SEGURIDAD | Artículos | 15 JUL 2000

Microsoft desvela nuevos esfuerzos en sus puntos débiles: seguridad, Internet y dispositivos de mano. Las ventas de Windows 2000 siguen yendo mejor de lo previsto

Arantxa Herranz.
La famosa Ley de Murphy, acerca de que toda situación mala siempre es tendente a empeorar, parece que ha querido dejar de lado, al menos por el momento, a Microsoft. Si los problemas le llueven del ámbito legal, parece que del lado comercial le llegan las buenas nuevas, y ha vuelto a proclamar su satisfacción por las cifras de ventas de Windows 2000.

Según los datos aportados por la compañía afincada en Redmond, la venta de licencias de su última gran apuesta en el mundo de los sistemas operativos podría haber alcanzado la nada despreciable cifra de 3 millones de unidades en los 135 primeros días de venta. Pero quizá lo más positivo es que esta cifra sólo representa la venta de licencias a través de tiendas de informática y fabricantes de hardware, es decir, que no se han contabilizado las ventas de licencias a corporaciones. Por tanto, parece que hay razones para estar contentos, y así lo expresa Mark Perry, director de marketing de producto de Windows Server, quien ha señalado en una entrevista que las ventas de Windows 2000 "están cumpliendo las expectativas, mientras nos envían una positiva respuesta de nuestros clientes". Por tanto, todo parece indicar que Microsoft está empezando a recuperar parte de esos mil millones de dólares que le costó desarrollar y promocionar su mayor apuesta para entrar de lleno en el mercado empresarial.
Lo que no se ha podido conocer hasta la fecha es el desglose de ventas entre las diferentes versiones que se comercializan actualmente, es decir, la Professional, para sistemas de sobremesa, y la Server y Advanced Server, para un nivel más corporativo.
La publicación de estos resultados refuerza la opinión de diferentes analistas que ven en Windows 2000 es punto de apoyo esencial de la nueva política de Microsoft a través de la Web. Sobre el reparto por producto, estos mismos analistas coinciden en señalar que al haber más usuarios que servidores, el porcentaje de la versión Professional es sumamente elevado dentro del total.

La primera actualización podría adelantarse
La primera de las actualizaciones para Windows 2000 podría adelantarse a este mes de julio, según se ha podido saber. La misma, denominada SP1, podría llegar al mercado antes de lo previsto para solucionar algunos fallos encontrados en el sistema operativo. Por lo que ha podido saberse, SP1 incluirá controladores para periféricos que han llegado al mercado tras la salida de Windows 2000, especialmente impresoras y escáneres, así como algunos componentes para mejorar la seguridad del producto.
Tras la llegada de esta actualización se espera que se incrementen las ventas con el acercamiento al producto de aquellos usuarios que se han mostrado reticentes y esperaban que se solucionaran los problemas más comunes que pueden aparecer con el lanzamiento de un nuevo producto.
De todas formas, ya sea tanto por la aparición de SP1 como por la salida al mercado de la versión Data Center, los analistas, algunos responsables de socios de Microsoft, y fuentes de la propia compañía, esperan que las ventas del sistema operativo se incrementen en lo que queda de año.

Más herramientas de seguridad para Windows
Sin embargo, éste no es el único problema de Microsoft. Pese a ser una de sus principales apuestas, Internet siempre le ha dado más de un quebradero de cabeza. Por eso, la compañía ha decidido poner mayores soluciones. Así, Microsoft y otras compañías, como HP o IBM, han dado a conocer diferentes herramientas de software, basadas en la especificación de intimidad en Internet propuesta por World Wide Web Consortium (W3C) y que, según los implicados, ayudará a proteger los datos privados de los consumidores on-line.
Así, Microsoft ha anunciado que el soporte para la especificación P3P (Plataform for Privacy Preferences), que permite a las Web comunicar sus políticas de intimidad en un formato estándar, estará incluido en la próxima versión de Windows, denominada con el código Whistler, que se espera que esté disponible el próximo año. Además, otras compañías como America OnLine, AT&T, HP, IBM y Procter & Gamble han asegurado que sus páginas Web también estarán construidas para soportar esta especificación. Por si esto fuera poco, la Casa Blanca ha emitido un comunicado público donde también respalda la iniciativa del W3C en materia de intimidad.
Además, Microsoft ha probado la compatibilidad de sus nuevas soluciones en materia de privacidad, diseñadas tanto para los usuarios como para los operadores de las páginas Web, con otras ofertas de la industria.
P3P proporciona un camino estándar y automatizado para comparar las preferencias de intimidad de los usuarios con las políticas que llevan a cabo las páginas Web que visitan. "En la medida en que Internet se convierte, cada vez más, en algo cotidiano en nuestra vida, es fundamental que los usuarios tengan la capacidad de gestionar y controlar la información personal que se encuentra de manera on-line", asegura Steve Ballmer, presidente y CEO de Microsoft.
Sin embargo, los esfuerzos en materia de protección de los derechos de intimidad en el mundo on-line han sembrado ciertas dudas en terceras partes, quienes plantean sus objeciones a la adecuación de la especificación P3P en los usuarios. Así lo ha manifestado, por ejemplo, Marc Rotenbreg, director ejecutivo del Electronic Privacy Information Center (EPIC), quien asegura que el P3P no hará lo suficiente para promover la intimidad on-line. La principal pega de esta asociación al estándar es que, según ellos, el usuario tendrá que decidir cuántos de sus datos privados está dispuesto a hacer públicos antes de acceder a determinado tipo de información.

Windows ME ya está en manos de los OEM
Otra de las novedades importantes, y que ya dábamos a conocer en la sección de Noticias del número 86 de Dealer World, es el hecho de que Microsoft ha terminado ya el desarrollo de la nueva versión de su sistema operativo para el usuario doméstico, Windows Millenium Edition, también conocido como Windows ME, después de nueve meses en los que ha estado probando la versión beta. De momento, el nuevo sistema operativo está ya en manos de los fabricantes de PC. De hecho, es posible que alguno lo preinstale ya en los equipos que vayan a ser vendidos durante la época estival. Sin embargo, la versión empaquetada, cuyo precio se situará en los 209 dólares (unas 36.000 pesetas), no estará lista en las tiendas hasta el próximo 14 de septiembre. Para aquellos que se actualicen de Windows 95 ó 98, Windows ME estará disponible por cien dólares menos.
Microsoft no anunciaba un sistema operativo para usuario doméstico desde la segunda edición de Windows 98. Windows ME promete mayores capacidades multimedia, así como herramientas de conectividad doméstica y una tecnología que proteja el PC en el que esté instalado. A pesar de que en un principio se quería construir Windows ME bajo el kernel de NT, más estable y empleado también en Windows 2000, Microsoft ha decidido, finalmente, seguir empleando como base DOS, al igual que en Windows 95. Sin embargo, y dadas sus mayores prestaciones, Windows ME eleva los requisitos del sistema, especialmente si se quiere sacar partido de las aplicaciones multimedia. Así, los requisitos mínimos del PC han de ser un procesador a 150 MHz, 32 MB de me
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios