SEGURIDAD | Artículos | 15 MAY 2001

Sistemas de almacenamiento removible

Seguridad, funcionalidad y portabilidad
Ramón A. Fernández.
Una vez revisados los motivos por los que adoptar una solución sobre la cual depositar las valiosas copias de seguridad, así como los principales e innegables beneficios que reporta su utilización, esta segunda parte de nuestro tema de portada se centrará en hacer un detallado análisis de los diferentes aspectos técnicos que se ven implicados e intervienen en la constitución de las diversas soluciones que en este sentido pueblan el mercado informático.

Como se suele decir, para gustos están los colores, y con este liberal pensamiento el mercado informático pone a nuestra disposición toda clase de soluciones con las que solventar eficientemente los requisitos particulares de cada uno de los diferentes y dispares entornos de trabajo.
Obviamente, las necesidades que se le plantean a un negocio basado en un portal Web, en el que se lleven a cabo a lo largo del día miles de transacciones económicas, son completamente diferentes a las que pueda tener un usuario doméstico cuya afición a la fotografía le lleve a recopilar cientos de imágenes digitales.
Así, entre la enorme variedad de dispositivos destinados a la realización de estas tareas, y lejos de las soluciones de alto rendimiento y disponibilidad que acostumbran a implementar las grandes empresas, han ido surgiendo una larga serie de productos destinados a las particulares necesidades de los usuarios domésticos o pequeñas empresas. Por ejemplo, no es de extrañar que aquellas PYMES que no necesiten almacenar una ingente cantidad de información, ya que su entidad y volumen de negocio no lo requieren así pero, en cambio, precisen que dicha información esté disponible de una forma instantánea, busquen otras alternativas de almacenamiento removible alejadas de las tradicionales tecnologías de cinta magnética. En este sentido, lo más normal es optar por soluciones en las que el acceso a los datos se produzca de una forma directa o aleatoria, evitando en la medida de lo posible la utilización de dispositivos de lectura secuencial, cuyos tiempos de acceso y tasas de transferencia son mucho menores.
Directamente relacionada con esta cualidad, otra de las características primordiales demandadas por esta clase de entornos y usuarios particulares es la de poder realizar los típicos procesos de copia o lectura de archivos entre los distintos dispositivos de una manera sencilla y sin la necesidad de utilizar programas adicionales que dificulten el manejo de estas herramientas por los usuarios menos experimentados. Es decir, poder utilizar un dispositivo de almacenamiento removible de igual modo a como se copia o se leen archivos en la tradicional pero eficiente disquetera de 3,5 pulgadas.
Por último, poder trasladar o utilizar de una forma cómoda y fiable en otros ordenadores que no cuentan con esta clase de medios la información almacenada en cada uno de los dispositivos o soportes, es otra de las cualidades que siempre se ha de perseguir en la elección de una solución de almacenamiento removible.
En resumen, una acertada elección en el dispositivo de almacenamiento removible para pequeñas PYMES y entornos SoHo pasaría por aquella solución que emplease una tecnología de acceso directo y permitiese una sencilla utilización y manejo, así como por presentar una elevada portabilidad y fiabilidad. No obstante, nunca hay que olvidar que la solución elegida también deberá ofrece unos costes de almacenamiento por unidad razonablemente asequibles al entorno de aplicación, consideración que en la práctica se traduce por la utilización de soportes económicos.

Unidades de almacenamiento removibles, máxima diversificación
Entrando de lleno en el tema que nos ocupa, las unidades removibles se caracterizan por ser de esa clase de dispositivos que, por un lado, constan de una unidad lectora/grabadora, bien sea interna o externa y, por otro, precisan de unos medios auxiliares, conocidos como soportes, sobre los cuales se deposita la información digital.
Bajo esta genérica definición se engloba una amplia diversidad de dispositivos fundamentados en distintas tecnologías. Asimismo, los avances experimentados en las interfaces de conexión están provocando la flexibilización de aplicación de ciertos dispositivos. De cualquiera manera, el mercado dispone actualmente de un amplio surtido de dispositivos de esta clase que se ajustan en mayor o menor medida al concepto dado, sin que esta circunstancia sea un lastre para su efectividad. El ejemplo más característico de lo que es una unidad de almacenamiento removible lo encontramos en la clásica disquetera con sus correspondientes disquetes, aunque su capacidad de almacenamiento y su velocidad de transferencia de datos no la convierten, precisamente, en una solución aconsejable para un uso profesional.
Sin duda alguna, la explosión de las capacidades multimedia dentro del mundo doméstico, con el tratamiento de todo tipo de ficheros de imágenes y sonidos digitales, puso de manifiesto la escasa funcionalidad de los actuales disquetes de 3,5 pulgadas, debido a su acusada lentitud, mínima capacidad, y a la escasa fiabilidad de los soportes utilizados.
Desechada la idea inicial de utilizar nuestra unidad de disquetes como dispositivo de almacenamiento removible, el objetivo a cubrir es concebir un dispositivo de similar funcionalidad y versatilidad de utilización a la disquetera que todos conocemos, pero con una tasa de transferencia de datos y capacidad de almacenamiento mucho mayor. De esta forma, estos periféricos podrán resolver eficientemente las distintas tareas relacionadas con el almacenamiento que le sean encomendadas, especialmente la de permitir la salvaguardia de los archivos de mayor valor de nuestro sistema.
No obstante, para flexibilizar aún más el campo de utilización de estos dispositivos, otra cualidad del todo recomendable que deben mostrar, es la de poder transportar e instalar cómodamente dicha unidad en otros equipos informáticos. Con esta medida se posibilita el rápido intercambio de información con otros usuarios que no dispongan de estos medios. Este último requisito podría resultar totalmente innecesario si los fabricantes decidieran estandarizar e incorporar en todos sus equipos una de las eficientes soluciones que se muestran en el presente artículo, para jubilar, de una vez por todas, la tan socorrida pero improductiva disquetera.

Distintas tecnologías para un mismo fin
Una vez que, más o menos, sabemos el objeto y las características principales que deberían ofrecerse en todo dispositivo de almacenamiento removible, sólo nos resta conocer las diversas tecnologías empleadas en la construcción y desarrollo de estos periféricos.
Así, con la misión de cubrir satisfactoriamente las capacidades y prestaciones demandadas por los distintos usuarios, los distintos fabricantes han desarrollado diversas tecnologías con mayor o menor éxito comercial.
Básicamente, las distintas tecnologías y técnicas empleadas en los dispositivos de almacenamiento removible suelen fundamentarse en principios más o menos parecidos entre ellos, aunque con notables diferencias en cuestión de materiales empleados tanto en la fabricación de los soportes como en los propios elementos internos de las unidades.
No obstante, e independientemente de la tecnología empleada, el objetivo final es conseguir un dispositivo de almacenamiento en el que los componentes destinados a almacenar la información puedan ser intercambiados de una
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios