| Artículos | 01 ABR 1998

Cámaras digitales: el nuevo periférico "que hay que tener"

Tags: Histórico
Comparamos once cámaras digitales que prometen ser un próspero negocio: Canon Powershot 350, Casio QV-200 y QV-700, Epson Photo PC 500, Kodak DC210 Zoom, Nikon CoolPix 300, Panasonic CoolShot 600, Sony DSC-F1, Toshiba PDR-2, Umax MDX-8000 y Vivitar ViviCam 3000
Gabriel Contreras.

Las cámaras digitales se están convirtiendo en un reclamo importante para que el negocio de la informática se introduzca en nuevos sectores vírgenes hasta ahora . Se están “popularizando” los precios y se ha aumentado la calidad . Todo ello las ha llevado a convertirse en un objeto de deseo al que pocos aficionados se van a poder resistir .

En esta ocasión, nuestra prueba comparativa se divide en dos entregas . En la primera se analizan una serie de cámaras cuyas capacidades más limitadas conllevan también unas menores prestaciones y precio . En el próximo número nos ocuparemos de sus “hermanas mayores”, máquinas con mayor capacidad que responden a las demandas de los usuarios más exigentes .

El negocio asociado a la fotografía siempre ha sido próspero . En cualquier rincón del mundo nos encontramos con tiendas donde comprar carretes de fotos, y donde poder plasmar en papel los momentos más sorprendentes de nuestras vacaciones . Todo el mundo hace fotografías, y el dinero que se invierte en carretes y en el revelado es impresionante .

Las cámaras de fotografía digital están demostrando que pueden sustituir a las cámaras de fotos tradicionales . Ofrecen una buena calidad de color y resolución, no necesitan revelado y, además, permiten mejorar el encuadre, la luz y el contraste en el ordenador . El resultado será que no tendremos reparos en fotografiar lo que queramos y tranquilamente, en casa, podremos elegir las fotografías que más nos gusten .

El resultado de digitalizar las imágenes es que la informática se comercializará en un sector que hasta ahora no la necesitaba . Además, también se comercializarán otros periféricos relacionados con la manipulación de imágenes, como impresoras de chorro de tinta y dispositivos de almacenamiento removibles .

El mercado de la fotografía digital se está animando

Hasta hace poco, la utilidad de la fotografía digital sólo se ha encontrado a nivel profesional . Los precios han sido muy elevados y la calidad dejaba mucho que desear . Arquitectos, médicos, policías, empresas de venta de casas, peritos, y muchos más profesionales han utilizado estas cámaras como herramienta fundamental en su trabajo, donde la calidad quedaba en segundo plano frente a la disponibilidad inmediata de la fotografía y a la capacidad de introducir la imagen en un documento .

Las nuevas cámaras que comparamos en este artículo están destinadas a un mercado menos profesional . Los precios han bajado y la calidad de la imagen ha aumentado . Además, las impresoras de chorro de tinta se han modernizado en este campo . Se comercializa papel y cabezales de impresión para la impresión de fotografías y el resultado es de una calidad asombrosa, muy cercana a la que obtenemos con la fotografía tradicional .

El mercado de la fotografía digital ofrece un futuro muy prometedor . Primero serán los usuarios de ordenadores, pero con el tiempo será un motivo más para la compra de un ordenador y todos los periféricos asociados: DVD, impresora de chorro de tinta, software de tratamiento de imágenes, etcétera .

Durante 1997 se han vendido más de dos millones de cámaras digitales en todo el mundo . Las cámaras más vendidas han sido precisamente las que comparamos en este artículo, es decir, cámaras convencionales con óptica sencilla y con un precio inferior a las 150 . 000 pesetas . Los sectores donde se ha producido esta avalancha de ventas son tres: el doméstico o familiar, el profesional relacionado con la empresa y el semiprofesional de la fotografía .

Muchos fabricantes se han lanzado a la comercialización de este tipo de cámaras . Fabricantes relacionados con la informática como Epson y HP compiten con otros fabricantes más especializados en la imagen, como Kodak, Agfa, Nikon, Olimpus o Canon . También entran en esa competencia otras empresas especializadas en componentes electrónicos, como Sony, Toshiba, Panasonic o Casio . Pero hay negocio para todos y en España se notará esa demanda dentro de unos meses, cuando los precios desciendan un poco y la publicidad empiece a hacer su efecto .

Fotografía digital: imágenes y algo más

Muchos fabricantes están incorporando funciones extra en las cámaras de fotos . En nuestra comparativa nos encontramos con varias cámaras que permiten grabar sonido con cada imagen o conectarse a una televisión para ver las fotografías que acabamos de realizar . Otras cámaras, como la de Nikon, permiten realizar anotaciones sobre la imagen, con la ayuda de un lápiz . La cámara de Casio facilita la obtención de imágenes panorámicas y Kodak comercializa un dispositivo para realizar fotografías de 360 grados .

La cámara de Vivitar se puede utilizar para la realización de videoconferencias, ya que ofrece una imagen cada pocos segundos .

No hay un límite claro en el número de funciones que se van a poder obtener con este tipo de tecnología . Por ahora el límite viene marcado por la resolución del sensor y por la cantidad de imágenes que puede almacenar una cámara digital .

Sensores CMOS y CCD

La mayoría de las cámaras digitales que se han comercializado hasta la fecha incorporan sensores CCD, de mayor calidad, coste y consumo . Un sensor CCD ( Charge Coupled Device ) está formado por cientos de miles de receptores ( 640 x 480 es el estándar ) que generan electricidad cuando se abre el obturador e incide la luz sobre ellos . Cuanta más luz más intensidad de corriente generan . Para conseguir el color se filtra la imagen por tres colores ( rojo, azul y verde ) .

Los sensores CMOS ( Complementary Metal-Oxide Semiconductor ) son sensiblemente más económicos y mucho más fáciles de fabricar y, además, requieren mucha menos energía para funcionar . Un sensor CMOS puede realizar muchas más funciones que la de detectar los puntos de mayor y menor luminosidad, como convertir la señal analógica a digital, gestionar los controles de la cámara, ecualizar el color blanco y muchas otras . En esta comparativa evaluamos tres cámaras que incorporan sensores CMOS: Toshiba PDR-2, Umax MDX 8000 y Vivitar ViviCam 3000 . Los tres modelos representan el segmento más económico y la calidad que se obtiene de sus sensores no está a la altura del resto de las cámaras . No obstante, la tecnología CMOS se está empezando a aplicar en estas funciones y todavía presenta serios inconvenientes, como la existencia de ruido en la imagen, por lo que todavía tendrá que pasar algún tiempo hasta que se adopte en el entorno profesional .

La resolución es directamente proporcional a la calidad

Cuanta mayor resolución ofrezca el sensor de la cámara, obtendremos una imagen con un mayor nivel de detalle y se verá mucho mejor . El problema que surge al utilizar altas resoluciones es que el tamaño de la imagen crece exponencialmente, ralentizando el proceso de grabación en memoria y exigiendo una configuración mucho mayor a la cámara .

Es necesario distinguir cuál va a ser el propósito de la fotografía . Si lo que queremos es una imagen para visualizarla en la pantalla del ordenador, para enviarla por correo electrónico o para colocarla en nuestra página Web, sólo necesitaremos una calidad baja, de 320 x 260 pixels . Por el contrario, si la finalidad de la fotografía es imprimirla, necesitaremos la máxima calidad disponible .

El problema que encontramos en la cámara Kodak DC210, la mejor cámara de la comparativa, es que con su máxima resolución sólo es capaz de almacenar cinco imágenes en 4 MB de memoria, lo que implica un desembolso importante en módulos de memoria y el engorro que supone el tener que cambiar constantemente de módulo .

Para reducir al máximo el consumo de memoria se utilizan algoritmos de compresión de imágenes . El más popular es

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios