ACTUALIDAD | Noticias | 18 MAR 2020

El COVID-19 cambia la manera de trabajar del Canal

Todo se ha visto afectado por la incidencia del COVID-19. No iba a ser menos el Canal, que ha tenido que cambiar su manera de trabajar para adaptarse a la nueva situación.
coronavirus
Víctor Manuel Fernández

El volumen de llamadas comerciales, que desciende, así como el de correos electrónicos, son algunas de las señales de que la actividad comercial se ha visto reducida. El Coronavirus (COVID-19) ha ralentizado la actividad de este país, que no detenido. Se modifican algunas cosas, otras se adaptan…

Porque la situación es la que es, y vamos a dejarlo ahí. Según las últimas estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España verá limitado su crecimiento económico, incluida la contracción de algunas décimas en el caso de que la coyuntura que vivimos se prolongue. “El fuerte peso del sector servicios y de la pequeña y mediana empresa (pyme) que, en nuestro país, representa el 80% del tejido productivo, nos hace especialmente vulnerables”, confiesa Javier García Garzón, director de Canal de HP para España y Portugal, en conversación telefónica con DealerWorld.

No debemos olvidar que estamos en un momento tremendamente dinámico que hace que las previsiones de continuo. De hecho, la cancelación del Mobile World Congress (MWC) hace un mes ya advertía de que el contexto que vivíamos en ese momento iba a cambiar, y no precisamente para mejor. Prueba de ello es la revisión a la baja que han hecho algunas consultoras de las previsiones de crecimiento de gasto TIC en Europa en 2020. “Con estas previsiones, con un país confinado y con una contracción de la economía en general, el desafío es máximo para cualquier empresa”, abunda de nuevo Javier García Garzón.

Medidas

Una de las facetas que ha modificado el Canal, por ejemplo, es la manera de impartirse la formación. A todo hay que adaptarse en esta vida, y aquella figura no iba a ser menos. “Hemos transformado los eventos tanto comerciales como técnicos a formato online para facilitar su realización”, nos reconoce Enrique Gómez, Marketing manager de Aryan.

Formación aparte, muchas figuras del Canal han implementado distintas medidas, que van desde el teletrabajo hasta turnarse en la oficina para atender la actividad del día a día y que ésta no se resienta más de lo normal. En definitiva, y parafraseando el lema gatopardista, todo cambia para que nada cambie. “Podemos decir que nuestra actividad comercial seguirá ejerciéndose con total normalidad”, reconoce Roberto Alonso, director de Cloud & Business de GTI.

De todo tipo para impedir la propagación del COVID-19: desde el aplazamiento de viajes de los distintos empleados de las empresas del Canal hasta minimizar las reuniones presenciales, o instaurar el teletrabajo con carácter temporal mientras duren las recomendaciones del Gobierno en torno a esta situación.

Por ejemplo, un mayorista como Tech Data lleva años haciendo uso del teletrabajo y de herramientas colaborativas avanzadas, como es el caso de la videoconferencia. “No solo forman parte de su amplia oferta, sino que han permitido agilizar y simplificar las tareas en la empresa, aumentando la productividad, motivando a los empleados, mejorando la atención al cliente y dotando a la compañía de una mayor flexibilidad y movilidad”, comenta su director general en España, Paulí Amat, en un comunicado oficial emitido por la compañía.

En este sentido, el plan de continuidad del negocio del mayorista cubre también el centro logístico de Alovera para garantizar la protección de todo el equipo y la continuidad de entradas y salidas de mercancías. “Algunas de las medidas que ya están en marcha incluyen la separación de los trabajadores por turnos, el uso de guantes, la medición de la temperatura, disponer de personal capacitado extra si es necesario y comunicación diaria con los transportistas con los que se siguen protocolos de prevención específicos.  Asimismo estamos haciendo los esfuerzos necesarios con nuestros fabricantes para intentar garantizar que tenemos el nivel de stock adecuado para poder responder a posibles interrupciones del servicio”, prosigue.

Otro mayorista que también ha modificado su manera de trabajar es Ingram Micro. Así, tiene en marcha un programa de gestión del negocio que incluye planes de continuidad del negocio (BCP) y planes de acción de emergencia (EAP), que se han actualizado según la certificación ISO y son aplicables a nuestras oficinas e instalaciones. Asimismo, ha establecido un grupo de trabajo COVID-19 que se reúne diariamente para evaluar el estado actual de la situación a escala mundial para garantizar la salud y la seguridad de sus empleados y la continuidad comercial. Y sin olvidar que también ha implementado programas de trabajo desde el hogar para abordar las necesidades de nuestros asociados afectados por el cierre de escuelas u otras recomendaciones del gobierno derivadas de COVID-19.

Afectación del negocio

Los especialistas consultados para este reportaje confirman que, querámoslo o no, el COVID-19 ya está afectando a sus negocios. “Sobre todo, en la dilatación de los plazos de entrega, por lo que es muy posible que se vea afectada la facturación del mes de marzo y abril. Además, la escasez de componentes ya está suponiendo un problema para la entrega de equipos en algunas marcas. En cualquier caso, esta ralentización es difícil de mensurar, dependerá también de cómo evolucione el país en general”, admite Enrique Gómez.

También Ingram Micro ha implementado planes para que esta situación afecte a su negocio lo menos posible. De hecho, fuentes del mayorista destacan que se encuentra plenamente operativo y prestando servicio, de ahí que todos sus clientes puedan seguir recibiendo sus pedidos como siempre, y también contactar con su comercial a través de los canales habituales, así como hacer uso de su plataforma de e-commerce

Aunque también está la parte positiva —como todo en esta vida–, pues como reconoce Roberto Alonso, “hemos visto un incremento de demanda con todas las soluciones que giran en torno a la movilidad, colaboración y su seguridad”.

Las previsiones

La pregunta que sobrevuela el mercado es clara: ¿cómo va a afectar esta situación a la cuenta de resultados de las compañías. La respuesta es prudencia. Prudencia a la hora de responder, a la hora de analizar las consecuencias en las previsiones previstas para este año. Si bien el sentir es que afectará a todas la áreas de negocio del Canal, tanto en lo que se refiere a fabricantes e integradores, como a mayoristas y distribuidores, la prudencia es la palabra clave para evaluar su impacto.

Eso, y esperar los acontecimientos.



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios