas de grupos de trabajo en los que los usuarios que los forman comparten recursos entre ellos ( impresoras, comunicaciones, etc . ) de una manera totalmente independiente del resto de usuarios o grupos de trabajo de la empresa . Esta situación hace que el mantenimiento y administración de los sistemas y recursos conectados de esta forma se complique .

A esta situación hay que añadir las características propias de la arquitectura PC, la cual no es particularmente amigable a la hora de instalar y configurar nuevo hardware en las máquinas . Sólo desde hace unos pocos años, con la introducción y generalización en el mundo del PC del estándar Plug and Play, el cual permite, en teoría, una instalación y configuración automática de tarjetas de expansión en las ya antiguas ranuras ISA de cualquier compatible PC . Sin embargo, aún con esta tecnología para realizar la configuración automática de los dispositivos conectados al PC, en algunos casos la puesta en marcha de un nuevo dispositivo es complicada debido a los posibles conflictos que pueden producirse con periféricos antiguos que aún deben mantenerse conectados al sistema . Todas estas complicaciones han hecho que algunos usuarios denominen a esta tecnología como Plug and PRAY . ( conecta y reza para que funcione ) .

El hecho de que en muchos casos, al instalar un nuevo dispositivo en el ordenador, el usuario se tenga que enfrentar con direcciones de entrada-salida, canales DMA, interrupciones o rangos de memoria, hace que sea necesaria la ayuda de un profesional informático que conozca a fondo la arquitectura del sistema, y que lleve un registro de los dispositivos instalados en cada ordenador y de los recursos utilizados por cada uno de estos dispositivos . Sólo así será posible realizar una instalación rápida y con un mínimo de contratiempos en cualquier PC del parque que el técnico tenga a su cargo .

Otra posible fuente de problemas, que sin duda puede aumentar el coste total de propiedad, es fruto del hecho de que las carcasas de los PC actuales no suelen estar dotadas de mecanismos de seguridad que impidan que el usuario abra el sistema y realice en él las modificaciones que estime oportunas en su configuración . Sólo recientemente algunos fabricantes de PC, como por ejemplo Fujitsu, están dotando a algunos de sus equipos de sensores que se encargan de detectar cuando se ha retirado la cubierta del ordenador . Cuando se implementa este tipo de tecnología también se suele dotar al equipo de otro tipo de sensores, pero en este caso encargados de medir la temperatura interna del ordenador . Mediante estas técnicas el sistema puede, por ejemplo, regular la velocidad a la que giran los ventiladores encargados de refrigerar el equipo y, si fuese necesario, informar al usuario de que la temperatura interna es demasiado elevada y, llegado el caso, incluso apagar el equipo para evitar que se produzcan daños en el hardware del sistema debido a una exposición prolongada del equipo a temperaturas demasiado altas .

A todo este tipo de posibles complicaciones hay que añadir que en un entorno empresarial debe controlarse de forma estricta la instalación no autorizada de software, ya que prácticas de este tipo pueden dar lugar a sanciones debido a posibles infracciones de las actuales leyes que protegen los derechos de autor y la propiedad intelectual . Para solucionar este tipo de problemas, diversas empresas de software han desarrollado aplicaciones que permiten administrar un equipo de forma remota desde el puesto de, por ejemplo, el administrador o técnico encargado del mantenimiento del parque informático de la empresa . Sin embargo, en muchos de los casos, este tipo de controles pueden ser evitados por un usuario del sistema que tenga los conocimientos adecuados .

Todos estos aspectos están haciendo reconsiderar a muchas empresas la adopción del PC clásico como herramienta de trabajo en sus redes corporativas, teniendo en cuenta, además, que la industria informática está aportando otras soluciones a esta problemática que nada tienen que ver con el PC tradicional .

Sin embargo, el sector del PC no se ha quedado impasible antes esta problemática, más bien al contrario . En la actualidad existen sistemas que permiten, por ejemplo, que un determinado ordenador conectado a una red local se encienda cuando recibe un determinado paquete de datos a través de la red . Una vez encendido podrá ser administrado de forma remota por el administrador del sistema . Para que esta funcionalidad esté disponible, el ordenador debe soportar una característica denominada Wake On LAN, la cual debe recibir soporte tanto por parte del adaptador de red local como por parte del hardware de la placa base del ordenador . Una funcionalidad parecida está disponible en algunos modelos de módem, de forma que el ordenador se enciende al recibir una llamada telefónica convencional .

Estas tecnologías, junto con la tendencia actual hacia la creación de PC de bajo precio destinados al mercado doméstico básico y los usuarios de oficina que no necesitan prestaciones elevadas, está haciendo que el PC se adapte cada vez mejor a las necesidades actuales de las empresas, las cuales requieren equipos de fácil instalación y mantenimiento dotados de tecnologías que ayuden a reducir el coste total de propiedad del equipo .

Los NetPC

Se puede decir que los NetPC, básicamente, son ordenadores compatibles PC a los que se les han eliminado algunas de sus características clásicas y se les han añadido otras que facilitan su administración en entornos corporativos en los que resulta fundamental reducir los costes de mantenimiento del parque informático .

Una de las principales características que definen a los NetPC es que cuentan con una cubierta que el u

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios