SEGURIDAD | Noticias | 14 ENE 2010

Los cibercriminales se aprovechan del terremoto de Haití

Tags: Seguridad
Tal y como ocurrió en 2004, cuando un tsunami asoló el sudeste asiático, o, en 2005, con el huracán Katrina, el terremoto que ha devastado Haití ha hecho que los internautas se movilicen para ayudar a los afectados. No obstante, y como ocurriera en las anteriores catástrofes, esta solidaridad está siendo aprovechada por los cibercriminales para lanzar sus ataques, sobre todo, contra los usuarios de las redes sociales.
Bárbara Madariaga

Tal y como revela ESET, “sucesos como los ocurridos en Haití sirven de gancho para la distribución de mensajes en los que se solicita dinero para ayudar a las víctimas. Hasta el momento se hacía sólo por correo electrónico, pero ahora también empiezan a distribuirse a través de redes sociales. Muchas de esas solicitudes de ayuda no serán ciertas, sino simples engaños para robar los datos de la tarjeta de crédito o estafar una cantidad de dinero a los usuarios”.

Para evitar que los cibercriminales consigan sus objetivos, ESET recomienda que “no se lleve a cabo una transacción económica en Internet a través de sitios web que no se conozcan perfectamente; no se debe acceder a sitios que pidan dinero a través de un enlace que nos llega a través de correo electrónico; o si se quiere hacer algún tipo de donación, se recomienda acudir directamente a las páginas web de las organizaciones que se encargan de tareas de asistencia humanitaria, y nunca a través de enlaces de terceros o en sitios web desconocidos”.

Symantec también han denunciado que “para algunos, incluso los desastres más terribles pueden ser utilizados en beneficio propio”. Y es que, pocas horas después del terremoto,  MessageLabs ya había detectado mensajes de correo electrónico fraudulentos mediante los cuales “los cibercriminales pretenden llenarse los bolsillos con las donaciones para las víctimas del terremoto”.

Tal y como asegura Matt Nisbet, analista de malware de Symantec, “explotar los desastres mundiales para beneficio propio parece ser perfectamente aceptable para los cibercriminales, y el terremoto de Haití es un claro ejemplo que pone de manifiesto que para algunos no hay límites cuando hablamos de fraude económico. El público debe de estar al corriente de la existencia de estos timadores, así podrán estar mucho más alerta cuando visiten páginas web de donaciones, y se asegurarán de que sus aportaciones llegan al destino deseado en lugar de terminar llenando los bolsillos de estafadores”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios