TENDENCIAS | Artículos | 01 JUL 2009

Cotec señala a la innovación como salida de la crisis

El deterioro de la competitividad tecnológica, principal preocupación de los expertos
Bárbara Madariaga.
Con motivo de la celebración de su asamblea anual, Cotec ha hecho público los resultados de su Informe 2009 sobre Tecnología e Innovación en España, del que se desprende que el I+D+i en nuestro país ha mantenido una evolución positiva. No obstante, los expertos consultados por la entidad, “no ven la situación tan óptima”.

“Es necesario construir un nuevo modelo de desarrollo económico más dependiente de la tecnología, fundamentalmente la generada en España, para lo cual es imprescindible tomar medidas urgentes para conservar el núcleo del sistema español de innovación, que se ha conseguido crear con esfuerzo durante los últimos diez años y que ya comenzaba a liderar un apreciable cambio en la capacidad tecnológica española”. Con estas palabras, José Ángel Sánchez Asiaín, presidente de Cotec, comenzaba su exposición acerca de la situación de la innovación en nuestro país.

Que dice el estudio
Si nos centramos en los datos del estudio, cabe señalar que según palabras de Juan Mulet, director general de Cotec, “los indicadores del sistema español de innovación siguen evolucionando positivamente”. De hecho, en el período comprendido entre 2000 y 2007, “España ha incrementado de forma continuada los recursos dedicados a I+D, lo que ha permitido que el gasto español haya pasado de representar el 0,91 por ciento de PIB en 2000 al 1,27 en 2007”. En este último año, continúa Juan Mulet, el gasto de I+D en España fue de 13.342 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,9 por ciento con respecto al año anterior.
Juan Mulet aprovechó la ocasión para señalar el esfuerzo que se está realizando desde la comunidades autónomas. “A pesar de que la diferencia sigue siendo considerable, las regiones están tratando de acercarse a aquellas que lideran el ranking”. No obstante, sigue siendo Madrid y Cataluña donde se concentra el sistema español de innovación, “que cuenta también con una contribución importante de los sistemas andaluz, vasco y valenciano”. De hecho, estas cinco regiones concentran el 76,2 por ciento del gasto en I+D español.
Si comparamos el esfuerzo que realiza España en relación a los países de la OCDE, “a pesar de que vamos ganando terreno”, según señala Juan Mulet, todavía estamos lejos de países como Alemania, Francia y Reino Unido. “La parte positiva es que hemos superado por dos años consecutivos a los valores registrados en Italia”.

La opinión de los expertos
A pesar de estos datos positivos, Juan Mulet señaló que “los expertos consultados por Cotec se muestran preocupados por la evolución del sistema”. Así, y según estos, los problemas más importantes son el reducido número de empresas que basan su competitividad en la innovación, la baja propensión del sistema financiero a apoyar proyectos innovadores, y la escasa orientación de la investigación pública a las necesidades empresariales”.
En cuanto a las tendencias, los expertos sólo prevén ligeras mejoras en la eficiencia de las estructuras de interfaz y en la comprensión por parte de los investigadores de la necesidad de ofrecer productos y servicios innovadores. “En todos los demás aspectos consultados las previsiones apuntan a un deterioro de la situación y aumenta el porcentaje de expertos que expresan opiniones muy pesimistas”, señala Juan Mulet, que continuó afirmando que “esto afecta especialmente a las expectativas de la disponibilidad de fondos públicos, previsiblemente como consecuencia de la crisis”.
Además, este pesimismo también afecta al sistema de competitividad español. En opinión de los expertos consultados por Cotec, “se prevé un fuerte deterioro de la competitividad tecnológica de las empresas.


Palabras del Rey
-----------------------
Como viene siendo habitual, Su Majestad el Rey Juan Carlos I presidió la reunión anual de Cotec, para mostrar, así, su apoyo al cambio de modelo de negocio. Así, durante su discurso, Su Majestad aseguró que “a pesar de su tamaño, nuestro sistema de innovación dispone actualmente de todos los elementos propios de los países más prósperos, así como de un evidente potencial con el que podemos y debemos contar”.
Juan Carlos I también tuvo palabras para referirse a la salida de la crisis al asegurar que “tenemos motivos para el optimismo, pues estamos convencidos de que el citado potencial se convertirá en verdadero motor de nuestro futuro crecimiento”, y continuó afirmando que no podemos olvidar “nunca cual es nuestra meta esencial: conseguir que España ocupe el puesto que le corresponde en el nuevo orden económico mundial que surja tras la superación de la actual crisis”.
Para lograr la meta, es necesario “que todos nos impliquemos en la economía del conocimiento con más ahínco y en mayor medida. Una economía caracterizada por un mercado exigente, con una oferta basada en productos y servicios de alto valor añadido que los consumidores saben apreciar, y con una demanda que, a su vez, actúa de forma inteligente y estimulante sobre el tejido productivo. Sólo aquellas sociedades que han logrado un elevado nivel de formación de sus ciudadanos, pueden aspirar a alcanzar ese círculo virtuoso”, señaló Su Majestad el Rey, que aprovechó para abogar por la mejora del sistema educativo “en todos sus niveles. El elevado nivel de formación permite, al mismo tiempo, asegurar que nuestras empresas creen más y mejor empleo, y sean capaces de competir con éxito en un mercado global cada vez más exigente”.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios