| Artículos | 01 ABR 2004

Comunicaciones inalámbricas, el nuevo reto de las empresas

Tags: Histórico
Yolanda Sánchez.
Los hot spot necesitan de nuevas políticas de seguridad y de control de acceso. Todos sabemos la importancia y los beneficios de poder conectarse de manera inalámbrica a la Red y gestionar información en cualquier lugar, pero esto no es todo. El que un empleado pueda acceder a las entrañas de su empresa desde cualquier lugar ajeno y las veces que quiera, también hace necesario el establecimiento de nuevos mecanismos de control.
El número de usuarios de puntos de conexión inalámbrico (conocidos comúnmente como hot spot) llegarán a ser 30 millones a final de este año. Esto representa un aumento muy importante si tenemos en cuenta que el año 2003 dejó, aproximadamente, 9,3 millones de usuarios, según los datos de Gartner. Con este más que importante aumento de seguidores, según la consultora, las empresas deben pasar a la acción y mejorar su estrategia para que permita dar a sus empleados un acceso seguro y un control sobre el gasto de la conexión en estos lugares.
A finales de 2004, más del 50 por ciento de los ordenadores personales tendrá capacidad inalámbrica LAN (WLAN). Los empleados incrementarán el uso de estas redes en la oficina y en el hogar además de los populares hot spots. Teniendo esto en cuenta, Gartner advierte que si las empresas no siguen una política rigurosa de la mano de los proveedores de servicios que permita un control de estos puntos de conexión y de su coste, podrán tener graves problemas.
“Muchas ya están construyendo una estrategia para el uso de hot spot para empleados, pero hay que tener cuidado ante nuevos problemas como entrar dentro de contactos de suscripción con proveedores de servicios que no pueden dar respuesta a las necesidades de itinerancia”, aseguró Ian Keene, vicepresidente de estudios de Gartner. “Las organizaciones deben establecer contratos porque el sector de servicios es muy cambiante. Hay que estar preparados para establecer contratos de subscripciones con accesos que permiten pagar por las veces que se conecta a través de estos puntos. La compañías deben, además, activar un mecanismo para controlar el uso que se hace de los puntos de conexión inalámbrica de forma que conozca cuál es la situación de sus accesos en cualquier momento”.
La estrategia hot spot incluye el uso de cortafuegos personales y la utilización de códigos de acceso a través de las VPN para todo acceso remoto. Si todo esto es gestionado de manera apropiada, la organización puede ver los beneficios en la implementación de una estrategia de WLAN. A finales del año 2004, los analistas de Gartner aseguran que los trabajadores móviles estarán en posición de ganar unos 30 minutos, aproximadamente, de productividad al día a través de la utilización de puntos de conexión inalámbrica con WLAN.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios