| Noticias | 12 JUN 2006

Computex Taipei concluye su vigésimo sexta edición

Tags: Histórico
Durante cinco días, desde el 6 al 10 de junio, Taipei, capital de Taiwán, fue la referencia tecnológica mundial gracias a la celebración de Computex, una feria que se ha convertido en la plataforma de lanzamiento de muchas novedades, no sólo procedentes de fabricantes asiáticos, sino también de los grandes del sector de los componentes.
Silvia Hernández
En definitiva, esta feria es un reflejo de la importancia que la tecnología tiene en la isla de Taiwán, país que está situado tercero en el ranking mundial de fabricantes de productos de hardware para ordenadores personales y que presume de ser el cuarto proveedor global de semiconductores. Lo que ha conseguido que la industria tecnológica haya pasado de tener un valor de 78.000 millones de dólares en 2002 a alcanzar los 156.000 millones de dólares en 2005. Además, el propio Taiwán es un gran consumidor tecnológico, ya que se estima que el 42 por ciento de su población accede habitualmente a Internet.

Esta “fiebre tecnológica” ha hecho que Computex Taipei se convierta en una de las ferias informáticas más importantes del mundo, tal y como demuestra el hecho de que la cifra de expositores superase las 1.300 marcas y los 2.907 stands. En este sentido, no es de extrañar que, a pesar de la distancia con respecto a Occidente, Computex Taipei reúna a más de 30.000 asistentes procedentes de todo el mundo que se mezclaron con los aproximadamente 130.000 visitantes locales. “Transformar Taipei en una ciudad de realmente internacional es la mayor prioridad del Gobierno de Taipei, y la organización de eventos globales es una de las mejores formas para conseguirlo”, aseguraba Ying-Jeou Ma, el alcalde de la capital taiwanesa en la inauguración de este salón. “Computex Taipei es la ventana al mundo de nuestra ciudad y con la tecnología líder de Taiwán, esta feria atrae a un gran número de profesionales y compradores internacionales cada año”.

Novedades
Organizada en cuatro pabellones, esta feria se aglutina en el complejo llamado World Trade Center Taipei que, a su vez, rodea al que, al menos de momento, es el edificio más alto del mundo, el Taipei 101. A sus pies, y durante cinco días, las principales novedades tecnológicas del área del hardware y, principalmente, de los componentes.
En este sentido, no es de extrañar que esta feria haya sido la elegida por Intel para presentar su nueva familia de chipsets asegurando que se habían terminado los problemas de suministro de componentes que afectaron a la compañía el pasado año.

“Hemos tenido problemas de suministro y, lógicamente, nuestros clientes también lo han sufrido”, aseguraba Richard Malinowski, director general del grupo de chipsets de Intel, en la rueda de prensa celebrada en la planta 84 del Taipei 101. De este modo, y para asegurar el suministro de chipsets, Intel ha designado dos plantas de fabricación que se dedicarán íntegramente a fabricar esta nueva familia 965. Dichos chipsets serán realizados en obleas de 300 mm, usando tecnología de producción de 90 nm, y estarán divididos en tres modelos diferentes: P, G y Q. El primero de estos modelos, diseñado para el nuevo Core 2 Duo, ya está disponible, mientras que las series G y Q saldrán a la venta en Agosto, siendo su destino los productos Intel Viiv y vPro respectivamente.

Obviamente, también acudieron a la cita los competidores de Intel y, entre ellos, VIA quiso aprovechar para presentar un chip llamado John que combina procesador VIA C7, chipset y un procesador gráfico. Como complemento de este chip, Wenchi Chen, presidente y CEO de VIA, mostraba en su presentación una placa base que cabe en la palma de la mano con uno de estos “John” y la memoria DRAM que podría requerir cualquier ordenador.

Aun así, y a pesar de que Computex es, principalmente, una feria enfocada al mercado de hardware y, sobre todo, a los componentes, cada vez más fabricantes la utilizan para dar a conocer sus últimos “juguetes tecnológicos” y las novedades multimedia. De hecho, el pabellón cuatro estaba centrado principalmente en estos productos. Por ejemplo, Acer presentaba en Taipei su Aspire 9800, un portátil que destaca por una pantalla LCD de 20,1” y que permite una visión similar a la de un monitor de sobremesa. El problema, el peso de este “portátil” es de ocho kilogramos, muy lejos de lo que ya estamos acostumbrados a ver.

Por su parte, Kingston anunciaba su introducción en el mercado de reproductores multimedia con el dispositivo K-Max, el cual cuenta k.o. una pantalla a color de dos pulgadas y soporta diferentes formatos. Por el momento, sólo se podrá disfrutar de estos nuevos productos en Asia.

También el Computex fue el escenario elegido por MSI para anunciar una televisión de bolsillo, 4,2 pulgadas, que pueda recibir televisión digital terrestre. Todavía no se sabe cuando estará disponible pero contará con servicios como teletexto digital y una guía electrónica de programación.

Y como el futuro se mezcla con el pasado, A-Zone International ponía un toque “retro” en el iPod con un amplificador que imita el estilo de los años 40. De este modo, el iPod descansa en una docking station plateada con acabado de madera.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios